Colectiva Bloodys reparte folletos para practicar abortos con Misoprostol en Tijuana

Destacados sábado, 14 mayo, 2022 7:46 PM

Tras las manifestaciones que se desencadenaron en distintas ciudades de Estados Unidos luego de que se conociera el borrador de la sentencia del Tribunal Supremo en el que deja ver la posibilidad de derogar la sentencia Roe contra Wade -que permite interrumpir el embarazo hasta la semana de gestación 23- la Colectiva Bloodys and Projects se dio a la tarea de entregar pequeños folletos en los que explican como practicar un aborto usando el medicamento Misoprostol.

Según Cristal, miembro de la Colectiva Bloodys and Projects, el objetivo es visibilizar la información y descentralizarla, además de darse a conocer como una red de “acompañantas” para practicar el aborto.

“No queremos ser solo un punto de contacto para recibir información, sino que cada mujer tenga la información, a eso le llamamos descentralizar la información. Nuestro objetivo es que todas las mujeres que estén o lleguen a Tijuana tengan de manera libre y accesible esa información sin tener que contactarnos a nosotras o a una institución pública”, explicó Cristal.

El folleto de tamaño bolsillo explica cómo se puede practicar un aborto utilizando Misoprostol -medicamento usado para tratar úlceras gástricas- desde como comprarlo, cuánto cuesta, cómo proceder con las dosis y qué esperar del proceso.

Las instrucciones que contiene el folleto son las siguientes:

-Se necesitan 14 pastillas de Misoprostol, que cuestan entre 500 y 600 pesos, mismas que pueden obtenerse en cualquier farmacia
-La primera dosis es de cuatro pastillas que deben permanecer debajo de la lengua por media hora
-La segunda dosis es 4 horas después de la primera toma, también son cuatro pastillas de Misoprostol, que deben colocarse debajo de la lengua
-La tercera dosis debe ingerirse 4 horas después de la segunda, repitiendo el procedimiento anterior
-Mientras que las últimas dos pastillas deben ser tragadas de manera directa, independiente a las dosis anteriores y sin horario fijo, pero deben ingerirse después de arrojar un coágulo mayor al resto, que parecerá un flujo transparente, pues el objetivo es limpiar el útero

Entre los efectos secundarios están: cólicos de ligeros a fuertes, fiebre -no mayor a 39 grados centígrados-, vómito y diarrea.

Sin embargo, según el folleto estos síntomas post dosis son normales.

Al contrario de presentar un sangrado abundante -como para empapar más de dos toallas sanitarias nocturnas en una hora-, y presentar una fiebre superior a los 39 grados centígrados, que son síntomas de cuidado y alerta, por lo que en caso de que se manifiesten la persona deberá ser trasladada a la clínica más cercana.

Al cuestionar a Cristal sobre qué tan seguro es este método para las mujeres, ella manifestó que “no hay riesgo, de hecho está garantizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la información está en internet, pero además está la experiencia de acompañantas de todo el país -y nosotras vamos por nuestro sexto año, las que nos capacitaron van por 22 años- desde su etapa experimental hasta ahora se ha estado haciendo y ha sido siempre de manera segura”.

Aproximadamente al mes se contactan con la Colectiva Bloodys and Projects entre 200 y 300 mujeres para informarse acerca de este método de interrupción del embarazo.

Para finalizar, Cristal invitó a respetar la decisión de cada mujer, pues “solo nosotras sabemos las condiciones de vida que cada una lleva y lo que no sabemos es las condiciones de vida a las que nos vamos a enfrentar”.

Cabe mencionar que Norma McCorvey -quien utilizó el sobrenombre de Roe debido al estigma del aborto- era una camarera en Dallas, Texas, que en 1970 inició una demanda histórica contra el fiscal de distrito Henry Wade, para exigir su derecho a interrumpir su embarazo.

El caso de Norma logró llegar al Tribunal Supremo, que en el mes de enero del año 1973 decidió con siete votos a favor y dos en contra, logró el amparo en la decimocuarta enmienda, la cual garantiza el derecho a la privacidad. Sin embargo, debido a que el tiempo para practicar el aborto ya había pasado, McCorvey dio a luz a una niña en junio de 1970, pero la dio en adopción.

Este caso fue un precedente muy importante en la historia del país norteamericano, lo que permitió el derecho a abortar hasta la semana 23 de gestación.

Comentarios

Tipo de Cambio