Aumenta huachicoleo en 2021

Edición Impresa lunes, 14 marzo, 2022 12:00 PM

Mientras autoridades informan que el robo de combustible disminuye, estadísticas de Petróleos Mexicanos sobre tomas clandestinas aumentaron en el último año. En 2021 se registraron 11 mil 37 perforaciones en los ductos de la paraestatal por 11 mil 22 documentadas en 2020. Aumento en el precio de hidrocarburos en Estados Unidos posibilita el incremento de tomas clandestinas en redes petrolíferas de los estados fronterizos. Baja California, sexto lugar en el sexenio en este tipo de delitos, detalla la incidencia delictiva. Criminales incorporan máquinas despachadoras a pipas, similares a las de gasolinerías

La lucha parece interminable. El gobierno gana algunas batallas, pero sigue perdiendo la guerra contra los huachicoleros que con frecuencia pinchan los poliductos que transportan diferentes tipos de combustible. El año 2021 cerró con un ligero incremento en cuanto a tomas clandestinas comparativamente con el año inmediato anterior. Sin embargo, el juego y manejo de las estadísticas da distintas ópticas a este fenómeno criminal y económico.

Durante 2021, Petróleos Mexicanos (Pemex) reportó la localización de 11 mil 37 tomas clandestinas, con lo que la suma de este tipo de hallazgos durante la presente administración llegó a 36 mil 464.

En 2020, las perforaciones a tuberías de la paraestatal fueron 11 mil 022; en 2019, la cifra llegó al histórico de 14 mil 405 afectaciones a los poliductos para la sustracción de hidrocarburos por parte de la delincuencia.

Pese a lo anterior, el discurso oficial continúa bajo el guion de “los delitos han disminuido”, entre ellos el llamado huachicoleo, como lo expresó en enero y lo reiteró en febrero reciente, Rosa Icela Rodríguez Velázquez, secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana: “Hoy el robo en sus diferentes modalidades, registra una baja en el país. Se ha reducido el 94 por ciento el robo al combustible, lo que ha permitido un ahorro de más de 193 millones de pesos”.

Aunque comparativamente de 2019 a la fecha el robo de hidrocarburos disminuyó, en 2020 y 2021 mostró una paridad, sumando entre los tres años un quebranto económico para el Estado mexicano de más de 2 mil 400 millones de pesos. Cuando las autoridades hablan de la baja de este delito, se refieren principalmente a la cantidad que ahora sustraen los criminales, ya en número de barriles, en cuantía financiera, pues en efecto se reporta que de 72 mil barriles que se robaban diarios a inicios de diciembre de 2018, ahora sólo se pierden 4 mil 400 barriles por día.

Los estados que más tomas clandestinas registran en el sexenio son Hidalgo, en el primerísimo lugar con 13 mil 769 horadaciones a la red de distribución de combustibles; Puebla, con 5 mil 741 tomas; Estado de México, donde ocurrieron 4 mil 934 acciones de los “chupa ductos”; y el cuarto en este tipo de hechos es Guanajuato, que antes llegó a ser primer lugar nacional, con 2 mil 458 piquetes al ducto. Del quinto al décimo sitio, en el orden, se encuentran Michoacán, Baja California, Jalisco, Nuevo León, Tlaxcala y Tamaulipas.

El alza paulatina en el precio de los combustibles en EU ha propiciado que Baja California, que antes estaba lejos de los primeros lugares, ahora sea sexto lugar, con 694 casos en los últimos tres años, registrándose 451 de los ilícitos en Tecate, 114 en Tijuana, 99 en Rosarito, 23 en Ensenada y siete en Mexicali, a través de los dos poliductos que existen en la entidad: Rosarito-Mexicali y Rosarito- Ensenada.

Según datos del Gobierno Federal, en ese tiempo se han asegurado 576 mil 042 litros de hidrocarburos, 65 vehículos, seis predios y se ha detenido a 59 presuntos huachicoleros.

La guerra en Ucrania podría agravar la situación ante la hipótesis de que incrementaran los precios de la gasolina, el diésel y otros hidrocarburos, pese al optimismo expresado por el Presidente Andrés Manuel López Obrador sobre el tema. Por su parte, Pemex anunció recientemente la nueva entrega de unidades a la a la Secretaría de Marina Armada de México, con el propósito de fortalecer la salvaguardia en instalaciones estratégicas, la seguridad nacional y el combate al mercado ilícito de hidrocarburos, petrolíferos y petroquímicos.

 

ASEGURAMIENTOS

Corporaciones policiales y las Fuerzas Armadas iniciaron 2022 con la intención de contener este fenómeno delictivo, que ya muestra nuevas modalidades, como el hecho de que los vehículos utilizados para el transporte del hidrocarburo sustraído ilegalmente de los poliductos de Pemex, ya cuentan con máquinas despachadoras similares a las de las estaciones de servicio incorporadas a la carrocería, como se advirtió recientemente durante un cateo en Hidalgo, donde fueron detenidos siete huachicoleros.

Entre hechos relevantes del presente año en el tema, se cuenta el cateo realizado el 12 de enero en un coto del fraccionamiento Paseo de los Agaves, en Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco, donde agentes de la Fiscalía General de la República (FGR) aseguraron 100 bidones y 12 tambos de 200 litros que contenían 6 mil litros de hidrocarburo. El día 24, en el municipio de Soledad de Graciano Sánchez, en San Luis Potosí, fue asegurado un tanque con bomba despachadora de combustible con 6 mil 900 litros de combustible ilícito, nueve camiones, tres motocicletas, siete camionetas, seis vehículos diversos y dos tanques de almacenamiento vacíos.

El 25 de enero, en la comunidad de Jamaica, municipio de Tarímbaro, Michoacán, efectivos de la Policía Federal Ministerial, Policía Michoacán y peritos, aseguraron18 mil litros de hidrocarburo en igual número de contenedores de mil litros cada uno, 20 litros de petrolífero en un tambo de plástico, una pipa, dos pick-ups, mangueras y contenedores de metal. Cinco días después, en un cateo ejecutado en un inmueble en Tihuatlán, Veracruz, la FGR aseguró 12 mil 387 litros de hidrocarburo, 55 contenedores, una camioneta con caja seca, manguera de alta presión, garrafas y cubetas de diversas capacidades.

FOTO: FGR /CUARTOSCURO.COM

En otro cateo, el 2 de febrero, fueron asegurados 21 tambos y 15 bidones de plástico con 4 mil litros de hidrocarburo, en un domicilio establecido en el municipio de Xonacatlán, Estado de México. Además, se incautaron siete bidones vacíos, seis mangueras, tres de estas con llave de paso, dos garrafones, dos embudos y tres libretas con diversas anotaciones.

Al día siguiente, en las inmediaciones de Cuisillos, municipio de Tala, Jalisco, fueron localizadas cuatro tomas clandestinas en el poliducto Salamanca-Guadalajara.

El 8 de febrero, una gasolinería de la localidad Agua Salada, municipio de Tamazula de Gordiano, Jalisco, fue inhabilitada y sometida a investigación de la FGR, al detectarse que seis máquinas despachadoras contaban con dispositivos ajenos a los sistemas de medición. El día 21, elementos de Guardia Nacional y del Ejército Mexicano localizaron tres automotores y un tractocamión abandonados con armas de fuego y combustible en Cuitzeo, Michoacán. Fueron asegurados 30 mil litros de hidrocarburo, dos fusiles AK-47 con 16 cargadores, 374 cartuchos calibre 7.62 y dos cargadores para fusil AR-15 y 27 cartuchos calibre 5.56.

Seis días más tarde, agentes federales aseguraron en un inmueble en Soledad de Graciano Sánchez, San Luis Potosí, una estructura metálica cilíndrica con 16 mil litros de combustible robado, dos autos sedán, una camioneta y cuatro camiones de transporte urbano.

El 1 de marzo, agentes de la Policía Federal Ministerial ubicaron un inmueble donde se almacenaban petrolíferos, cerca de La Rumorosa en Tecate, Baja California, donde aseguraron 13 tambos que contenían mil 500 litros de hidrocarburo, tres vehículos y un remolque. El día 3, en un lote de la carretera La Paz-Pichilingue, en Baja California Sur, fue asegurada una pipa con 7 mil 700 litros de gasolina y un generador de energía.

 

LOS HUACHICOLEROS

Con la reforma constitucional que incorporó los delitos cometidos en materia de hidrocarburos al catálogo de los delitos que ameritan prisión preventiva oficiosa, los imputados por esa razón ya no recuperan inmediatamente su libertad, optando algunos de ellos por acogerse a procedimientos abreviados para atenuar sus penas, aceptando su plena responsabilidad en los hechos. Incluso algunas aprehensiones se han ejecutado cuando los presuntos se encuentran en reclusión, como sucedió con Juan “N”, detectado en el Centro Penitenciario El Castillo, en Mazatlán, Sinaloa, a quien se detuvo el 17 de enero por sustracción de combustible en grado de tentativa.

El 25 de enero, la Policía Municipal de Ramos Arizpe, Coahuila, detuvo en flagrancia a cinco sujetos y aseguró un vehículo y siete bidones que en su interior contenían hidrocarburo. Después se cateó una bodega donde fue inhabilitada una toma clandestina y se aseguraron tres camiones con 13 mil 831 litros de combustible. A los detenidos Jesús “N”, Jair “N”, Alberto “N”, Clemente “N” y Juan “N”, les fue dictado auto de vinculación por delitos tipificados en la Ley Federal para prevenir y sancionar delitos cometidos en materia de hidrocarburos.

El día 26, policías de Puebla detuvieron en el municipio de Pahuatlán, a un individuo a bordo de una camioneta en la que transportaba siete bidones y cuatro tambos más de 942 litros de gasolina de procedencia ilícita. El 30, uniformados detuvieron a Jacobo “N” sobre el camino que conduce a Chila, también en Pahuatlán, ya que en un vehículo transportaba cuatro tambos con 889 litros 86 mililitros de hidrocarburo robado. Y al día siguiente, federales cumplimentaron una orden de aprehensión en Puebla contra Rafael “N” por transportar 8 mil 255 litros de combustible ilícito en la Capital poblana.

FOTO: ARTEMIO GUERRA BAZ /CUARTOSCURO.COM

También en Puebla, el 2 de febrero, mediante procedimiento abreviado, un juez federal dictó sentencia de cuatro años de prisión en contra de Hugo “N” por el delito de posesión ilícita de petrolífero, tras su detención en 2021 por la Policía Municipal de Huauchinango, encontrándole cuatro tambos con 931.5 litros gasolina robada.

El día 13, agentes de la Guardia Nacional detuvieron a Víctor “R”, que conducía una pipa con 48 mil litros de diésel automotriz, sin que acreditara su legal procedencia en una carretera de Cadereyta, Nuevo León.

El 14 de febrero, un Juez de Distrito en Hidalgo dictó sentencia en un procedimiento abreviado: nueve años de prisión en contra de los huachicoleros César “N” y Carlos “N”, quienes en Atotonilco de Tula, manejaban dos pipas con más de 7 mil litros de gasolina Premium robada.

El día 17, la Policía de Tlaxco, en Tlaxcala, detuvo a cuatro sujetos que llevaban en diversos vehículos 837 litros 678 mililitros de gasolina Premium. El 28, elementos de la Marina detuvieron a cinco personas en aguas nacionales, frente a la costa de Huatulco, Oaxaca, cuando transportaban en una lancha 2 mil 060 litros de gasolina Magna dentro de 41 bidones. Un Juez de Control dictó auto de vinculación contra los sujetos por el delito de posesión ilícita de hidrocarburo, en la hipótesis de transporte de petrolífero.

Finalmente, el 7 de marzo, durante un cateo en un domicilio de la colonia Manantiales, municipio de Progreso de Obregón, Hidalgo, fueron detenidos siete huachicoleros en posesión de un semirremolque tipo pipa con aproximadamente 13 mil litros de hidrocarburo, además de un tanque metálico con 2 mil litros de hidrocarburo, un dispensador de combustible con logos de Pemex y dos equipos de cómputo.

 

Comentarios

Tipo de Cambio