Es “Noche de fuego” síntoma de México

Foto: Cortesía
Espectáculoz lunes, 15 noviembre, 2021 12:00 PM

Luego de construir y llevar a sus últimas consecuencias documentales como “Tempestad” y “El lugar más pequeño”, la cineasta salvadoreña Tatiana Huezo “quería encarar una película ambiciosa, experimentar con estructuras dramáticas y mecanismos que no me son ajenos, pero constantemente me gusta ponerme riesgos, mirar la vida y atrapar los detalles; sin embargo, abordé ‘Noche de fuego’ desde un territorio personal, y la parte de la infancia de la novela (‘Ladydi”, de Jennifer Clement) la construí desde mi propia niñez, de ser madre, de mirar a mi hija crecer, y desde la búsqueda de lo que significa ser niña, crecer y perder la inocencia en medio de un contexto político, social y violento”, refirió a ZETA la realizadora, sobre el estreno de su filme en Netflix el miércoles 17 de noviembre.

“He hablado con muchas mujeres que han sufrido la desaparición violenta de un familiar, estaba llena de esos elementos, me emocionaba hacer esta película con efectos especiales y maquillaje, pero, sobre todo, el reto de hacer una audición larga y cara, que me diera libertad de seleccionar niñas de campo de 9 años y sus clones de 14”, señaló Huezo sobre el relato contextualizado en las montañas de México, donde se cultivan amapolas y tres amigas se refugian en su amistad para sobrellevar la sombra del narcotráfico.

“El cine mexicano en este momento es un síntoma absolutamente sintomático de lo que estamos viviendo. Nos toca contar historias que nos definen, dar testimonio y memoria de nuestro paso por este mundo, ojalá dentro de unos años no muy lejanos, podamos cambiar de página a otros temas igual de profundos y humanos, cuestionarnos, incidir en la realidad y empatizar con la tragedia”, finalizó Tatiana Huezo, quien en “Eco”, su siguiente trabajo cinematográfico, abordará la historia de niños campesinos en escuelas rurales de la sierra poblana.

Comentarios

Tipo de Cambio