“Dos Bocas”: el rostro fascista del régimen morenista

Cartaz lunes, 25 octubre, 2021 12:00 PM

“El Movimiento Obrero espontáneo sin comunismo equivale a un vagar en las tinieblas”.  

-J. V. Stalin. Brevemente sobre las discrepancias en el Partido. Mayo de 1905.

 

Quien todavía crea en los slogans demagógicos de la dictadura del Partido Morena, como por ejemplo el machacón “primero los pobres”… Así como sus palabras “amorosas”, por los miserables que sufren, que voltee a ver a esa ergástula de explotación y de barbarie que es la refinería de “Dos Bocas”, del municipio de Paraíso, Tabasco.

Allí los obreros (muchos de los cuales fueron acarreados de diferentes estados) son tratados como bestias.

En ese neoporfirista encierro los testaferros de la burguesía y de la dictadura mantienen en un estado de terror a los trabajadores.

Ahí la “ley garrote”, impuesta por el régimen morenista, es aplicada con suma crueldad contra todo aquel proletario que se atreva a manifestarse contra la opresión y la explotación.

El motín espontáneo que estalló el pasado 12 de octubre y que continuó el siguiente día no fue más que el resultado de esas condiciones de esclavitud a que está sometida la clase obrera de esa ergástula.

Asegurar, como lo hace López Obrador, de que los obreros están contentos y a los cuales se les paga buen salario y que no se les escamotean sus prestaciones, deja ver el jaez del déspota morenista. El jaez de un perro guardián de la clase explotadora capitalista.

Asegurar que el estallido del motín proletario se debió a una riña entre líderes sindicales por la titularidad del contrato colectivo de trabajo (CCT) es una completa superchería.

Ningún criminal líder de la CTM o de otro sindicato charro o “neocharro” (como el que liderea la demagoga, Susana Prieto Terraza, tan admirada por los “comunistas” mexicanos), va a tratar de organizar rebeliones obreras que arremetan con dureza contra la clase patronal burguesa.

La principalísima labor del charrismo sindical de “izquierda” (como el de Susana Prieto Terrazas y del criminal Napoleón Gómez Urrutia) es de ahogar en el huevo los estallidos proletarios antes de que estallen; y si les fue imposible evitar su estallamiento, tratar de sofocarlos lo más pronto posible. El charrismo socialdemócrata de “izquierda” es un miserable bombero, un verdadero apagafuegos de la indignación y de los motines obreros. Que, en lo medular, en nada se diferencia del viejo charrismo sindical de los matones de la CTM, de la CROM, de la COR y de otros de igual pelambre.

Son el viejo y el nuevo charrismo sindical, perros guardianes de la criminal fortaleza capitalista.

Los genuinos comunistas arremeterán, siempre, contra todos los enemigos de la clase trabajadora. Sean estos nuevos o viejos. Sean de “izquierda” o de derecha.

Los revolucionarios marxista-leninistas en todo momento y en todo lugar atizarán el descontento de la clase obrera contra sus opresores.

Y cuando estallen motines proletarios espontáneos, se esforzarán por estar siempre al frente de la insurrección. Atizando con energía, tratando con fervor que la agitación revolucionaria dure el mayor tiempo posible, que el combate proletario se multiplique y que nuevos sectores obreros se sumen a la huelga, al motín proletario.

No hay que olvidar nunca las insurrecciones de los proletarios agrícolas de San Quintín de marzo de 2015 en Baja California y la huelga, casi general, de los obreros de las maquiladoras de Matamoros, Tamaulipas en 2019.

Luchas proletarias, que, ante la falta de un verdadero Partido Comunista Obrero, tanto la socialdemocracia y el revisionismo, en abierto maridaje, le colocaron al proletariado recia camisa de fuerza, encajonándolos en el gremialismo mercantil y en el legalismo burgués, para entregarlos atados de pies y manos a la maldita clase patronal.

Hoy, tanto en San Quintín como en Matamoros, de aquellos gloriosos movimientos proletarios no quedan ni rastros. Todo ha vuelto a la “normalidad” burguesa. A la orgía de explotación y de barbarie.

¿Qué sucederá en “Dos Bocas” después del sanguinario aplastamiento del motín obrero? Lo que siempre sucede después de que los obreros son abatidos. La reacción triunfante impondrá draconianas medidas de “seguridad”. Expulsará a los obreros más conscientes y valerosos y sembrará un clima de terror entre la masa obrera de la refinería para que no se vuelva a repetirse motín alguno.

Y la “riña” entre viejos y nuevos charros sindicales por poseer la titularidad del CCT (más bien decir, por ser los capataces que dominen y manipulen a los obreros) desaparecerá. Para evitar avivar los rescoldos.

En fin, que tanto la misión de unos como la de los otros (como indicábamos anteriormente) lo que buscan es tener encadenados a los esclavos contemporáneos.

¿Qué hacer? Cuando las brasas de la rebelión obrera están todavía ardientes, no hay que dejar, por ningún motivo, que se apaguen (como sucedió en Matamoros y en San Quintín). Hay que atizar, con firmeza, el descontento que permanece aún vivo.

Los revolucionarios tienen el deber ineludible de no abandonar a los proletarios hoy en su derrota temporal. Hay que levantarlos de nuevo a la lucha. Infundirles ánimo.

Hay que volantear a las puertas de la refinería. Hacer agitación apasionada y llamar a sublevarse de nuevo. Una, dos y cuantas veces sea necesario hacerlo. Convocar a todo el pueblo a unirse a su protesta para acometer con titánica fuerza contra la patronal burguesa y su perro guardián, la dictadura amloísta.

Denunciar a todos los líderes charros vendidos. Pero no solo denunciarlos, sino atacarlos con dureza. A los matones de la CTM capitaneados por el asesino priista Carlos Aceves del Olmo (hoy abierto compinche de AMLO) y a los “progresistas” y de “izquierda” que capitanea la actual diputada morenista, Susana Prieto.

¡Adelante, compañeros proletarios de “Dos Bocas”! El triunfo será de ustedes siempre y cuando no dejen de luchar. De luchar contra todo y contra todos los que atenten contra los intereses de la clase obrera.

¡Abajo con la dictadura morenista! ¡Abajo con el charrismo sindical de “izquierda” y de derecha! ¡Gloria y victoria para los obreros de la refinería “Dos Bocas”! ¡Adelante, adelante, ni un paso atrás!

 

Atentamente,

Javier Antuna.

Correo: triunfocomunista@gmail.com

Facebook: Voz del Obrero

Comentarios

Tipo de Cambio