La doble tragedia de la familia García Uribe

la familia García Uribe, rodeando a su madre, los dos niños que se convertirían en agentes de seguridad / Agente Noé García Uribe / Cristian García Uribe
Edición Impresa lunes, 7 junio, 2021 12:00 PM

Dos de los hijos, ambos agentes de la GESI, murieron en cumplimiento de su deber; el comisionado Carlos Flores declaró que todos los gastos estaban cubiertos, pero familiares desmintieron la versión: fueron pagados con un seguro que el más joven de los hermanos tenía. Actualmente llevan proceso legal para cobrar el finiquito y seguros de vida

Antes de morir a bordo de una patrulla en Tijuana, el agente Noé García Uribe, de 26 años de edad, adquirió un seguro de vida con el que su familia pudo pagar una parte de los gastos funerarios de su fallecido hermano, Cristian Eduardo García Uribe, de 35, también en cumplimiento de su deber.

Noé murió el 10 de febrero de 2020, mientras circulaba en una patrulla con otros oficiales y la unidad fue impactada por otra camioneta conducida por Juan Carlos García López, de 28 años, quien días después fue liberado.

La familia revivió la tragedia el 29 de mayo con el asesinato de su segundo hijo, Cristian Eduardo, agente de la Guardia Estatal de Seguridad e Investigación (GESI).

La agresión ocurrió cuando Cristian ejecutaba una orden de aprehensión por un doble homicidio y otro en grado de tentativa, en contra de Adrián Barrón Casillas “El Tatuado” o “El Loco”, integrante del Cártel de Sinaloa.

Los elementos llegaron al número 100 de la calle Libertadores en la colonia Chávez Marrón, conocida como “La 5000”, a dos cuadras del Centro de Gobierno en San Quintín.

Los elementos ingresaron al predio sin escudo de protección, y en medio del fuego cruzado, García Uribe recibió un disparo a la altura del pecho, un centímetro por encima del chaleco antibalas. No se sabe si la bala provenía de los compañeros o del sicario dentro de la vivienda.

Tras el impacto de bala, los compañeros suspendieron la agresión armada y pidieron clemencia para sacarlo del domicilio, a fin de trasladarlo a un hospital.

Testigos describieron la manera en que sacaron arrastrando a Cristian hasta la caja de una patrulla, en un punto de la Carretera Transpeninsular fueron alcanzados por paramédicos de la Cruz Roja Mexicana, quienes lo declararon sin vida.

Ceremonia luctuosa para el oficial Cristian García Uribe

Uno de los oficiales que estuvo con él hasta el último respiro, rememoró el momento cuando lesionado, García Uribe pronunció “Ya valió v…” y se aplicó compresas; posteriormente se acostó en posición fetal para evitar desangrarse, como lo marca el protocolo.

Durante la ceremonia para despedirlo, Carlos Flores, comisionado de la GESI, declaró a la prensa que todos los gastos estaban cubiertos, pero la versión fue desmentida por la familia.

“Los gastos están cubiertos, es una falta de comunicación para quienes han dicho lo contrario”, dijo el funcionario al concluir el acto oficial.

Sin embargo, la familia habló con ZETA y aclaró que el único apoyo económico recibido fue el de los compañeros de la Policía Municipal y GESI, quienes de manera organizada hicieron una colecta.

“En el funeral, el dinero fue entregado a la esposa de Cristian, para sus cuatro hijos”, agradeció Érika, la única hermana de los García Uribe.

 

PORTABAN CON ORGULLO EL UNIFORME

Foto.- Comisionado de la GESI, Carlos Flores

A las 12:00 horas del sábado 29 de mayo, los padres delos agentes García Uribe apenas podían estar de pie frente al féretro color azul colocado en la explanada del edificio de la Fiscalía General del Estado (FGE) en Ensenada, donde Cristian Eduardo fue despedido con honores.

La familia creía que la muerte de un policía era tan relevante para el Estado que serían recibidos por el fiscal general Guillermo Ruiz Hernández, sin embargo, en su representación envió al comisionado Carlos Flores, quien llegó 15 minutos tarde.

Erika García, hermana de los agentes fallecidos, compartió con ZETA que el último mensaje de texto que recibió de Cristian fue “Estoy en San Polvín” y no sabía cuándo iba a regresar.

Tanto Noé como Cristian entraron juntos a la Academia, son los únicos hermanos -carnales- graduados en una misma generación y tristemente los primeros en irse.

De acuerdo con Érika, Cristian era buen jugador de ajedrez y quería terminar la carrera de Derecho para acceder a un mejor cargo dentro de la corporación.

Los hermanos, describió la mujer, eran miedosos, ya que consideraban, eso los mantenía alertas a los riesgos.

“Eran hombres de Ley, de palabra de garra y eran valientes, portaban con orgullo su uniforme”, recordó.

Ahora, la familia exige a la autoridad seguridad social para los hijos de Cristian. Uno de ellos, Dilan, tiene un problema de epilepsia, por lo que su padre vivía preocupado por la salud del menor, también de sus hijas Mila y Michelle.

 

“NO QUEREMOS QUE LE PASE A OTRA FAMILIA”

Durante la ceremonia para despedir con honores a Cristian, la familia García Uribe estuvo acompañada en todo momento por su abogado Benjamín Novelo, quien los asesora en el proceso legal para el pago de lo correspondiente por concepto de finiquito, así como el seguro de vida, mismo que Oficialía Mayor de la FGE no ha entregado.

Ha transcurrido más de un año de la muerte de Noé y apenas en enero de 2021 el Estado pagó a la familia el finiquito, pero no ha entregado el dinero del seguro de vida.

Para el caso de Cristian, la autoridad cubrió los gastos de preparación de cuerpo en el Servicio Médico Forense, no así los gastos funerarios, como tampoco ha dado fecha para el pago del resto del dinero.

Ambos padres sacaron adelante a los tres hijos, él trabajando como contratista de obra en Ensenada y ella en la limpieza de casas para extranjeros. Ahora están preocupados por el futuro de sus sobrinos, hijos de Cristian, y por los compañeros policías.

Érika no se detendrá hasta conseguir justicia para que se les dote a los agentes del equipo necesario al momento de realizar un operativo, como en el que murió su hermano. También los apoyará en las manifestaciones para exigir se les entregue lo que por derecho corresponde a los deudos.

 

MENCIONADO EN NARCOMANTA

El 2 de abril, a Cristian Uribe lo mencionaron en una narcomanta que apareció en el fraccionamiento Pórticos del Mar, a una cuadra de la estación de la Policía Municipal y sobre el cerco de la Unidad Deportiva: “Subcomandante Monreal Curiel, Vaquero de Villas 4, Cristian Uribe García alias El Pug, Gallardo, Chavita Rodríguez, Adanesne Rojas, el travesti del Ernesto Caballero y todos los de la GESI bájenle de huevos con mi gente, están ubicados, dejen de robar corrientes bola de ratas, 24 horas para devolver las casas o volarán cabezas, atte la gente del patrón y el de la HHR dorada de Villas 4”.

Tras el hallazgo, fue llamado a presentar su Examen de Control y Confianza al C3 en Mexicali, del cual pasó las pruebas, sin embargo, sus compañeros aseguran que trabajaba con temor a sufrir un atentado.

Al no poder comprobar sus nexos con el crimen organizado, le permitieron continuar sus labores dentro de la Unidad de Investigación.

 

A LA BAJA HOMICIDIOS EN ENSENADA: GESI

Para Carlos Flores, comisionado de la Guardia Estatal de Seguridad e Investigación, es un orgullo tener a oficiales tan comprometidos con la inseguridad, comentó en referencia a Cristian Eduardo García Uribe.

Rememoró el trabajo operativo del agente, quien había participado en las detenciones de los sicarios de mayor peligrosidad en Ensenada y San Quintín durante los últimos tres meses, lo que permitió la disminución de homicidios en Ensenada durante los meses de marzo, abril y mayo. Destacó la desarticulación de una célula vinculada con 35 homicidios, un hecho sin precedentes en la institución.

La actual estrategia de combate a la impunidad y captura de generadores de violencia ha logrado incrementar en 228% las órdenes de aprehensión por homicidio cumplimentadas durante los periodos de enero al 21 mayo de 2021 contra las de 2018, siendo ese último año, la cúspide de los homicidios, de manera particular en Tijuana.

“Lamentablemente, el esfuerzo comprometido del personal ha significado la pérdida de siete compañeros caídos en el cumplimiento del deber durante la presente administración, situación que ha llevado al personal a redoblar esfuerzos con gallardía y compromiso en nuestra misión de servir y proteger, de tal forma, que ninguna de estas pérdidas lamentables se encuentra impune y en todos los casos ha habido detenidos”, sostuvo el funcionario.

Para concluir, reiteró que el trabajo de los compañeros ha tenido un impacto y, de marzo a mayo hay tendencias de disminución de 30%, porcentaje que es parte de la incidencia que maneja la corporación.

 

Comentarios

Tipo de Cambio