La irresponsable Marina del Pilar

Cartaz lunes, 3 mayo, 2021 12:00 PM

La democracia no se constituye solo con que el elector haga válido su sufragio el día de la elección. Salir a votar es un deber cívico y obligatorio.

Tampoco que los candidatos hagan acciones, traicionen a su conveniencia y cambien de partido. Mucho menos que los elegidos por el pueblo, sea a cualquier cargo, abandonen el lugar donde los electores los pusieron, en diferente curul o cámara política, y renuncien o pidan permiso para buscar otro escaño.

La democracia se constituye con candidatos ganadores que cumplan, para que el pueblo les esté siguiendo sus pasos, ser observadores. Los ciudadanos tenemos el derecho de protestar y cuidar el desarrollo político del elegido.

Bueno, me refiero a la joven e inexperta candidata de Morena a la gubernatura de Baja California, Marina del Pilar Ávila Olmedo, de escasos 31 años (esposa de Carlos Torres Torres, candidato perdedor a la alcaldía de Tijuana hace años).

Esta candidata traía pésimas propuestas de gobierno para este estado, preso de harta delincuencia de cualquier tipo; ni qué decir del desempleo, inflación, carestía, etcétera.

Esta joven candidata dejó una diputación federal por la que fue electa en 2018, para buscar luego la presidencia municipal de la Capital del Estado, Mexicali. Luego que ganó la alcaldía mexicalense, abandonó tal encomienda Popular y ciudadana; hoy dice: “Soy Marina del Pilar. ¡Amo Baja California!”. (Pues sí, todos apreciamos nuestro estado)

Dice que aprendió la vocación de servicio. ¿Cuál? Si abandonó una legislatura federal para después dejar la alcaldía (Mexicali tiene muchos problemas: altas tarifas eléctricas, contaminación, escasez de agua, etc.) ¿Cuando era alcaldesa qué hizo por esas necesidades? Eso no es trabajar duro como rezan sus volantes políticos (que andan ya tirados en la calle).

Dice que se formó estudiando abogacía, que tiene dos maestrías y también es educadora. Está joven candidata, lleva de encandilamiento electorero y convencimiento, la política nacida hace 12 años de AMLO, cuando ella apenas cursaba la secundaria.

Se ha colgado de tales slogans políticos, que ni le costaron desveladas y luchas fuertes de partidos e ideologías… Diría yo, participante de la democracia ciudadana, que no trae de respaldo nada de experiencias que la puedan llevar a gobernadora.

Trae de base ajenas las de Morena y AMLO: La pensión a mayores de 65 años, becas a estudiantes de prepa, el IVA al 8 por ciento en Baja California, la 4T (que ni es verdad ni existe)… ahí le paro. En pocas palabras, la Sra. Marina del Pilar no trae nada que ofrecer al elector el 6 de junio próximo.

No hay nada que la respalde en méritos personales o políticos. Ha ganado por inercia y por ser militante de Morena (o haberse arropado a tal partido de izquierda).

Para consolidar la transformación del estado de Baja California, necesitamos hartas cosas: atacar la violencia desde sus orígenes, cambiar lo que hace tanto daño al estado (policías, jueces, magistrados), revisar los núcleos familiares, aumentar el empleo y mejorar su pago; brindar oportunidades de cambiar a quienes lo anhelan. Empezar por los libros de texto gratuito de primaria, que ya no hablan de valores ni empujan a superarse, a ser alguien en la vida. Ahí están los centros de adictos, por ejemplo; salen igual.

En fin. Baja California tiene mucho rezago para el próximo gobernador electo el 6 de junio. Tenemos mucho que hacer. ¿Cómo podemos participar todos? Bien sencillo: exigir a nuestras autoridades; tenerlos en la mira durante su desarrollo político.

La democracia no es solo un compromiso político ganado el día de la elección, es también participación ciudadana; por eso redacto estas letras. Los medios radiodifusores e impresos (la prensa) son parte de la democracia, así como de desenmascarar quién cumple en este triángulo democrático. Políticos, electores y prensa justa.

Sobre la protagonista de estas letras, Marina del Pilar: no votaría por ella. No es “ella”, es la sombra de AMLO, y AMLO ha fallado en varias acciones tomadas. No la veo capaz de ser gobernadora, le falta experiencia a esta irresponsable candidata a gobernarnos.

Además, Marina del Pilar tendrá nombre de navegadora oceánica, pero su barca no es segura y puede zozobrar en ese mar azul… y no salir más.

Marina significar mar, océano, relación con el agua. El agua, como se ve a lo lejos, es azul. ¿En qué partido anduvo antes?, en el azul. ¿Qué es el azul?, pues el PAN. Así que no hay nada seguro para la candidata Marina. Hay olor a mar, sal, sargazo… y eso equivale a oleadas panistas que continúan vigentes.

¡Cuidado! Puede caer el antifaz o la máscara.

 

Atentamente,

Leopoldo Durán Ramírez.

Tijuana, B.C.

Comentarios

Tipo de Cambio