Votes, drugs and violence 

Foto: Internet
Opinionez lunes, 12 abril, 2021 12:00 PM

La lógica política de la guerra criminal en México 

 

Las organizaciones criminales como agentes políticos. Guillermo Trejo y Sandra Ley, son los autores del Ensayo Votes, Drugs and Violence. Y en recensión de Marisol Ochoa Elizondo para la revista Letras Libres (Enrique Krauze). 

Dos preguntas cruciales: ¿Por qué los cárteles de la droga mexicanos fueron a la guerra cuando el país cambió del régimen de un solo partido a uno multipartidista y democrático? Y ¿Por qué el control a nivel local se volvió relevante para los grupos de la delincuencia organizada?

El ensayo de Trejo y Ley, “demuestra la relación entre las acciones electorales y criminales y cómo ésta desató la lucha en algunos territorios por el poder político. Este proceso de desestabilización provocó que las organizaciones delictivas –los cárteles de la droga y las milicias privadas criminales– actuaran como agentes políticos para imponer controles territoriales, principalmente locales y subregionales, con el objetivo de construir redes de complicidad en medio de la inestabilidad y la pérdida de control del Estado del monopolio de la violencia política”. (Letras Libres, abril 2021, p.56).

La relación entre crimen organizado y política no puede enmarcarse en México a principios de siglo XXI como sugiere este ensayo. Ya Carlos Ortega en su obra publicada en El Paso, Texas (por razones de seguridad) Baja California, democracia con ametralladoras, refiere que desde el Gobierno del Estado, Braulio Maldonado cobraba piso por las casas de prostitución, y su familia se beneficiaba de las casas de cita en Tijuana. Por denunciar el crimen organizado desde el Estado, ya en 1959 en Baja California, murieron periodistas y críticos de aquel sistema despótico, falsario y criminal.

En el actual proceso electoral 2021, puede comprobarse no tanto como refieren Trejo y Ley: Las organizaciones criminales como agentes políticos. Más bien los políticos como agentes de las organizaciones criminales.

La traducción es: Votos, drogas y violencia. Tema recurrente, pero que como se dice ser el actual uno de los procesos electorales más importantes en la historia política de México.

De las preguntas que guían a Trejo y Ley, no son tan concretas, como sí se recuerda cuando Pedro Ferriz entrevistó a Phil Jordan, el retirado director de la DEA en El Paso, Texas; charla que Ferriz sostuvo con Jordan en Phoenix, Arizona, sobre por qué el Gobierno de Enrique Peña Nieto habría trasladado al Chapo Guzmán a la prisión de Ciudad Juárez, sede del Cártel de Juárez y del Señor de los Cielos y familia; Jordan expresó que si lo dejaban ahí al Chapo lo habrían de matar. Pero además Phil Jordan, consideró que si lo extraditaran –como así fue– el último día de Obama, el primero de Trump en el poder, “el Chapo hablaría de los 250 millones de dólares que le entregó a Beltrones (Manlio) para la campaña electoral de Peña Nieto”.

Han pasado ya dos años de la detención del ex gobernador Duarte de Chihuahua en Estados Unidos, y de la muerte de la periodista Miroslava Brecht, de manos de narcopolíticos priistas de Chihuahua, y no ha pasado nada. Y no pasa nada.

Un ensayo más sobre el narcotráfico y política. Es raro leer en Letras Libres algún estudio sobre el tema, que enriquece el acervo sobre narcultura. Un poco técnico y académico, mientras en muchos estados del país, ciertamente como anotan Trejo y Ley, el asunto es local y subregional. Como ha señalado acertadamente el ex presidente Calderón, antes en los 1970’s la droga iba de paso hacia Estados Unidos; hoy los cárteles y grupos criminales se pelean el control del veneno que destruye a las familias, a los niños, a los jóvenes.

En comunidades donde sobresale la simulación de los políticos convertidos en agentes de organizaciones criminales para ser candidatos del PES, de la Alianza, de Morena, y de cualquier partido u organización politica que les abra las puertas para mantenerse del erario público, y a la vez ser agentes del crimen organizado con fuero o autoridad politica. Triste asunto. Pidamos a Dios que nos libre de esta peste funesta de la inconsciencia de los políticos convertidos en agentes del crimen organizado y la simulación.

 

Germán Orozco Mora reside en Mexicali.  

Correo: saeta87@gmail.com

Comentarios

Tipo de Cambio