EU sí compartirá vacunas con México y Canadá, pero cuando vacune a toda su población: Bloomberg

Destacados miércoles, 17 marzo, 2021 9:08 AM

México y Canadá son los primeros de una lista de países que podrían recibir exportaciones de vacunas contra el coronavirus SARS-CoV-2 (que causa la enfermedad COVID-19) fabricadas en Estados Unidos, según le dijo a la agencia Bloomberg, un funcionario estadounidense familiarizado con dichos planes.

“Pero [Joe] Biden y los funcionarios de la administración han dicho que Estados Unidos no compartirá sus inyecciones hasta que tenga suficientes para su propia gente, lo que deja poco claro el momento de las exportaciones”, agregó Bloomberg.

Ayer martes 16 de marzo, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, aseguró que su país está en conversaciones con varias naciones -no dijo con cuáles- sobre quién recibirá dosis adicionales de la vacuna contra la COVID-19.

“Ya estamos hablando con varios países”, dijo el mandatario estadounidense a periodistas al salir de la Casa Blanca para promover su paquete de estímulo contra el coronavirus en Pensilvania. “Te lo haré saber muy pronto”.

Biden ha prometido que todos los estadounidenses tendrán acceso a una vacuna contra la COVID-19, antes de comenzar a ayudar a otras naciones. Asimismo, EE.UU. ya tiene contratos de suministro que cubren casi dos veces a su población.

Marcelo Ebrard Casaubón, titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) adelantó que el Gobierno de Estados Unidos informará el próximo viernes 18 de marzo, respecto a la cesión a México de vacunas contra la COVID-19, desarrollada por la farmacéutica británica AstraZeneca, en conjunto con la Universidad de Oxford.

“El viernes vamos a tener una respuesta y ese día daremos los detalles pero diría yo que tenemos un buen avance. Las características, cifras, disposiciones la sabremos hasta el día viernes”, comentó el Canciller mexicano, durante la conferencia de prensa matutina presidencial.

Cuestionado por reporteros respecto a cuántas vacunas anti COVID-19 pidió México a EE.UU., el funcionario federal respondió que se solicitó el mayor número posible. Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que llevó tiempo la respuesta por parte de Estados Unidos sobre la cesión.

“Todo esto es lo que nos da la garantía para avanzar. Yo sí he hecho el compromiso y estoy seguro que vamos a cumplir porque nos están ayudando farmacéuticas y gobiernos, es muy importante que tenemos buenas relaciones”, agregó el titular del Poder Ejecutivo Federal mexicano.

El pasado 12 de marzo, el diario The New York Times informó que decenas de millones de dosis de la vacuna contra el coronavirus de AstraZeneca/Oxford están inactivas en instalaciones de fabricación en EE.UU., a la espera de los resultados de su ensayo clínico en el país, mientras las naciones que ya la han autorizado “ruegan” por acceder a ellas.

Un día antes, el 11 de marzo, el presidente Biden prometió habría dosis suficientes para todos los adultos estadounidenses. Las vacunas que sí están aprobadas actualmente por la FDA -Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson- han marginado aún más a la vacuna de AstraZeneca, indicó el NYT.

“Si tenemos un excedente, lo compartiremos con el resto del mundo”, dijo Biden a los periodistas el miércoles 10 de marzo, hablando en general sobre el suministro de vacunas de EE.UU. “Vamos a empezar asegurándonos de que los estadounidenses sean atendidos primero”, agregó el mandatario de Estados Unidos.

El pasado 12 de marzo, durante su gira por Jalisco, López Obrador afirmó que estaba seguro que el Gobierno de Estados Unidos “ayudaría” con vacunas contra la COVID-19, para que estas no falten en México. Antes, el día 2 de ese mismo mes, el político tabasqueño indicó que EE.UU. continuaba abierto a un posible acuerdo respecto a compartir dosis de de la inoculación, desarrollados por farmacéuticas estadounidenses.

Ese mismo día, Jen Psaki, vocera del presidente Joe Biden, indicó que el Gobierno de Estados Unidos había recibido “solicitudes en todo el mundo, por supuesto, de varios países que han solicitado dosis, y no hemos proporcionado dosis del gobierno de Estados Unidos a nadie”.

“También queremos asegurarnos de tener la máxima flexibilidad, que estamos sobreabastecidos y preparados, y que tenemos la capacidad de proporcionar vacunas, cualesquiera que sean las más efectivas, al público estadounidense”, afirmó Psaki.

Antes, el 1 de marzo, la vocera de Biden indicó que el Gobierno de Estados Unidos no tenía contemplado compartir dosis de vacunas contra el coronavirus SARS-CoV-2 (que causa la enfermedad COVID-19), desarrollados por farmacéuticas estadounidenses.

“El presidente [Biden] ha sido claro que su foco está en asegurar que la vacuna sea accesible a todos los estadounidenses, ese es nuestro foco. El siguiente paso es la recuperación económica”, enfatizó Psaki durante una conferencia de prensa.

La vocera agregó que, una vez que se logre el objetivo de que todos los estadounidenses cuenten con acceso a la vacuna contra la COVID-19, la Administración Biden buscará reabrir las fronteras con México y Canadá, para promover la recuperación económica.

“No podemos abrir las fronteras con México y Canadá si los dos países no han controlado la pandemia”, señaló Psaki, luego de que horas antes, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, dijo que le solicitaría a Biden que EE.UU. pudiera compartir con el país latinoamericano algunas vacunas contra la COVID-19, fabricadas en territorio estadounidense.

Estados Unidos tiene pedidos en firme de suficientes vacunas para 500 millones de personas de Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson. También ha ordenado suficientes inyecciones para otros 150 millones de personas de AstraZeneca, aunque la compañía aún no ha solicitado la autorización de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglos en inglés) para dicho biológico.

Comentarios

Tipo de Cambio