Alfredo Beltrán Leyva, “El Mochomo”, pide a juez de EU ser liberado

Foto: Tomada de Internet / Google Imágenes
Destacados martes, 9 marzo, 2021 10:39 AM

El capo sinaloense Alfredo Beltrán Leyva, alias “El Mochomo”, solicitó a través de una carta fechada el pasado 11 de enero, dirigida al juez federal Richard J. León, de la Corte de Distrito de Columbia, en Washington D.C., ser liberado, apelando al First Step Act, promulgado por el ex presidente Donald Trump y ratificado por el Congreso de los Estados Unidos en diciembre del 2018.

En una breve misiva escrita en inglés de su puño y letra, “El Mochomo”, de 50 años de edad, se dirige al juez León “para preguntarle sobre la First Step Act, que tiene como objetivo dar a presos que lo merecen, capacitación laboral y la oportunidad de obtener una sentencia abreviada por comportamiento positivo.

“Querido juez, le escribo para preguntarle acerca de la First Step Act. Esta fue firmada como una ley en diciembre del 2021. Me gustaría saber si esta aplica en mi caso y, de ser así, respetuosamente le solicito que esta honorable Corte me asigne un abogado para representarme en esta materia. Le agradezco de antemano por su tiempo y su consideración”, escribió Beltrán Leyva, quien está recluido en el Centro Penitenciario de alta seguridad de Hazelton, ubicado en el Condado de Preston, en Virginia.

El 5 de abril del 2017, alias “El Mochomo” fue sentenciado a cadena perpetua por tráfico de drogas hacia los Estados Unidos por el juez León, quien, además, le impuso una multa de 529 millones de dólares, por las ganancias obtenidas durante su actividad como narcotraficante, habiendo participado en el trasiego de alrededor de 28 toneladas de enervantes entre los años 2010 y 2014.

Sin embargo, durante la audiencia, “El Mochomo” aseguró no haber sido uno de los líderes del Cártel de los Beltrán Leyva, sino que el solo se dedicaba a vender cocaína en Sinaloa bajo las ordenes de su hermano Arturo Beltrán Leyva, alias “El Barbas”.

No obstante de los dichos Beltrán Leyva, el juzgador federal estadounidense señaló que la evidencia presentada en el juicio, avalaba el involucramiento y conocimiento de “El Mochomo” en el trasiego de drogas hacia EE.UU.

En la audiencia donde se le dictó sentencia, León resaltó la “magnitud” del proceso judicial contra “El Mochomo” y llegó a decir que ese era el “caso de mayor escala que ha evaluado la Corte del Distrito de Columbia en los últimos 15 años”.

Con un dictamen de un solo cargo de conspiración para introducir cocaína, metanfetamina, el memorándum de sentencia enviado por los fiscales al juez León en mayo del 2016, alegaba que entre enero del 2000 y agosto del 2014, Arturo, Alfredo y Héctor eran los líderes del grupo criminal de los Beltrán Leyva, entonces relacionado con el Cártel de Sinaloa.

Los fiscales estadounidenses documentaron que los Beltrán Leyva tenían una “red de transporte terrestre, aéreo y marítimo, a gran escala” con la intención de enviar a los EE.UU. “toneladas de cocaína de América del Sur, a través de América Central y México”.

Asimismo, agregaron que los Beltrán Leyva pudieron hacer lo anterior hacer gracias a su red de “contactos políticos y policiales corruptos en México y otros países”, además de que “el demandado también era responsable de la producción y tráfico de metanfetamina desde México a través de un individuo llamado [Fausto Isidro Meza Flores] ‘Chapo Isidro'”, actualmente prófugo de la justicia.

Los Beltrán Leyva, según insistieron los fiscales de EE.UU., empleó a “sicarios, responsables de múltiples actos de violencia, incluidos asesinatos, secuestros, torturas y cobros violentos de deudas de drogas”, sumado a que “en el curso de los negocios, pagaron sobornos a todos los niveles de personal policial y militar, que incluía a la policía estatal, la fiscalía y el gobernador del estado”.

El día que fue sentenciado, “El Mochomo” señaló: “Pido perdón por el comportamiento que me trajo aquí y pido disculpas a Dios, la máxima autoridad, y a mis hijos. Les pido que tengan piedad de mí y me permitan volver algún día con mi familia”.

Imagen: Tomada del diario Milenio

JUEZ AUTORIZA AL TESORO DE EE.UU. CONGELAR TODOS LOS BIENES DE “EL MOCHOMO”

El 3 de abril del 2017, el juez federal León autorizó el congelamiento de todos los bienes de “El Mochomo”, derivados de la acusación de tráfico de drogas por la que fue sentenciado y que según el Gobierno estadunidense ascienden a 10 mil millones de dólares.

El magistrado autorizó al Departamento del Tesoro requisar una cantidad de dinero equivalente a la suma de todas las propiedades y bienes que resultaron del cargo de conspirar para distribuir cinco kilogramos de cocaína y 50 gramos de metanfetaminas.

“El Gobierno [de Estados Unidos] busca un juicio monetario contra el acusado en una cantidad por determinar, pero que ahora alega es de 10 mil millones de dólares”, señaló la moción de J. León.

Beltrán Leyva se declaró culpable en febrero del 2016, de un cargo de narcotráfico, pero en el mismo mes, de un año después, presentó una moción contra los delitos que se le imputaban. El Departamento de Justicia de EE.UU. reconfirmó en febrero del 2017 la petición de una condena carcelaria de cadena perpetua para “El Mochomo”.

Sin embargo, el equipo legal de Beltrán Leyva, encabezado por el abogado Eduardo Balarezo, pidió que la sentencia no fuera mayor a 25 años de cárcel y aseguró que se trataba de un tiempo de reclusión “razonable y suficiente”, y que la cantidad de 10 mil millones de dólares “no teníua “conexión con la realidad”.

“La sentencia es suficiente, pero no más de la necesaria, para castigar al acusado por su crimen, promover el respeto por la ley, disuadirlo a él y a otros de cometer crímenes similares”, señaló en ese momento, el jefe de la sección de drogas, del Departamento de Justicia, Arthur Wyatt.

La defensa del ex líder del Cártel que lleva sus apellidos, pidió, también, que se le computaran los casi siete años que estuvo preso en México, recluido en el Centro Federal de Readaptación Social (CEFERESO) Número 1, El Altiplano, ubicado en el municipio de Almoloya de Juárez, del Estado de México.

“El señor Beltrán Leyva mantiene que la evidencia presentada y los hechos de este caso son insuficientes para respaldar una sentencia de cadena perpetua”, escribió Balarezo, quien aseguró, además, que el caso estaba fincado en el testimonio de dos agentes que se limitaron a repetir la información suministrada por tres informantes, sin que tomaran acción para corroborar dichas afirmaciones.

“El Mochomo” -quien estuvo casado con Patricia Guzmán Núñez, sobrina del también narcotraficante sinaloense Joaquín Guzmán Loera, alias “El Chapo”- estaba acusado de conspiración para distribuir por aire, tierra y mar, cocaína y metanfetamina traída desde Colombia a México, para luego introducirla en Estados Unidos entre 2000 y 2012.

El narcotraficante fue arrestado el 21 de enero del 2008, y extraditado por México a Estados Unidos en noviembre de 2014, seis años después de su arresto en Culiacán, Sinaloa, por elementos del Ejército mexicano.

También es identificado por los gobiernos de EE.UU. y México como uno de los presuntos dirigentes de La Federación, encargada de liderar operaciones de transporte de droga, lavado y cooptación de funcionarios públicos en seis entidades del occidente y norte del país.

Además, siempre según las autoridades mexicanas y estadounidenses, “El Mochomo” tenía bajo su cargo el control de los grupos de sicarios denominados “Los Pelones”, mismos que operaban en Guerrero, así como “Los Güeros”, en Sonora.

Según lo recuerda la agencia alemana DPA, en febrero del año 2016, el nacido en 1971 en Badiraguato -un municipio ubicado en la Sierra Madre de Sinaloa-, se declaró culpable: “Sí, su señoría, ayudé a mi hermano [Arturo] y conspiré con mi hermano”, admitió en ese entonces.

“El Mochomo” integró junto a cuatro de sus hermanos -Arturo, Mario, Carlos y Héctor- una organización que perteneció al Cártel de Sinaloa desde la década de los 80’s del Siglo pasado, hasta la ruptura, derivada de su detención.

Su hermano, Arturo Beltrán Leyva, alias “El Barbas”, acusó a Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, “El Chapo” -su primo en segundo grado, además de su compadre-, de haber ayudado a los elementos del Ejército mexicano a detener a “El Mochomo”.

Al igual que “El Chapo”, los hermanos Beltrán Leyva se iniciaron en el cultivo de amapola, para luego convertirse en sicarios. Pronto pasaron a formar parte de las filas del Cártel de Guadalajara, cuya posterior escisión dio origen al Cártel de Sinaloa.

“El vínculo era tan estrecho”, señala el Diario de las Américas, al punto que cuando “El Chapo” fue capturado en 1993 y recluido en el penal de Puente Grande, en Jalisco, ellos lo ayudaron en la planificación de su escape en 2001.

Después del arresto de “El Mochomo”, el cártel de los Beltrán Leyva sufrió sucesivos golpes que lo debilitaron. El 16 de diciembre del 2009 murió en un operativo federal su máximo líder, “El Barbas”, en Cuernavaca, Morelos; y el 1 de octubre del 2014 fue capturado el sucesor, Héctor,, “El H”, en San Miguel de Allende, Guanajuato.

Asimismo, el hijo de “El Mochomo”, Alfredo Beltrán Guzmán, alias “El Mochomito”, fue arrestado en diciembre del 2016, después de ser señalado como el presunto responsable del secuestro y posterior liberación de dos de los hijos de “El Chapo”, Jesús Alfredo e Iván Archivaldo Guzmán Salazar.

El Cártel de los Beltrán Leyva tuvo su origen en Sinaloa, pero llegó a operar también en Chiapas, Estado de México, Guerrero, Jalisco, Morelos, Nuevo León, Querétaro, Quintana Roo, Sinaloa y Tamaulipas.

En dichos estados, en especial en Guerrero y Morelos, llegaron a tener una pugna con su ex jefe de seguridad, Edgar Valdez Villareal, alias “La Barbie”, a quien las autoridades arrestaron en agosto del 2010. Como aliados tenían a “Los Zetas”, al igual que el brazo armado del Cártel de Juárez, un grupo de sicarios conocido como La Línea.

Comentarios

Tipo de Cambio