Desesperado

Columnaz lunes, 15 febrero, 2021 12:00 PM

El líder del sindicato de Burócratas, Manuel Guerrero Luna, cree que tiene todo el poder gremial a sus pies y puede usarlo para obtener beneficios personales. Resulta que a sabiendas que su jefe, el gobernador Jaime Bonilla Valdez, está por terminar su gestión y ya no tendrá el mismo respaldo de la presidenta municipal Marina del Pilar Ávila -debido a que le jugó en contra-, y ahora busca desesperadamente afianzar un coto de poder dentro del sindicato que le permita sobrevivir por más tiempo dentro de la vida política estatal. Para ello, Guerrero Luna está ejerciendo presión contra el síndico Héctor Ceseña y la alcaldesa Marina del Pilar Ávila, para que le cedan un total de 150 plazas, con la posibilidad de que en próximas semanas sean 280, para distribuirlas “a granel”. Resulta que la Comisión Mixta del Ayuntamiento de Mexicali, donde participa el gremio y la Oficialía Mayor es la que determina la distribución de plazas que se abren en la administración pública, durante este tiempo, la presidenta municipal ha mantenido estos espacios vacantes con la intención de reducir la nómina municipal, pero Guerrero Luna busca ocuparlas antes de irse y así repartirse, al menos, unas 50 plazas para él, o bien, convertirlo en moneda de cambio para buscar la candidatura al Distrito I local, que tanto le interesa. Cabe mencionar que Sindicatura Municipal ya cuenta con un expediente en contra del líder burócrata por asignación irregular de nueve plazas a personas que no formaban parte del sindicato y solo requirieron un día para ser basificados.

Comentarios

Tipo de Cambio