Los árboles se mueren de pie

Cartaz lunes, 25 enero, 2021 12:00 PM

Esta vez no voy a rememorar al poeta y escritor Alejandro Rodríguez Álvarez, cuyo seudónimo fue el de Alejandro Casona, cuya obra de teatro desarrollada en tres actos se presentó por mucho tiempo en los teatros de la Ciudad de México, y no sé si en algunos de los estados mexicanos.

Pero no es para esto, sino para que la mayoría de los árboles de nuestra ciudad, tiene un ciclo de vida, y si los que los plantan no saben su tiempo de vida, se les parecen árboles muertos, cuyo tronco y ramas penden de las fuertes raíces que ellos han creado.

Me doy una vuelta por la ciudad de Tijuana, y sé que a pesar de que están bajo la custodia del H. Ayuntamiento, no les hacen caso, no existen un regidor de Parques y Jardines como en las ciudades grandes de la República; pues bien, estos árboles sin hojas, sin flores, ni frutos, solo ramas secas, cuyos troncos se yerguen altivos, por lo que una vez fueron árboles de ornato y de producción de oxígeno para el medio ambiente.

Pero es que no sabe la ciudadanía y los H. regidores del Ayuntamiento que sembrar árboles no es nomás sembrarlos, sino que hay que saber cuál es su ciclo de vida, y como botánicos que no son, desconocen que también los árboles se enferman: algunos por lo tóxico de los automóviles y camiones; otros por parásitos, por bacterias, los más por hongos; y me he dado cuenta que algunos hasta tumores desarrollan.

Pues bien, no solo los árboles nos sirven de ornato, sino de sombra para los días de campo, madereros en los bosques, de sus troncos se hacen casas, artesanías, muebles, barcos, y los más se cultivan por sus deliciosos frutos; pero qué hacemos con ellos: leña para la carne asada, y al no darnos cuenta de la gran mayoría de árboles muertos de pie por calles y avenidas de Tijuana, el Ayuntamiento los deja ahí “de pie”, hasta que una tormenta o vendaval venga, sople y se caiga sobre un transeúnte o sobre los coches rápidos y veloces, que los enferman con sus contaminantes de monóxido de carbono.

Ya está bueno, ciudadanos de Tijuana, hay que exigir a una persona con conocimientos de botánica, los cuide y sobre todo les proporcione la atención como seres vivos que son. Solo en una parte me di cuenta que existió el buen cuidado de los árboles, y fue en el ex casino de Agua Caliente, que tenían sus jardines y botánicos expertos, en la que todavía quedaron remedos por los bordos de aquellos árboles curados con su tronco y cortezas. Pero para qué hablar del ayer, si el hoy es lo que importa, y al crearse la Regiduría de Parques y Jardines, se programe un vivero real con árboles de la flora bajacaliforniana, y sino de la del mundo, de donde nos los han traído los navegantes y exploradores…

Y me faltaba, que muchos de los que existían alrededor de los márgenes del Río Tijuana han sido talados en beneficio de las nuevas construcciones y asentamientos humanos, sin importarles que son seres vivientes y benéficos para el ambiente.

 

Atentamente,

Dr. José Fernando Jaramillo Cisneros.

Tijuana, B.C.

Correo: drferja@hotmail.com

Comentarios

Tipo de Cambio