Cerrar iglesias en semáforo rojo es una “acción discriminatoria”: Evangélicos

Destacados viernes, 11 diciembre, 2020 3:55 PM

Cerrar centros religiosos en el estado es una acción “discriminatoria” aseguraron los representantes de las iglesias Cristiano-Evangélicas de Baja California, la mañana de este viernes 11 de diciembre del 2020, ante las medidas restrictivas que se implementarán en la región por el aumento en casos positivos de la COVID-19.

Reprochan al gobierno del estado y a la Secretaría de Salud que en las medidas restrictivas por el retorno al color rojo del semáforo epidemiológico, los comercios y establecimientos como Cines, Restaurantes-Bar, mercados sobre ruedas, y hasta los teatros, pudieran operar con el 30% de su capacidad, mientras que los centros religiosos deberían cerrar.

“No podemos pasar por inadvertido el hecho de que algunas actividades como lo son los cines y teatros permanezcan abiertos al 30% de su capacidad donde existe también un aforo similar al de los centros religiosos así como también sucede en el caso de los mercados sobre ruedas que no tienen ninguna supervisión y donde la sana distancia es cosa de risa por la impertinencia de los transeúntes caso similar sucede en el caso del transporte público”, declaró Guillermo Montaño.

El miembro de la confederación de Liderazgos Cristianos y representante del Consejo Estatal Vida y Familia (CONEVIF), agregó que en los centros religiosos cuentan con total responsabilidad y todos los protocolos sanitarios para evitar poner en riesgo a sus comunidades.

“En las iglesias se mantiene un alto grado de observación de los protocolos autorizados a la vez que se da seguimiento puntual a los compromisos adquiridos debidamente firmados con toda responsabilidad para su ejecución”, aseguró.

Los inconformes también expusieron que están a la espera de sostener un diálogo con el gobierno del estado y las autoridades sanitarias para que las iglesias cristianas-evangélicas puedan operar en las fechas tradicionales decembrinas, como la navidad y el año nuevo.

Finalmente aseguraron que sus espacios religiosos han apoyado a evitar “mayores casos de violencia intrafamiliar” entre la sociedad de Baja California. Además de señalar que el gobierno necesita de las iglesias para poder atender a las comunidades en situación de marginalidad, con apoyo económico y alimenticio a este sector de la población que se agravó con la pandemia por el nuevo coronavirus.

A la rueda de prensa convocada asistieron Feemin García, presidente de la Conferencia Nacional de Liderazgo Cristiano en Latinoamérica; el pastor Guillermo Favela, presidente del Consejo de Alianzas Cristianas de Baja California; Carlos Katestain, presidente de la Alianza de Pastores de Tijuana; Valentín Fabela, director en temas de educación y justicia de la Conferencia Nacional de Liderazgo Cristiano y el pastor Carlos Perea, de la Iglesia Kairos.

Comentarios

Tipo de Cambio