Salvador Cienfuegos, alias “El Padrino”, trabajó para los Beltrán Leyva: Fiscal de NY

Foto: Cuartoscuro
 
Destacados viernes, 16 octubre, 2020 10:11 AM

El General de División, Salvador Cienfuegos Zepeda, ex titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) durante el Gobierno de Enrique Peña Nieto (2012 al 2018), tiene los alias de “El Padrino” o “Zepeda”, según la acusación iniciada en su contra por Richard P. Donoghue, Fiscal del Distrito Este de Nueva York, y presentada al juez federal Brian Cogan, el pasado 14 de agosto.

La acusación -que incluye 5 cargos por narcotráfico- indica que supuestamente el ex mando militar distribuyó y conspiró para importar a Estados Unidos, entre diciembre del 2015 y febrero del 2017, un kilogramo de heroína, 5 kilogramos de cocaína, 500 gramos de metanfetaminas y mil kilos de marihuana.

El documento fue revelado por el periodista Alan Feuer, del diario The New York Times, a través de su cuenta de la red social Twitter, en donde indicó, además, que “Cienfuegos ha sido acusado en Brooklyn de conspirar con el cártel H-2, un violento grupo narcotraficante mexicano que tiene sus raíces en la organización Beltrán Leyva”.

“Los fiscales de Brooklyn también derrotaron con éxito al ex fiscal general del estado de Nayarit, Edgar Veytia [Cambero], por trabajar con el cártel H-2. Veytia fue condenado el año pasado a 20 años de prisión”, agregó el reportero en una serie de tuits.

“Los documentos judiciales revelados hoy dicen que Cienfuegos aceptó sobornos para proteger al H-2 de las operaciones militares, utilizó al Ejército para atacar a los rivales del H-2 e incluso presentó a los principales miembros del cártel a otros funcionarios mexicanos corruptos”, abundó Feuer.

“Funcionarios estadounidenses han basado el caso contra Cienfuegos en ‘miles de comunicaciones interceptadas’ desde dispositivos BlackBerry. Esos dispositivos fueron una vez el método elegido por los cárteles mexicanos”, detalló el periodista del NYT.

“Los documentos judiciales también dicen que se han presentado testigos con información sobre la asistencia de Cienfuegos a H-2 y otros cárteles. No está claro si Edgar Veytia, el ex fiscal general estatal de Nayarit, procesado en Brooklyn, es uno de esos testigos, aunque tendría sentido si lo fuera”, insistió el reportero.

“Cabe señalar que la oficina del fiscal de Estados Unidos en Brooklyn es ahora la zona cero para los casos relacionados con la corrupción oficial en México. La oficina procesa a Genaro García Luna, el exministro de seguridad, y a dos de sus ex socios, Ramón Pequeño y Luis Cárdenas Palomino”, indicó Feuer.

“Aparte del caso Veytia, la oficina de Brooklyn también tiene un caso pendiente contra Iván Reyes Arzate, otro exfuncionario de la Policía Federal acusado de conspirar con los Beltrán Leyva a lo largo de los años”, tuiteó el reportero del NYT.

¿QUIÉN ERA EL H2?

El 9 de febrero del 2017, elementos de la Secretaría de Marina y Armada de México (SEMAR) mataron a Juan Francisco Patrón Sánchez, alias el “H2” -presunto líder del Cártel de los Beltrán Leyva-, en un domicilio particular ubicado en la calle Cardenal, casi esquina con Prolongación Universidad, de la colonia Ampliación Lindavista, en Tepic, Nayarit.

El lugar donde se resguardaba el presunto capo fue atacado con un helicóptero Black Hawk, aeronave que tenía montada una metralleta calibre .50. En redes sociales fue difundido un video, grabado por un ciudadano, donde se aprecia a la aeronave de la Marina sobrevolando la zona y desde donde elementos de las Fuerzas Armadas realizaron disparos con el arma de alto poder.

Días antes, el entonces presidente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Andrés Manuel López Obrador, lamentó que los elementos de la SEMAR, hayan “ejecutado” a 15 personas en Tepic.

Según el entonces dos veces ex candidato presidencial, la mayoría de los presuntos delincuentes eran jóvenes, algunos menores de edad, “cuyo futuro fue cancelado por las políticas neoliberales”.

“¿Por qué los aniquilaron? ¿Por qué si ellos investigan y supuestamente tienen asesoría del extranjero en materia de inteligencia, los masacraron?”, cuestionó el político tabasqueño, quien también calificó los hechos “como una grave violación a los derechos humanos”.

Además, López Obrador pidió que se revelaran los nombres de las quince personas que perdieron la vida, porque “no son números, son seres humanos”, dijo al finalizar una asamblea informativa en Rosamorada, Nayarit.

Ese mismo día, ante las palabras del dirigente de Morena, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) le respondió a través de su cuenta en la red social Twitter: “No permitiremos que, por fines electoreros y mezquinos, se hagan tales acusaciones a una institución de prestigio [la SEMAR”.

Antes, el entonces secretario de Marina y Armada de México, el almirante Vidal Francisco Soberón Sanz, aseguró que durante el operativo ocurrido la noche del pasado jueves, no abatieron a ningún menor de edad, tal como lo sugirió López Obrador.

El titular de la SEMAR señaló, además, que el operativo no representó “un uso excesivo de la fuerza”, sino que fue para demostrarle a los presuntos integrantes del crimen organizado “que había con qué quitarles” el lugar preferente que tenían en el inmueble, desde el cual disparaban a los elementos de Marina.

Un día antes, el entonces titular de la Secretaría de Gobernación (SEGOB), Miguel Ángel Osorio Chong, acusó a Obrador de querer lucrar con el tema de seguridad y violencia, por asegurar que en el operativo en el que se abatió a “El H2”, presunto líder del cártel de Los Beltrán Leyva, también se asesinaron a otros jóvenes, algunos menores de edad.

Osorio Chong manifestó que “quien afirme, como lo hizo [López Obrador], que esas personas se dedicaban a esas actividades por falta de oportunidades, estoy seguro que intenta lucrar políticamente con un mal que ha lastimado a muchísimas familias”, dijo al ser cuestionado por las declaraciones que hizo el político tabasqueño.

“No se puede justificar la falta de oportunidades para cometer estos delitos que hoy les comento, son criminales, presuntos criminales que llevaban ya varios años siendo buscados por la autoridad, y que sin duda fue una acción fuerte, firme, del Estado Mexicano contra ellos”, aseguró Osorio Chong.

“La labor de las Fuerzas Armadas sin duda está para proteger a la sociedad, para proteger a la sociedad de la delincuencia, yo lo que les diría es que no debemos permitir oportunismos políticos, lucrar con esta acción”, concluyó el entonces secretario de Gobernación.

“Yo les pido al secretario de Gobernación y al secretario de Marina que informen por qué incurren en esos procedimientos, por qué masacran a seres humanos”, insistió el político tabasqueño, después de las declaraciones de Osorio Chong.

Ese mismo día, por la noche, la periodista Denise Maerker Salmón, en el noticiero nocturno de Televisa, mostró imágenes del acceso del inmueble que fue blanco del operativo de la Marina, que el entonces gobernador de Nayarit, Roberto Sandoval Castañeda, calificó como “quirúrgico”.

En ese lugar también quedaron los cuerpos sin vida de tres presuntos integrantes del cártel de los Beltrán Leyva, incluido el de Juan Francisco Patrón Sánchez, el “H2”.

La cadena Televisa señaló que el operativo tenía meses de planeación, pero que la SEMAR decidió ponerlo en marcha tras el hallazgo en la entidad, de cinco cuerpos con narcomensajes, el 8 de febrero del 2017.

El 15 de febrero de ese mismo año, el entonces fiscal general de Nayarit, Edgar Veytia Cambero, informó que al menos 9 de las 13 personas que fallecieron en enfrentamientos con la SEMAR, eran de origen sinaloense: 7 de Mazatlán, 1 de Guasave y uno de Concordia.

El resto eran nayaritas, uno de Michoacán, y otro sin datos generales. Sin embargo, ninguno era menor de edad, tal lo como lo había sugerido López Obrador. El más joven de los muertos, tenía 20 años de edad, según la Fiscalía estatal.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio