El secuestro de un movimiento

Foto: Internet
 
Opinionez lunes, 12 octubre, 2020 12:00 PM

Por los hechos, después de dos años se ha congelado a Morena y convertirlo en piedra, enterrando propuestas de acción, con imposiciones, con encuestas manipuladas, tolerando la podredumbre moral, el doble discurso, controlando puestos, presupuestos y privilegios.

La acción central de un partido es escuchar el pulso de la sociedad, su problemática, sus demandas y las raíces más hondas del sometimiento al subdesarrollo. Pero están en otra órbita, pensado en la disputa por el poder, sin entender orgánicamente la reconstrucción de la sociedad. ¿Cuál es el posicionamiento crítico de Morena BC, del gobernador y alcaldes? Morena tiene una deuda enorme con intereses populares y una perspectiva de crítica y sana distancia del Gobierno. Y en eso hay un escandaloso silencio.

Es grave la ausencia de un discurso de Morena que proponga estrategias para mejorar educación, salud, cultura, seguridad pública, desarrollo urbano y ambiental; que confronte la corrupción, nepotismo, oportunismo, improvisación, dispendio y el charrismo sindical. ¿Hemos escuchado un mensaje de los altos directivos de Morena para construir comités de bases para defender la 4T de la derecha fascista? No hay espacios, un periódico nacional, estatal o municipal que organice y debatir ideas que son el motor del cambio.

El Instituto para la Formación de Dirigentes de Morena de Rafael Barajas “El Fisgón” a 23 meses solo se difama y golpea. Nada se baja a tierra, los recursos existentes e indispensables para implementar democracia participativa de un partido que gobierna la Nación.

El PRI dinosaurio está atravesado en el camino, sin promover la cultura de participación ciudadana. ¿Por qué no existe en cada delegación comités distritales y casas Morena?

Con austeridad y sencillez, pero se frena por los priistas en el poder. Ese vacío lo releva la transa, la dádiva, la manipulación, la mentira y el abuso a militantes “desinformados” de principios y decencia. ¿Están aplicando los diputados sus recursos de operación? Los abultados sueldos y privilegios de los diputados y senadores son para ellos, no para el movimiento de liberación del pueblo mexicano. Aún no nace la generosidad y la alegría.

Que ironía. Había más casas de Morena como centros de acción y reflexión comunitaria cuando no se tenía el gobierno. Se han cerrado espacios para la organización vecinal democrática. Ahora, ser militante critico de un movimiento que reivindica viejas demandas sociales es reprimido de alguna forma.

¿Qué prerrogativas económicas tiene Morena local, regional y nacionalmente para transparentar la administración las finanzas del Movimiento? Las hay, pero ignoramos a quién ayudan ¿A quiénes sirven los millones de pesos que le corresponden a BC como partido? ¿Cómo se reflejan en las comunidades más pobres? La dirigencia nacional y estatal tiene que explicar a la sociedad, la misma ciudadanía que le van a pedir opiniones el voto de respaldo en 2021.

¿Quiénes tienen secuestrada a la Morena de la transformación? Y son los mismos de siempre que encierran a la política y su nobleza en un calabozo.

Si alguien está comprometido con la transformación, son regidores, diputados, senadores, alcaldes y gobernador, porque fueron electos con una plataforma de prioridades sociales. Pero los vemos servir los negocios turbios de las elites empresariales, al centralismo y sigue la peste.

Abajo no escuchan los reclamos de justicia y cambio social del 80% de las colonias marginadas. ¿Por qué motivos 80 consejeros estatales, electos en una asamblea, no promocionan la organización social y política de las colonias? ¿Cuáles el trabajo social, cultural, con pueblos originarios, jóvenes, mujeres, sindicales obrero, emprendedores, jornaleros, campesinos y diversidad sexual?

¿Por qué no hay movilización y expresión popular para defender al Presidente Obrador en sus iniciativas rescatables? Sin el empuje social, el gobierno se derrumba y la clase política en BC está en el laberinto de la burocracia.

El silencio del consejo estatal cuida los intereses del ahora gobernador con mano negra en el partido, para desaparecer el espíritu democrático de un partido progresista que debería revivir la 4T en BC. Lo que vemos es una organización opaca de membrete, vertical, obediente y autoritaria. Y lejana a las transformaciones democráticas que prometieron. La encuesta apesta a dedocracia. Basta de la calca del PRI, es tiempo de crear un movimiento popular con claridad de rumbo, de fines y medios.

 

M.C. Héctor Ramón González Cuéllar es académico del Instituto Tecnológico de Tijuana.

Correo electrónico: [email protected]

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio