31 mil 787 mexicanos deportados a BC durante pandemia

Foto: Alejandro Gutiérrez Mora/ZETA
 
Destacados viernes, 16 octubre, 2020 03:27 PM

De marzo a septiembre, Estados Unidos repatrió a cerca de 8 mil 732 migrantes mexicanos y expulsó a 23 mil 055 por la frontera de Baja California en la modalidad conocida como fast track. Autoridades estatales olvidaron el tema, al punto que han decidido realizar una limpieza del Río Tijuana a petición del gobernador Jaime Bonilla, desplazando a cerca de 2 mil personas que ahí viven y sin implementar una estrategia sanitaria

 

 

 

El cierre parcial en la frontera entre México y Estados Unidos, que existe desde marzo de 2020 por la contingencia sanitaria de la COVID-19 y que ha limitado el ingreso de mexicanos al vecino país, no ha impedido que las repatriaciones y expulsiones hacia México se detengan; tan solo disminuyeron en apenas 15% respecto a 2019.

De marzo a septiembre se repatrió a 8 mil 732 migrantes mexicanos, además de expulsar a 23 mil 055 por la frontera de Baja California en la modalidad conocida como fast track. En 22 casos, migrantes que regresaron por alguna de estas modalidades (repatriación o expulsión) tenían resultado positivo al virus del SARS-CoV-2, informó el cónsul de México en San Diego, Carlos González Gutiérrez. Solo dos fueron trasladados desde la Garita “El Chaparral” al Albergue para Personas Vulnerables con COVID en la Zona Centro de Tijuana.

Con la pandemia por coronavirus, la situación para repatriados, expulsados y personas recién llegadas ha sido más inhóspita en ciudades como Tijuana, en la que los albergues para personas en contexto de movilidad se mantuvieron cerrados entre marzo y julio, como medida preventiva para evitar brotes dentro de los mismos.

Ante tal escenario, quienes tuvieron oportunidad ingresaron al Centro Integrador para el Migrante “Carmen Serdán”, otros rentaron un cuarto con ayuda de familiares, pero también una cantidad -cifra que las autoridades no logran determinar- terminó viviendo en las calles de la ciudad.

Aquellos que lo han hecho, no pertenecen únicamente a la  población en contexto de movilidad. Personas que perdieron sus empleos han recurrido a la vía pública para vivir, al no contar con el recurso económico para pagar la renta de una casa o apartamento.

 

 

83 BAJACALIFORNIANOS HAN MUERTO POR COVID-19 EN EU Y SEIS EN BC

El subsecretario de Asuntos Migratorios en el Estado, Luís Alberto Algorri Franco, informó que tienen conocimiento de que 83 personas originarias de Baja California han fallecido en territorio estadounidense a consecuencia de la enfermedad de COVID-19. Con esta cifra, la entidad federativa es una de las diez regiones con más muertos en Estados Unidos, según lo declarado por el funcionario estatal.

Aseguró que en BC había un saldo blanco, sin ningún migrante fallecido por coronavirus. Sin embargo, la Secretaría de Salud del Estado (SS) informó que seis migrantes han fallecido por el letal patógeno.

“Por COVID no ha habido muertes (de migrantes), ha habido por otras cuestiones que nosotros, junto con otros consulados con los que hemos estado trabajando de la mano, principalmente con Guatemala, El Salvador y Honduras, nos han pedido apoyo para que a través de la fiscalía puedan recuperar cuerpos de personas que han fallecido por accidentes y algunos por homicidio u otras enfermedades, pero no por COVID. En los albergues de Baja California de migrantes no tenemos casos de COVID, hemos tenido un saldo blanco no solo de muertos, sino de enfermos”, indicó el subsecretario de Asuntos Migratorios en Baja California.

Sin embargo, la SS compartió que han detectado a 21 migrantes contagiados por COVID en el Estado: cuatro de Venezuela, cuatro de Estados Unidos, tres de Haití, tres de El Salvador, dos de Chile y uno respectivamente de Colombia, Cuba, Guatemala, Israel y otro país. Asimismo, han muerto seis migrantes extranjeros sin especificar la nación de origen.

El titular de la SS en Baja California, Alonso Pérez Rico, aseguró que se brinda atención médica a cualquier persona en el Estado, aun cuando sea de otra nacionalidad. Hizo hincapié en que la atención se brinda principalmente en el Centro Integrador para el Migrante, donde no se han detectado casos a la fecha.

Además, confirmó que el Albergue para Personas Vulnerables que en las últimas semanas no ha reportado ocupación, continuará abierto.

“Esto es ahorita, pero nada garantiza y especialmente en la temporada invernal que empiece a llover y tengamos pacientes en la Zona Centro y el canal, esas personas van a los albergues y ahí son centros de concentración de personas, ahí tendremos que hacer pruebas, aislarlos y a los que den positivo, enviarlos al albergue”, sentenció.


Foto: Alejandro Gutiérrez Mora/ZETA

COMUNIDAD MIGRANTE, OLVIDADA POR AUTORIDADES DURANTE CONTINGENCIA EN BC

El 29 de junio, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) abrió las puertas del Alojamiento Temporal en un Hotel (Hotel Filtro) en la colonia Los Altos en Tijuana, con capacidad para atender a 150 usuarios.

Se ha atendido a 264 personas en contexto de movilidad que ya vivían en la ciudad y perdieron su trabajo por la contingencia; que llegaron del sur de México o repatriados desde Estados Unidos, originarios de distintos países, incluyendo mexicanos.

Antes de eta fecha, las autoridades de los tres niveles en Baja California solo habían permitido que migrantes repatriados o expulsados y aquellos que son parte del protocolo de protección a migrantes (conocido como MPP por sus siglas en inglés) y que estaban en espera de su cita para solicitar asilo en EU, pudieran vivir en el Centro Integrador para el Migrante. El resto quedaron a su suerte, ya que los albergues migrantes habían dejado de recibir nuevos integrantes.

Alberto Cabezas Talavero, oficial nacional de Comunicación de la Misión de OIM en México, explicó que este proyecto se inició en Tijuana como réplica del primer alojamiento instalado en Ciudad Juárez, Chihuahua. La finalidad es ayudar a la población migrante que no tiene un lugar donde vivir y que por la contingencia sanitaria no es recibida en algún albergue.

 

 

Ante el cierre de esos espacios, se pensó en crear estos alojamientos como un filtro antes de que una persona sea enviada a un albergue. Cuando una persona o familia acude a uno, lo refieren al Hotel Filtro,  donde son recibidos y permanecen un lapso de quince días o más para detectar que no haya síntomas relacionados con la COVID-19.

De existir sospecha, el equipo de la OIM en Tijuana, que cuenta con equipo médico contratado por su cuenta, valora al solicitante. Se les hace la prueba en un laboratorio privado y de dar negativo, permanece en el hotel, de lo contrario, es enviado al Albergue para Personas Vulnerables en la Zona Centro.

El Hotel Filtro de la OIM colabora con 18 albergues en Tijuana, como Espacio Migrante, Juventud 2000 y Desayunador Salesiano Padre Chava. En algunos de estos sitios les instalaron una carpa para aislar a posibles personas sospechosas por COVID-19, para evitar brotes al interior.

Los tres albergues antes mencionados fueron consultados por ZETA, y confirmaron que de la SS solo recibieron una capacitación acerca de qué era el COVID-19, por lo que tuvieron que crear protocolos por su cuenta, ya que no sabían cómo proceder en caso de un brote. Algunos tuvieron el apoyo de Médicos sin Fronteras, quienes les ayudaron a crear un protocolo para hacer frente a la contingencia.

Paulina Olvera Cáñez, directora de Espacio Migrante, contó que al igual que otros albergues donde no han tenido casos de COVID-19, este resultado ha sido por las acciones implementadas a tiempo por los mismos albergues, así como la implementación del Hotel Filtro que ha sido de ayuda al momento de volver a aceptar alguna familia, ya que tienen la certeza de que pasó una cuarentena.

Sin embargo, la situación para las familias en espera de respuesta a su petición de asilo no es la óptima. Algunas se han cansado de esperar y se ha aventurado a cruzar la frontera por el desierto, poniendo en riesgo su integridad.

 

DESAYUNADOR PADRE CHAVA ATIENDE A MÁS PERSONAS Y FAMILIAS QUE SOLICITAN ALIMENTOS POR PANDEMIA

Para Claudia Portela, encargada del Desayunador Salesiano Padre Chava, ubicado en la Zona Norte de Tijuana, la pandemia ha vuelto titánica la labor de brindar desayuno todas los días a cerca de mil 200 personas -hasta 7 mil comensales semanales- porque entre marzo y mayo perdieron el 90%de donaciones provenientes de EU y actualmente están al 45% de lo que recibían antes de la contingencia.

Contario a lo que se cree, quienes hacen fila todas las mañanas a las afueras del Desayunador del Padre Chava no solo son migrantes y personas en situación de calle; también hay familias, personas de la tercera edad y gente con empleo a quienes no les alcanza el salario para comer y optan por tomar el desayuno que brinda la asociación civil.

“La población que recibimos no siempre es sin hogar o en situación de calle, hay personas que de aquí se van a trabajar, hay quienes prefieren no comer en casa y ahorrar un plato de comida para sus familias. Muchas veces lo que están afuera -en situación de calle- no comen con nosotros. La necesidad ha aumentado, la gente pide apoyo, gente que sigue llegando a la ciudad”, detalló Claudia Portela.

El apoyo para seguir de pie con el proyecto en estos momentos de pandemia ha sido principalmente por las donaciones de la sociedad civil, más que de la autoridad municipal y estatal.

“Nos aumentó el número de personas que vienen a desayunar, atendíamos entre 900 a mil personas diarias y con la pandemia llegamos a atender hasta 2 mil por día. En el momento ha sido muy angustiante porque vemos cómo la gente sigue llegando. Te puedo contar cientos de historias, desde personas que se quedaron sin trabajo por la cuarentena, entonces, o pagaban renta o la comida. Hablo de mexicanos, personas centroamericanas, de todos, porque la pandemia atacó a todos por igual”, expuso la responsable del Desayunador Salesiano Padre Chava.

Si bien la atención a familias no es algo nuevo en el desayunador, han detectado familias que antes no acudían a tomar el desayuno. Portela señaló que se atiende a un promedio de 25 familias diarias, tanto mexicanas como de migrantes centroamericanos. Uno de sus indicadores para detectar que hay un incremento, son las despensas que entregan: de dar 15 al día, ahora son 60.

El 40% de las personas que atienden, viven en situación de calle y, a partir de la contingencia sanitaria, hay quienes al quedar sin empleo han comenzado a vivir en la calle, sobre todo porque no tuvieron un lugar donde vivir ante el cierre de albergues, antes de que iniciara actividades el Hotel Filtro.

Otro de los temas que enfrentan es el abuso de la Policía Municipal de Tijuana, quienes se llevan a hombres y mujeres mientras hacen fila para recibir alimentos, y en algunos casos, les tiran el desayuno y los detienen por comer en la vía pública.

“Hay que tener en cuenta que muchas veces llega la Policía y se los llevan, es otro problema que tenemos, se los siguen llevando todos los días. A veces cuando vienen en pareja se los llevan a los dos. Duele verlo porque a mitad del horario del desayuno les quitan la comida y se las tiran porque no pueden comer en la vía pública, pero no podemos tenerlos adentro por la contingencia y la gente decide comer en la banqueta, porque saben que si tienen más hambre, pueden volver a pedir de comer”, apuntó la encargada el desayunador.

 

LIMPIEZA DEL RÍO TIJUANA SIN ESTRATEGIA, GENERARÁ CADENAS DE CONTAGIOS: ACTIVISTAS

A las afueras del Desayunador Salesiano Padre Chava, sobre la Avenida Ocampo, decenas de hombres y mujeres en situación de calle, yacen recostados a la sombra de los árboles cercanos. Otros construyen, con la ayuda de cartones, pequeñas casitas para resguardarse del calor.

La mayoría proviene de la canalización del Río Tijuana conocida como “El Bordo”. Fueron desplazados tras los operativos que la Policía Municipal ha hecho en días pasados como parte de la “limpieza” del canal que inició el gobierno de Jaime Bonilla Valdez.

Claudia Portela explica que después de las diez de la mañana, cuando finaliza el horario de desayuno, el equipo de trabajo de Padre Chava se dedica a limpiar la avenida y banquetas aledañas. Pero durante el transcurso de la mañana poco a poco van llegando personas que habitualmente viven en el área del “Bordo”.

“Con la limpieza del ‘Bordo’ vimos un incremento de personas que se quedan a dormir o empiezan a llegar una vez que terminamos de dar el desayuno, muchos de ellos no comen con nosotros, pero sí duermen cerca de nosotros”, refirió.

José María García Lara, director del albergue Juventud 2000 en la Zona Norte de Tijuana, confirmó que desde hace varias semanas han observado a personas que viven en la canalización caminando por las inmediaciones del albergue y la colonia, por lo que hay preocupación sobre el desplazamiento que se está dando.

“Es muy importante que el gobierno ponga atención y haga los programas de reinserción, los programas integrales completos para estas comunidades que quedaron atrapadas en la canalización. Son personas con quienes se debe ver la posibilidad de hacer que se recuperen, llevarse a centros de rehabilitación y también integrarlos a la vida laboral y después a la vida social. Es importante que no vuelva a pasar lo que ocurrió entre 2013 y 2015, cuando desplazaron a las personas que vivían en el canal y soltaron el problema a la misma sociedad, creando un problema más grande y que esta vez podría repetirse, pero en un escenario donde está de por medio una pandemia”, manifestó.

Por su parte, la coordinadora de Servicios Clínicos en Prevencasa, Rebeca Cázares, quien trabaja de cerca con población vulnerable, opinó que la limpieza que se está iniciando podría generar un problema de salud pública.

“Definitivamente es un factor de riesgo porque al estar concentrada la población o al nosotros tener una mejor noción de dónde se encuentra la población, se les pueden acercar más fácilmente los servicios de salud y de protección y hay menos riesgo de dispersión. Como cualquier especialista en Salud Pública lo puede confirmar, la atención tiene que ser centrada en el paciente, no en el sistema, si no se sabe dónde está la población, sí aumenta el riesgo. Ahorita estamos enfrentando no nada más COVID, también influenza”, destacó Cázares.

Isaías Bertín Sandoval, representante de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana del Gobierno Federal en Baja California, quien junto con el titular de la SS, Alonso Pérez Rico, hicieron un primer recorrido por la canalización el 21 de agosto para iniciar los trabajos de limpieza, informó que todavía no tienen una plan para trabajar en el tema.

“La misma limpieza hecha por Salomón Faz nos ha permitido tener un número de cuántas personas hay, que oscilan entre las mil 500 y 2 mil que están en el tramo que se limpió. Estamos preparando la brigada de salud junto con el doctor Pérez Rico, estaremos llevándola a finales de la próxima semana. Consistiría en dar servicios básicos de salud, porque hay mucha gente lastimada de sus brazos y sus piernas, lo primero que queremos es estabilizarnos en materia de salud”, mencionó el funcionario federal.

Pese a estar al tanto de los operativos y desplazamientos hechos por elementos de la Policía Municipal, la única forma en que están trabajando de manera coordinada es para que cuando se haga la próxima visita, les sirvan de apoyo. Justificó que el trabajo que realiza la corporación municipal es para cuidar el área del canal.

A casi tres meses del primer recorrido todavía se sigue “trabajando” en el plan a seguir con esta comunidad. El propio Bertín Sandoval aceptó que no es un trabajo de la noche a la mañana, por lo que no se comprometió a dar una fecha estimada para que quede solucionado, sin que se hagan desplazamientos como los reportados actualmente.

Hasta el miércoles 14 de octubre, la pandemia por COVID-19 acumulaba 20 mil 533 casos confirmados en BC, así como mil 611 sospechosos, 343 activos y 3 mil 678 defunciones por coronavirus. Además, hay 77 pacientes intubados entre la SS y el Instituto Mexicano del Seguro Social.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio