27.9 C
Tijuana
viernes, julio 19, 2024
Publicidad

Un compromiso

La semana pasada escribíamos que las ideas no llegaban, en especial las buenas noticias.

Quizá fue una exageración porque una cosa es la ciudadanía común y otra los grupos de gobierno. Los primeros siguen con enorme esfuerzo, muchos con desalientos, pero con la esperanza de que lo malo pasará. Y los segundos, los funcionarios públicos… un día sí y otro también actúan como verdaderos enemigos de la ciudadanía. Lastimando económicamente a miles de familias.

Por supuesto que en uno, no están todos los buenos, ni en el otro (grupo) los malos. Esto me recuerda una reunión de periodistas y escritoras, hace muchos años, en El Ágora de la Ciudad de México; a la hora de presentarnos, con gran orgullo manifesté “Soy de Tijuana” y la adorada Elenita Poniatowska comentó “¡Pobre… tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos!”. Solo acerté a comentar “los funcionarios son una cosa y otra los ciudadanos”. Se podría decir lo mismo, especialmente en estos momentos. ¿Qué demonios les cuesta a los funcionarios comprender y respetar a las personas que gobiernan?

Claro que hay muchas cosas buenas que podemos presumir. Nuestro estado cuenta con más de 1300 Organismos de la Sociedad Civil, y docenas de personas que en lo individual cumplen con un compromiso libremente contraído de generosidad, de solidaridad para con los más desposeídos. Y más aún, en los últimos meses los bajacalifornianos se han movilizado para acercar ayuda, buena, efectiva, necesaria a las personas que desde el sector salud exponen su vida para atender a los enfermos del COVID-19.

Y los grupos organizados siguen atendiendo en sus instituciones a niños sin hogar o de padres que no están capacitados, ancianos que son cuidados con esmero, con cariño y con profesionalismo. Continúan con los servicios los centros de atención a los enfermos de adicciones, a personas con discapacidad. En Tijuana hay registrados alrededor de 600 OSC que, con enormes sacrificios, solventan los gastos; algunos gracias a cuotas de recuperación, otros esperando los microscópicos apoyos de los gobiernos municipal y estatal que se afanan en arrebatárselos. Delicias de la inexistente 4T.

La Cespt haciendo cobros verdaderamente salvajes (una institución que pagaba de agua $2,000 mensuales, ahora les llega el recibo por más de 70,000), ¿y a quién recurrir? Los empleados solo se encojen de hombros y cuando mucho les ofrecen firmar un convenio. En plena pandemia, el gobierno estatal enseña los afilados dientes y amenaza con cerrar la válvula y dejar sin agua a los consumidores. Esa es la cara fea de la moneda.

Nota 1. A la SSA le quitaron el 8.6% del presupuesto y directamente dañaron al área de las vacunas. Todas están faltando. Tan solo en Oaxaca, en un año no han aplicado la BCG (que previene Hepatitis, Rotavirus y Neumococo). Es una desgracia, pero Pemex seguirá recibiendo millones. Y la gente muriéndose.

Nota 2. Lo dijo AMLO, “quiero que los eliminen todos”, refiriéndose a 44 fideicomisos. No desea que se salven ni siquiera los que operan con reglas y estructuras administrativas correctas. Nada para la ciencia, el deporte, la atención a desastres naturales, etc. Nada. Ya ordenó a sus diputados: acaben con todos.

Nota 3. El consejo le llegó directo de Irma Eréndira Sandoval, porque había mucha corrupción… en los fideicomisos.

 

Luz Elena Picos es directora de Red Social de Tijuana. 

Correo electrónico: redsocialtijuana@hotmail.com www.lagacetaredsocial.gob

Autor(a)

Luz Elena Picos
Luz Elena Picos
Luz Elena Picos Luz Elena Picos Luz Elena 16 luz@boltmedia.com.mx
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas