“Hemos tenido una caída brutal en la venta de libros”: Juan Luis Arzoz, presidente de Caniem

Fotos: Archivo
 
Cultura lunes, 8 junio, 2020 12:15 PM

Por la pandemia, la venta de libros en México cayó 58% entre marzo y mayo. “En la primera semana de enero de 2020 vendimos 386 mil unidades, y en la semana 20 (del 10 al 16 de mayo), 126 mil unidades”, informó la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana. “Creemos que más de la mitad de las librerías independientes puedan cerrar”, advierte la Asociación de Librerías de México

 La pandemia por el coronavirus, que provocó el cierre temporal de las librerías durante la contingencia, también trajo como consecuencia la caída en la venta de libros hasta en un 58% en promedio, entre el lunes 22 de marzo y el domingo 16 de mayo de 2020.

Tras la autorización del Gobierno de México a las industrias de minería, construcción y automotrices de iniciar operaciones a partir del lunes 1 de junio, Juan Luis Arzoz, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem), solicitó al gobierno de Andrés Manuel López Obrador: “Que nos dejen abrir las librerías, con las reglas y normas de sanidad que estipulen”.

Por su parte, la presidenta de la Asociación de Librerías de México, AC (ALMAC), Georgina Abud, lamentó el régimen fiscal para las librerías: “Nosotros pagamos el 16% más que una ferretería, que una tienda de abarrotes, es muy complicado”.

 

VENTA DE LIBROS SE DESPLOMA

Durante la Jornada Nacional de Sana Distancia, entre el 23 de marzo y el 30 de mayo, de acuerdo con Nielsen BookScan (que mide la venta de libros en México), la peor semana en cuanto a la venta de libros fue la número 15 (del lunes 5 al domingo 11 de abril), cayendo un 79% con relación a la misma semana de 2019.

En ocho semanas, entre el 22 de marzo y el domingo 16 de mayo, las ventas decrecieron 58% con relación a las mismas semanas del año anterior; en tanto que el decremento acumulado en las primeras 20 semanas de 2020, es del 23% con relación al mismo periodo de 2019.

“El dato más preocupante es la caída de venta de libros que hemos tenido: en la primera semana de enero de 2020 vendimos 386 mil unidades y en la semana 20 (del 10 al 16 de mayo), 126 mil unidades. Vendíamos 86 millones de pesos en la primera semana del año, ahora, en la semana 20, estamos en 28 millones. Hemos tenido una caída brutal en las ventas de libros debido al cierre de librerías durante la pandemia, porque todavía no se autoriza la apertura”, expresó a ZETA el ingeniero Juan Luis Arzoz Arbide, presidente de la Caniem.

“De hecho, en los primeros dos meses del año traíamos un crecimiento del 4% de venta en unidades y 2% en valores, lo cual era razonable, había cierta tendencia al alza, pero llegó la pandemia y nos pegó por todos lados”.

¿Cuál es la petición más urgente al gobierno de Andrés Manuel López Obrador?, cuestionó ZETA.

“Que nos dejen abrir las librerías, con las reglas y normas de sanidad que estipulen. En la caja registradora de las librerías arranca todo el flujo de la industria del sector editorial”.

Arzoz insistió que en otros países las librerías son esenciales:

“En Alemania y Francia lo primero que arrancó (tras la pandemia) fueron las librerías. El estímulo a la cultura en esos países es impresionante, la lectura es un acompañamiento importantísimo para la gente que está en su casa”, y urgió al gobierno de la llamada Cuarta Transformación a reconsiderar la autorización de abrir las librerías cuanto antes:

“La expectativa es que las librerías abrieran a más tardar a mediados de junio, insisto, con las reglas de sanidad, que no haya gente en la caja, dependido el área de la librería, el número de personas que pueden estar adentro. El chiste es que empiece a haber cierta circulación, no va a levantar 100% la venta, pero sí un 50%, la gente está ávida de comprar libros. Como están abiertas las tiendas, los supermercados, pues también podrían abrir las librerías”.

El titular de la Caniem concluyó: “La pandemia es como una pesadilla, pero vamos a salir fortalecidos de todo esto”.

 

LA PEOR CRISIS DE LAS LIBRERÍAS INDEPENDIENTES

La presidenta de la Asociación de Librerías de México, Asociación Civil (ALMAC), Georgina Abud, también compartió con este Semanario su análisis sobre la crisis en las librerías tras el paso del consabido coronavirus.

“La verdad es que antes de la pandemia la situación de las librerías era muy delicada: tenemos un régimen fiscal adverso, tenemos muchos competidores para llenar los momentos de ocio de las personas, no ha sido fácil; y después viene la pandemia y complica aún más todo”.

Y compartió las primeras estadísticas en cuanto a la caída de la venta de libros entre marzo y mayo del año en curso, con relación al mismo lapso, pero de 2019: “Ha habido bajas de ventas hasta de un 80%, es muy crítica la situación”.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, en México hay 2 mil 659 librerías (entre matrices y sucursales); hasta la primera semana de junio no existe un registro de cuántas cerrarán por la pandemia, ya que la restricción sanitaria continúa. No obstante, la ALMAC hizo un primer cálculo preliminar.

“En una encuesta muy somera que hicimos, calculamos que las grandes cadenas cerrarán 30% de sus puntos de venta, no van a volver a abrir. Y de las 280 librerías independientes en México, creemos que más de la mitad de las librerías independientes puedan cerrar, calculamos que el 60 o 70% puedan cerrar; hasta el 70% de las librerías independientes que están ahorita en una situación muy complicada, que, si no conseguimos un apoyo para seguir operando, pues sí van a tener que cerrar”.

¿Cuáles son las peticiones al gobierno que encabeza Andrés Manuel López Obrador respecto a las librerías?

“Lo primero es abrir las librerías lo antes posible; dos, la tasa cero, el cambio de régimen fiscal, porque pagamos el 16% más que una ferretería, que una tienda de abarrotes, es muy complicado. Las farmacias pueden compensar con el IVA (Impuesto al Valor Agregado) que pagan con el ISR (Impuesto Sobre la Renta) y las carnicerías, es decir, todos los comercios cuyo producto principal es un producto exento, tienen la oportunidad de compensar el impuesto. Eso no pasa con las librerías; las librerías están en un régimen fiscal que no les permite ninguna modificación, la renta nos cuesta 16% más, todos los servicios, pues no tenemos oportunidad de compensar ese IVA”.

Para finalizar, Abud externó la tercera petición de la ALMAC hacia la administración federal:

“Que se respete a la librería como canal de distribución, todas las compras que se hagan de gobierno, como libros de texto, que se respeten las librerías, porque muchas veces se hacen compras directas a las editoriales o a través de ferias, eso nos trae problemas muy serios porque no nada más vendemos libros, somos pequeños centros culturales que tenemos actividades y ofertas muy interesantes para el público, como firmas y presentaciones de libros”.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio