Primer brote por COVID-19 en asilo de Mexicali dejó cinco muertos


 
Destacados viernes, 15 mayo, 2020 04:00 PM

En el asilo “Doctor Carlos Canseco”, ubicado en el Ejido Janitzio en el municipio de Mexicali, se registró el primer brote por COVID-19, matando a cinco personas de la tercera edad. Actualmente hay 23 personas como sospechosas de posible contagio. Quienes no presenten síntomas no tendrán posibilidad de que se les haga la prueba

 

 

 

No existe ninguna autoridad en Baja California que asuma la responsabilidad de vigilar la integridad de los adultos de la tercera edad que viven dentro de asilos, pese a la contingencia sanitaria generada por la COVID-19, que ha dejado más de dos mil 700 pacientes infectados en la entidad, y donde personas mayores a los 65 años representan uno de los grupos más vulnerables.

Entrevistada sobre el tema, la directora del DIF estatal en Baja California, Blanca Fabela Dávalos, compartió que una de las funciones de la paraestatal es verificar que los adultos mayores vivan en buenas condiciones, mas no la vigilancia de los asilos.

“Los ayuntamientos están obligados a vigilar los albergues. Nosotros no hemos desatendido el tema; hemos apoyado con la supervisión, con la alimentación, les hemos estado proporcionado despensas desde antes de la contingencia. En el área de asistencia privada de DIF hemos asistido con regularidad a hacer visitas de inspección para ver que se encuentren en buenas condiciones”, aseguró Fabela Dávalos; además, dijo que hicieron la recomendación para que no ingresen personas a los asilos y se eviten contagios.

Explicó que en el caso del tema sanitario en asilos o albergues le corresponde directamente a la Secretaría de Salud, mientras que al Ayuntamiento le toca vigilar que estos espacios sean seguros para los adultos que ahí viven; así lo indica el artículo 20 de la Ley de los Derechos, Protección e Integración de las Personas Adultas en el Estado de Baja California.

En la sección VII del citado artículo se especifica que es deber del Ayuntamiento “realizar visitas de inspección y vigilancia a casas hogar, albergues, residencias, centros de estancia, o cualquier otro centro de atención de personas adultas mayores, para verificar las condiciones de funcionamiento, capacitación de su personal, modelo de atención y las condiciones de la calidad de vida”.

Sin embargo, al buscar entrevista con la Secretaría del Bienestar en Tijuana -uno de los municipios más golpeado por la pandemia y con mayor número de asilos- se negaron el encuentro periodístico, argumentando que esas acciones eran competencia del gobierno estatal; lo mismo ocurrió al contactar a personal de Desarrollo Social Municipal (DESOM).

Por parte del DIF municipal en Tijuana, se informó que los asilos no son su competencia, sólo dan apoyo de ser solicitado. Después de la contingencia, se cerró la Casa del Abuelo, donde se atendían diariamente a cerca de 40 personas, así como los 80 clubes de la alegría, en los cuales se daba atención a cerca de tres mil 500 personas mayores.

Mueren cinco adultos mayores en el abandono de sus familias

Durante la entrevista hecha el martes 12 de mayo a la directora del DIF estatal, indicó que en Baja California todavía no se habían dado casos de contagio en asilos, pero esa misma tarde se dio a conocer que en el asilo “Doctor Carlos Canseco” en el Ejido Janitzio del municipio de Mexicali, desde el 7 de mayo se trasladó a cinco adultos mayores al Hospital General, quienes fallecieron producto de complicaciones relacionadas con COVID-19.

Ante este suceso, la directora del DIF municipal de Mexicali, María Elena Araiza, dijo que hasta el martes habían muerto cinco adultos mayores entre 70 y 90 años, todos del sexo masculino. El primer deceso -aparentemente por neumonía- se dio el 5 de mayo dentro del asilo y los siguientes a partir del sábado 9 del mismo mes en el Hospital General de Mexicali, a donde fueron trasladados.

“A uno de ellos no se le alcanzó a hacer la prueba de COVID-19, pero a otros tres de los hospitalizados sí, y dieron positivo; entonces inmediatamente el sábado 9 de mayo fueron de la Jurisdicción al asilo y tomaron muestras de los demás abuelitos que presentaban síntomas, y de los empleados que estaban presentes, y estamos esperando resultados”, informó la titular del DIF en Mexicali.

La sospecha es que algún empleado asintomático haya contagiado a alguno de los adultos, porque son los únicos que entran y salen del asilo que depende del DIF municipal; pero reiteró que siempre se tomaron medidas preventivas, como el uso de cubrebocas, careta y overoles, y la revisión se hizo diariamente, apoyados por médicos que son parte de la Jurisdicción Sanitaria.

Al buscar una opinión de los empleados en el asilo, uno de ellos, quien prefirió guardar el anonimato, declaró que solo les daban cubrebocas y había un filtro sanitario desde hace un mes, pero hubo ocasiones en que los cubre bocas se les terminaban. Fue hasta después del brote cuando se les brindaron más insumos para su protección.

El asilo cuenta con 60 adultos, 23 están como casos sospechosos y fueron aislados para evitar un mayor número de infecciones en lo que reciben el resultado; cabe mencionar que no hay información de la familia de estos adultos mayores, quienes fueron rescatados del abandono. Según el empleado entrevistado, hay personal que está incapacitado por presentar síntomas relacionados al COVID-19.

El secretario de Salud, Alonso Pérez Rico, refirió que es esperado que se dé un brote al estar en medio de una pandemia, por lo que están trabajando para cortar la cadena de transmisión. Al ser consultado por el número de contagios, contrastaron sus datos, porque manifestó que solo tenían un paciente positivo y cuatro sospechosos que ya fueron muestreados.

“Tener brotes en el contexto de una pandemia es esperada, lo que se requiere o lo que se ocupa es romper las cadenas de transmisión. Hay cuatro sospechosos que ya los muestreamos, al resto estamos esperando que presenten sintomatología; de otra forma, no es correcto muestrear a todos cuando no está definida la cadena de transmisión… La Secretaría de Salud ha verificado y capacitado a los demás asilos, nos preocuparon desde enero”, refirió.

En Baja California se tiene registro de 37 asilos de ancianos en el padrón de la Secretaría de Integración y Bienestar Social del Estado, con una población de mil 200 personas; de los asilos, cinco están en Mexicali, 20 en Tijuana, cuatro en Tecate, seis en Ensenada y uno en Rosarito y San Quintín.

Comentarios

comentarios

Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio