Más de 100 menores han escapado de albergues de DIF en Tijuana

Foto: Jorge Dueñes
 
Ezenario lunes, 21 octubre, 2019 01:00 PM

En la ciudad de Tijuana se han reportado ante la PGJE 123 casos de fugas en albergues por parte de DIF, información que no concuerda con la proporcionada por la paraestatal, donde indican que entre 2018 y 2019 solo habían tenido 22 casos

123 menores se fugaron durante 2019 de albergues DIF y casas hogares en Tijuana, según datos proporcionados por la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE); se desconoce cuántos han sido localizados. Además se cree que pueda existir una cifra negra, ya que algunas casas hogar no reportan las desapariciones.

Este cúmulo de escapes han dejado al descubierto la débil seguridad que hay dentro de los albergues del Sistema para el Desarrollo Integral para la Familia (DIF), principalmente en Tijuana y Mexicali, ciudades donde se han instalado estos refugios -los cuales en la actualidad se encuentran sobrepoblados-, sin dejar de lado las casas hogares donde la mayor parte de su población son menores que fueron canalizados por el mismo DIF.

El coordinador de la Subprocuraduría de Investigaciones Especiales, Miguel Ángel Guerrero Castro, explicó que diariamente reciben entre dos y tres reportes por parte del área jurídica de DIF con respecto a niños y adolescentes que huyeron de estos centros.

“Es una situación muy recurrente, porque los menores se escapan seguido de los albergues, ya sea que son parte de DIF, ya sea que están afiliados o que tiene presupuesto por parte de DIF estatal. Normalmente DIF nos viene a reportar casos (de fuga) casi diario; de dos a tres asuntos por escapatorias de los albergues”, declaró Guerrero Castro.

El seguimiento del paradero de estos menores no ha quedado en manos de nadie. Ni los padres de familia ni tampoco el personal de DIF dan seguimiento a la investigación correspondiente cuando un menor se fuga, por lo que la procuraduría considera, en esos casos, que muy probablemente el infante pudiera ya encontrarse con sus familiares.

Foto: Cortesía.- Mónica Guadalupe Valdez Sias continúa desaparecida desde su fuga en marzo del albergue DIF en Tijuana.

Los casos

Una de las primeras fugas en albergues DIF, que se dio este año en Tijuana, fue la de Joana Michel Rodríguez Lara, de 16 años, y Mónica Guadalupe Valdez Sias, de 15 años, quienes escaparon el 10 de marzo del albergue ubicado en la Tercera Etapa del Río Tijuana, después de un motín por parte de algunos jóvenes donde cuatro adolescentes lograron escapar, siendo solo ellas dos las que no fueron localizadas en el momento.

Información obtenida por parte de la PGJE, reveló que hasta el momento solo Valdez Sias no ha sido localizada; sus padres y demás familiares radican en el estado de Sinaloa y no ha sido posible confirmar si viajó hacia ellos. Hasta la fecha, ni DIF ni los familiares de la quinceañera han solicitado la baja del reporte.

En el caso de Rodríguez Lara, fue su mamá quien informó que desde el 15 de abril la joven había regresado a su casa, pero que no tardó en acudir con las autoridades por miedo a que le volvieran a quitar a su hija.

Pero este no ha sido el único caso. A mediados de julio, en el refugio de Mexicali, José Manuel Mendoza Calderón, Miguel Ángel García Arellano y José Miguel García Martínez, de 12, 13 y 15 años de edad, huyeron por maltrato físico y psicológico (según lo relatado por familiares): sin embargo, la pesquisa no se lanzó sino hasta casi dos meses después.

Ariana Elizabeth Calderón, tía de José Manuel Mendoza Calderón, relató a ZETA que su sobrino fue recogido a finales de diciembre del 2018 por DIF después de una riña en donde se vio involucrado, y fue el 23 de julio del 2019 cuando -junto a los otros menores- decidió escaparse.

En un principio, las autoridades del albergue le informaron a la madre del niño que no estaban permitiendo las visitas a causa del fuerte calor, por lo que retrasó su visita para la primera semana de agosto, fecha en que le informaron que su hijo se había escapado desde el mes anterior.

Fue entonces que la familia comenzó a movilizarse para dar con el paradero del menor; a pesar que en DIF le habían dicho que ya existía una Alerta Amber, agentes de la Policía Municipal les indicaron que no existía ningún reporte por desaparición.

Ante esto, solicitaron apoyo a distintos medios de comunicación para presionar a las autoridades, por lo que a partir del sábado 14 de septiembre -casi dos meses después- fue publicada la alerta. Los tres menores fueron localizados; la hermana de uno de ellos informó que los tres estaban resguardados en su casa después del escape porque no querían volver al albergue por el maltrato que recibían.

La confirmación de la denuncia tardía fue hecha por el coordinador Guerrero Castro, quien informó que DIF denunció muy tarde el escape de los tres adolescentes. Asimismo, explicó que esto se debe a que en el caso de las casas hogares, en donde los niños y adolescentes salen a la escuela, en ocasiones es más fácil que ya no vuelvan, y los encargados de estas casas tarden en dar vista a las autoridades del DIF.

El último caso de fuga se dio este martes 8 de octubre, siendo Héctor Soria Rodríguez y Alexis Geovani Ruiz Estrada, ambos de 14 años de edad, los dos adolescentes que escaparon de otro albergue en la capital del Estado.

 

La postura de DIF

María del Carmen Sánchez Arias, coordinadora de la Procuraduría para la Defensa de los Menores y la Familia, manifestó que cuando tienen conocimiento de un escape se realiza la denuncia de forma inmediata; pero también destacó que la mayoría de los menores escapan porque ya no quieren estar dentro de esos refugios.

“En cuanto nos reporta la escapatoria, el personal de la subprocuraduría -que por lo regular es el abogado encargado del caso del niño, niña o adolescente- acude de manera inmediata a la Procuraduría de Justicia, independientemente de la hora y el día”, refirió la coordinadora.

Contrario a los 123 casos que reporta la PGJE, el área de comunicación de DIF compartió que entre 2018 y 2019 solo han reportado 22 escapes del albergue en Tijuana.

“La realidad es esta: los padres se olvidan de sus hijos, y los jóvenes o los niños, al no tener información de su familia, [ellos] ya no quieren estar ahí (en el albergue); otro, es que sencillamente tienen problemas de conducta. Hay niños que no quieren estar ahí porque no quieren obedecer las reglas de la casa hogar, no quieren ir a la escuela; motivos hay miles cuando hay problemas de conducta”, enfatizó Sánchez Arias.

Por parte de la presidenta del DIF en Baja California, Brenda Ruacho de Vega, refirió: “Yo aquí lo único que tengo son niñeras, y prisión no es; entonces si el menor se pone agresivo, no tenemos más que llamar a las autoridades para avisar y que nos vengan a ayudar. La norma, ni a las casas hogar ni a los albergues no nos marca que debemos tener una policía o electrificadas las instalaciones. Porque no es una prisión”.

Además, aceptó que existe una sobrepoblación dentro de estos albergues, por lo que se busca reintegrar a los menores a la sociedad, o bien, reubicarlos en alguna casa hogar.

La sobrepoblación que se vive en el caso de Tijuana, es por el aumento de población y, por ende, de menores que deben ser retirados de su hogar por algún caso de violencia o un mal cuidado. El espacio dentro del albergue ya dejó de ser suficiente.

Aunque mencionó que buscar un segundo albergue no fue un tema olvidado por el actual gobierno, solo se logró ampliar el ubicado en Mexicali. La capacidad del albergue de Tijuana -que es para 200 menores- en el último mes tenía una sobrepoblación de 60 menores de edad, indicó.

Comentarios

comentarios

Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio