El lenguaje del horizonte de Rubén García Benavides

Fotos: Ramón T. Blanco Villalón
 
Cultura lunes, 5 agosto, 2019 12:00 PM

En la Sala 3 de El Cubo del CECUT, el artista plástico propone 40 obras de mediano y pequeño formato donde el horizonte es su lenguaje pictórico. “El horizonte para mí es una estética horizontal con un gran conocimiento de lo que es el lenguaje del arte, el lenguaje retiniano, el lenguaje de la vista en el arte”, expresó a ZETA el creador

 

Una parte de la serie “Horizontes” del artista plástico Rubén García Benavides ahora puede apreciarse en la Sala 3 de El Cubo del Centro Cultural Tijuana (CECUT), donde exhibe 40 obras de mediano y pequeño formato, esencialmente fotografía digital impresa e intervenida con acrílico sobre canvas de vinil o sobre madera.

El artista recordó en entrevista con ZETA que desde hacía poco más de 30 años no exhibía en el CECUT, de hecho la última vez que expuso en el organismo federal, Rodolfo Pataky fungía como director  (junio de 1983-abril de 1989).

“Había expuesto en el CECUT, pero en la época del ingeniero Pataky”, expresó García Benavides.

“En 2018 solicité un espacio en El Cubo a Pedro Ochoa, él dio la orden para que me atendieran y se programara, entonces, esta exposición ya estaba programada desde la gestión de Pedro Ochoa”, refirió el artista a este Semanario.

“El Cubo es un proyecto federal al que llegan muchas exposiciones de la Ciudad de México, entonces El Cubo tiene otra dimensión, era muy importante para mí exponer ahí”, complementó.

 

DE JALISCO A MEXICALI

Hijo de Luciano García y María Benavides, Rubén García Benavides nació el 8 de marzo de 1937, en la hacienda El Vallado, municipio de Cuquío, Jalisco.

“Desde mi adolescencia yo tenía deseos de estudiar arte, pero éramos una familia de recursos muy escasos en Jalisco; había una escuela de artes en Guadalajara pero no podía estudiar porque yo no tenía recursos en esa época”, evocó, además de confesar que cuando tenía 19 años de edad, en 1956, llegó a Mexicali, por invitación de su tío Simón García, quien trabajaba en el Valle Imperial, para estudiar en la entonces Escuela de Artes Plásticas José Clemente Orozco del Instituto de Ciencias y Artes del Estado de Baja California que fundó el maestro normalista Fernando Robledo Dávila y el artista plástico Jesús Álvarez Amaya del centro del país.

“A Mexicali llegué en 1956. Mi papá y mis tíos hicieron sus vidas entre Jalisco y el Valle Imperial. Uno de estos tíos, Simón García, me dijo: ‘Sé que te gusta la pintura. En Mexicali se acaba de abrir una escuela de artes plásticas, si quieres yo te sostengo por un tiempo tus estudios, unos tres o cuatro años, hasta que termines; ¡así caí a Mexicali! En 1956 entré a la Escuela de Artes Plásticas José Clemente Orozco que estaba integrada al Instituto de Ciencias y Artes del Estado”.

Y agregó:

“En la Escuela de Artes había un grupo como de 30 estudiantes practicando el dibujo, la pintura, generalmente no teníamos una escuela formal, era un maestro que había fundado esa escuela, Fernando Robledo Dávila, que no tenía él ni siquiera la patente de artista plástico ni de pintor, pero pintaba un poco. Al cuarto año, en 1960, tres estudiantes egresados hicimos una exposición a petición del maestro Fernando Robledo y con esa exposición nos graduábamos, entre comillas, porque en realidad no había un programa de graduación”, rememoró, y advirtió que en los siguientes años aprendió todo sobre el arte de manera autodidacta.

Lo demás es historia para fortuna de Baja California, ya que desde 1956, durante seis décadas, Rubén García Benavides se ha dedicado a crear su obra, siendo actualmente uno de los pilares de la plástica bajacaliforniana, cuya obra ha sido expuesta en diversos recintos de México y Estados Unidos.

 

EL LENGUAJE DEL HORIZONTE

Entrar a la Sala 3 de El Cubo del CECUT para apreciar “Horizontes”, es encontrarse con un lenguaje plástico con el horizonte como protagonista. Destacan obras como “Oscuro y contraluz” (2015), “Espacio entre luces” (2015), cuya técnica es fotografía digital impresa e intervenida con acrílico sobre canvas de vinil; incluso otras son acrílico sobre madera como “Horizonte rojo, nubes plata” (2016) y “Duna, luz y tierra fértil” (2016).

El maestro García Benavides contó a ZETA el origen de la línea horizontal en su obra, que viene esencialmente desde su serie “Marianas”, de finales del Siglo XX:

“La serie ‘Horizontes’ empezó porque a principios del 2000 ya había yo hecho una serie ‘Marianas’ y me di cuenta que hacía 15 o 20 años que lo principal de las ‘Marianas’ era que tenían un complemento horizontal, un complemento del desierto. Entonces me di cuenta que los críticos de México, Raquel Tibol sobre todo, hablaron mucho muy bien de mi obra al entender cómo estas ‘Marianas’ se conjugaban con el horizonte y los desiertos del norte, los espacios del norte que los ponía yo al fondo de las ‘Marianas’. En 2008, por esa época, decidí dedicarme a trabajar con los puros horizontes como diseño fundamental o como forma fundamental de mi obra”.

En torno a su propuesta estética traducida en un lenguaje del horizonte, manifestó:

“El lenguaje del horizonte tiene muchas implicaciones: El horizonte y los grandes valles con desiertos al fondo son elementos geográficos muy planos, muy bellos, yo vivo en ellos, yo vivo en Mexicali pero visito mucho el Valle Imperial, el Valle de San Joaquín, donde veo una intensidad de horizontes bellísimos en la profundidad.

“Entonces, esos horizontes los utilizo como elementos visuales para hacer mi obra con elementos horizontales, pero además sé que el horizonte trabajado rítmicamente, con secuencias, con diseños horizontales reiterativos forman un ritmo y una estética; ese ritmo y esa estética yo la utilizo con conocimiento de lo que debe ser el arte: el horizonte para mí es una estética horizontal con un gran conocimiento de lo que es el lenguaje del arte, el lenguaje retiniano, el lenguaje de la vista en el arte”, concluyó García Benavides.

“Horizontes” está abierta al público en general en la Sala 3 de El Cubo de martes a domingo, en horario de 10:00 am a 6:00 pm; los domingos la entrada a El Cubo es libre.

Comentarios

comentarios

Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio