La mafia de los sobrerruedas


 
Cartaz lunes, 11 marzo, 2019 12:00 PM

A la par de la mafia del transporte público, tenemos a la mafia de los mercados sobrerruedas; no encuentro mucha diferencia entre una y la otra, ambas se adueñaron de las calles.

Este grupo de poder intocable tiene cansados a los tijuanenses que sufren por su deficiente movilidad de tránsito de la ciudad, ocasionada como ya lo dije por el desorden del transporte público y la invasión de las calles y avenidas de estos influyentes comerciantes.

Vecinos de la colonia La Joya, en subdelegación La Gloria, han sufrido las peripecias que causa un mercado sobrerruedas de la asociación Frente Único Lupillo Vázquez Iglesias, que se instala los domingos sobre la avenida Félix Parra y Diego Rivera de la colonia Libertad Parte Alta, y los lunes en la calle 12, 13, 14 y 15, y avenidas Aquiles Serdán, Pino Suárez y Manuel Oviedo, de la colonia Libertad Parte Baja. Toda la colonia ocupada por un mercado sobrerruedas.

A partir de escritos de quejas hemos urgido al jefe de Reglamentos y a Usted, señor Alcalde para que intervenga y frene el crecimiento de puestos del mercado sobrerruedas, que por cierto ya son intocables y hasta se hablan de tú con inspectores de reglamentos. Qué decir de la Comisión Estatal de Derechos Humanos en donde se han interpuesto varias quejas al respecto pero no intervienen, no quieren intervenir, todo lo finalizan como una “orientación ciudadana”. Pero no se tratara de defender delincuentes o atraer los reflectores en defensa de asuntos de dominio público que sean noticia porque entonces sí, atienden muy prestos.

La improvisación y expansión de este mercado crea problemas de salud e higiene, circulación en el transporte, de estacionamientos; por ejemplo: está el caos vial provocado por la obstrucción de los accesos a la secundaria federal número 2 Leyes de Reforma, donde se ocasiona un verdadero caos vial en horario de entrada matutina, y la salida al medio día, sin presencia de agentes de tránsito municipal o motorizados. Las quejas también refieren la afectación de los menores en sus actividades escolares debido al ruido ocasionado durante el horario escolar. Además de los problemas de la recolección de basura, ya no se diga el bloqueo del acceso a nuestras viviendas, ya ni siquiera podemos dejar el carro en la calle porque los amos y señores a cargo de Brayan Vázquez, líder del mercado sobrerruedas, se sienten dueños de la vía pública, con la complacencia de los inspectores sindicalizados adscritos a reglamentos municipales.

¿Qué tiene que suceder para que los quiten? Son intocables. Además la presencia de “diablitos” en estos tianguis provoca riesgos en las instalaciones eléctricas de los puestos, puestos piratas. Es una tarea semanal estar limpiando la suciedad, producto de necesidades fisiológicas de los comerciantes, que por años no han podido rentar sus propios sanitarios portátiles.

Los comerciantes son nobles, pero son los dirigentes los que los manipulan y propician la desviación de los objetivos de este tipo de mercadeo, generando impunidad. Esquilman a vendedores con cuotas arbitrarias, desproporcionadas que concentrar beneficios en los dirigentes creando impotencia y desconfianza en las autoridades que poco o nada hacen al respecto, ya que sin importarles los problemas que se generan en las calles de las colonias en las que operan, permiten que cada vez sea mayor el número de puestos, y por ende las ganancias obtenidas.

Los mercados sobrerruedas, en la práctica, ya no existen, ahora están convertidos en tianguis sobre los que no hay un control efectivo por parte de las autoridades, por la incursión de comerciantes que sin permiso alguno se instalan en los alrededores. Los tianguis que operan en colonias y fraccionamientos en días diferentes, representan un problema, ya que generan toneladas de basura por semana, lo que nos cuesta a los tijuanenses su recolección y traslado al relleno sanitario, uso de equipo humano, vehículos, etc.

Los vecinos no están de acuerdo con el hecho de que se instalen estos negocios de fritangas, chicharrones, plantas, música, muebles, ropa usada, herramientas, películas piratas, tilicheros, frutas, frente a sus casas, y mucho menos, que utilicen sus bardas, que invadan sus banquetas y que dejen malos olores a riñón.

Si seguimos a este ritmo la ciudad será un enorme mercado sobrerruedas de 7 días a la semana, con una carpa colgada de su cerco todos los días. Qué sucede con los ciudadanos que construimos una vivienda, que pagamos el pavimento, la banqueta, la barda y la reja donde cuelgan sus mercancías operando sin pagar el concreto, el predial, el alumbrado, la limpieza de las calles.

Los ciudadanos estamos hartos de mercados que llegan tres días a la semana. Los vecinos de la colonia Libertad exigimos su intervención.

 

Atentamente,

Silvia Patricia Valdovino González

Tijuana, B.C.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio