Sinaloa cae en operativos

Casa de seguridad en Colina Plus de San José del Cabo, había 4 sicarios, 11 armas largas y múltiples uniformes policiales
 
Edición Impresa martes, 19 febrero, 2019 01:00 PM

Con el aseguramiento reciente de armamento, drogas y vehículos ilegales, se investigan vínculos con hechos constitutivos de delitos. De ahí se logró ubicar y, por lo pronto, desmantelar una célula de este cártel en las primeras semanas de 2019

Justo después del mediodía del martes 12 de febrero, agentes de la Secretaría de Marina, con apoyo de la Policía Federal, protagonizaron una persecución a alta velocidad luego que agentes marcaron el alto a un automóvil sospechoso, pero éste emprendió huida.

Al cabo de unos minutos, la persecución terminó en las calles Jaime Bravo y Miguel Hidalgo y Costilla de la colonia Lienzo Charro en La Paz.

Según fuentes militares, en el automóvil viajaba una pareja joven que, a ver a los militares, huyeron despavoridos.

Las personas accidentadas fueron identificadas como Adrián Geraldo García, de 25 años de edad, originario de La Paz y de ocupación promotor de Telcel; y Silvia Guadalupe Castillo Sánchez, de 20 años, oriunda de La Paz y sin oficio actual, quienes quedaron atrapados en el auto y fueron  atendidos en el lugar mientras llegaba el Cuerpo de Bomberos de La Paz.

Posteriormente se les trasladó en código rojo al hospital, donde se montó un fuerte dispositivo de seguridad para su resguardo.

En el lugar de hechos, fuentes militares confirmaron que los ocupantes del automóvil portaban estupefacientes, por lo que establecieron la droga como el motivo de la huida.

“Ese vehículo ha sido denunciado en múltiples ocasiones como un posible distribuidor de droga, vecinos han revelado que es constante su presencia y se le ha visto en éste y otros vehículos, al contar con la información el operativo interinstitucional le marcó el alto para saber si era la unidad, pero al inspeccionar se determinó que traían drogas”, expresó la fuente militar.

La Policía Federal  tiene “instrucciones para regresar la tranquilidad”, para ello mantendrán constantes operativos, dando prioridad a denuncias anónimas de delitos de alto impacto sin temor a represalias. Por lo menos los últimos cinco operativos comandados por la Secretaría de Marina apuntan a la desarticulación de grupos sinaloenses con operaciones en La Paz y Los Cabos.

“Se estableció que delincuentes habían tramado diversas operaciones para incrementar su presencia en Baja California Sur, incluso se hablaba del regreso de los hechos violentos en la entidad, ante ello se tiene respuesta y es frontal”, informó uno de los miembros de la Mesa de Seguridad en el Estado.

La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) confirmó a ZETA que encauzará sus esfuerzos para atender la violencia ya ejercida, dado a que es una dependencia persecutoria de delitos.

A los recursos de investigación e inteligencia se suma la coordinación con fuerzas militares para llevar a cabo investigaciones y vincularlas a hechos que podrían disminuir eventos de riesgo para la población.

Al momento, el cártel que está siendo desmantelado es el de Sinaloa, “con el aseguramiento de armamento, drogas, vehículos ilegales, con ello se investiga los vínculos con hechos constitutivos de delitos y de ahí se comparan investigaciones con sucesos, todo está hilado de alguna manera; sin embargo, requerimos de más apoyo, por eso con las investigaciones empujamos a más instituciones a participar en la seguridad”.

Además de este esfuerzo, resalta la llegada de mil 500 elementos de seguridad a Baja California Sur como parte de la estrategia de la Guardia Nacional, “son elementos limpios con instrucciones de romper toda clase de corrupción que pudiera reflejar debilidad de las instituciones, por lo que se ha dispuesto trabajar de manera coordinada y limpiar las calles”.

 

CAE CÉLULA DE SINALOA

“Las labores de inteligencia llevaron a los agentes hasta un domicilio de dos plantas, portones y puerta de hierro, con poca visibilidad hacia dentro, justo cuando se aproxima el operativo, un hombre armado con un fusil empieza a apuntar y alerta al resto, (entonces) se desató el enfrentamiento, asegurando a cuatro miembros de una célula delictiva al servicio de Sinaloa”, dio a conocer el representante de la Mesa de Seguridad Pública en Baja California Sur.

El Cártel de Sinaloa está en la mira de las instituciones de seguridad, al menos los últimos golpes han sido para debilitar sus operaciones en BCS

Desde la tarde hasta la noche del martes 12 de febrero, se anunció la desarticulación de un grupo armado que se alojaba en una casa de seguridad en Colina Plus, en San José del Cabo, municipio de Los Cabos.

Daniel de la Rosa Anaya, titular de la PGJE, confirmó el enfrentamiento:

“Sobre las calles Paredes esquina con De Las Limas, a una distancia aproximada de 30 metros tuvieron a la vista una persona del sexo masculino portando un arma de fuego tipo fusil de color negro, quien al observar las unidades policiales con códigos luminosos encendidos, de manera repentina apuntó con su arma de fuego hacia los elementos, al momento que con gritos y palabras altisonantes alerta a quienes estaban dentro de la vivienda sobre la presencia policial, y fue desde el segundo piso que realizan disparos de arma de fuego hacia la patrulla, lograrlo impactarla en varias ocasiones”.

En el operativo se detuvo a cuatro personas, además de asegurar un poderoso arsenal.

“Lograron el aseguramiento de Guillermo ‘N’, alias ‘El Memo’, de 29 años, originario del Estado de Sinaloa; Ervey ‘N’ alias ‘El Güero’, de 21 años, originario del Estado de Sinaloa; Diego ‘N’ alias ‘El Diego’, de 26 años, originario de la Capital; Jesús ‘N’ alias ‘El Teto’, de 28 años y originario del Estado de Sinaloa”, reveló el procurador.

Además, se incautaron:

* Once armas largas tipo fusil calibre 7.62×39 milímetros, AK-47 o “cuerno de chivo”.

* 36 Cargadores abastecidos calibre 7.62×39 mm

* Cientos de cartuchos útiles calibre 7.62x39mm

* Ocho chalecos tácticos de color negro

* Uniformes policiales con insignias de diversas corporaciones

* Camioneta Pathfinder blanca.

Los cuatro detenidos fueron puestos a disposición del Ministerio Público, el cual determinará su situación jurídica. De entrada,  podrían estar implicados en varios sucesos ocurridos en Los Cabos y posiblemente en La Paz.

“Están sujetos no sólo a la carpeta de investigación que se inició con motivo de estos hechos, sino a otras investigaciones de hechos recientes, incluso del año pasado, por eso comentábamos que esta detención se logra por tareas de particularmente de investigación de esos hechos, pero eso se lo estaremos informando ya que estén vinculados”, reiteró Daniel de la Rosa.

 

FRUSTRAN ATAQUE ARMADO

Aunque la mayor parte de los ciudadanos consideraron que simplemente se trató de una persecución y enfrentamiento entre sicarios y elementos de la Agencia Especial de Investigación Criminal -antes Policía Ministerial-, lo cierto es que el operativo tuvo un por qué:

“Los individuos estaban más que armados, preparados para algo, como si estarían dispuestos a una guerra, qué hacen dos sujetos con rifles automáticos, cientos de cartuchos, granadas utilizadas en motines y para rematar dos silenciadores; parece que tuvimos un encuentro muy importante con fuerzas especiales de la delincuencia organizada, presuntamente para operar golpes fuerte”.

Agentes Estatales de Investigación Criminal acudieron fuertemente armados para desarticular una célula del CDS con operaciones en La Paz y Los Cabos

Aproximadamente a las 7:30 pm del jueves 7 de febrero, se tuvo conocimiento de una persecución en curso en las inmediaciones del fraccionamiento Camino Real en La Paz, adonde llegaron fuerzas de seguridad municipal, estatal y federal.

La persecución culminó en una brecha contigua y, vía llamadas al C4, se supo de múltiples detonaciones de arma de fuego reportadas por vecinos; sospechosos abrieron fuego en contra de elementos de Operativos Especiales de la Agencia Especial de Investigación Criminal.

Al repeler la agresión, los agentes abrieron fuego e iniciaron la persecución, apenas 500 metros en brecha, el automóvil recibió disparos que provocaron una avería que los llevó a estrellarse en el costado derecho de una de las torres de alta tensión. El auto Chevrolet Aveo de color gris quedó trabado entre la montaña de tierra y basura.

“Los dos individuos accionan sus armas de nueva cuenta para ahuyentar a los agentes y ganar tiempo, lógico que los agentes del Estado guardan distancia y fijan un perímetro, a la vez llega personal de la Secretaría de Marina, mismos que auxilian a los elementos, al no verlos con lesiones visibles, emprenden la búsqueda. Aproximadamente a unos 30 metros por donde salen huyendo los agresores, hay una cerca de alambre de púas, quizá por donde brincaron y huyeron hacia el monte; hay que aclarar que esto se trató de frustrar un ataque contra ciudadanos o a las mismas instituciones de seguridad”, se reveló a ZETA.

En el vehículo, agentes de investigación aseguraron:

 

 

* Nueve cargadores de 40 tiros calibre 7.62×39

* Un armazón de cargador de 39 tiros, calibre 7.62

* Un cargador de 60 tiros calibre 7.62×39

* Dos cargadores de 30 tiros calibre 2.23

* Dos cargadores abastecidos de 30 tiros calibre 7.62×39

* Fusil AK-47 con cacha de madera, calibre 7.62×39 mm

* Fusil de cacha ortopédica color negro, calibre 7.6 x39 mm

* Dos silenciadores cromados

* Una granada antimotín

* Una granada de gas pimienta

* Tres chalecos balísticos

* Cientos de cartuchos útiles.

Durante varias horas de la noche y madrugada, fuerzas de seguridad buscaron a los agresores, sin resultados favorables.

“Ambos ocupantes de la unidad se buscaron en brechas contiguas, en el monte, incluso en hospitales, ya que ante el impacto de la unidad, incluso los disparos, no podemos descartar que estén lesionados. Seguramente van a caer en próximos días, ya tenemos datos de prueba, investigación al respecto e investigaciones sobre algunas operaciones relacionadas a estos sospechosos. El vehículo se incendió derivado a la misma persecución, falla en el sistema el choque y los disparos”, dio a conocer un agente de la PGJE.

Aunque no ha sido confirmado, la Agencia Especial de Investigación Criminal podría contener datos de prueba de que este grupo criminal haya operado parte de los homicidios registrados en 2019 en La Paz, “ya había sido denunciado en varias ocasiones en vehículo Aveo gris, circulaba por Avenida Camino Real y Norte, constantemente denunciado por los mismos vecinos que veían el carro sospechoso, en diversos grupos de redes sociales vecinos transmitían la información, lo más reciente que se ha revelado es que posiblemente hayan buscado dar un duro golpe a las instituciones, ya que es de conocimiento que elementos de seguridad habitan por el lugar”, expuso la fuente de la Mesa de Seguridad de BCS.

 

SE LES ESCAPARON DE NUEVO

Con operativos desplazados en la Capital del Estado, mientras se daba una persecución en la colonia Lienzo Charro que terminó con una volcadura, en Ampliación Agustín Olachea, en las calles Tabasco y Monterrey, se dio otra que culminó en Hermenegildo Galeana y Vicente Guerrero. Allí abandonaron el vehículo y los agentes efectuaron revisión a un domicilio.

La madrugada del miércoles 13 de febrero, elementos de la Mesa de Seguridad adscritos a la Secretaría de Marina y Policía Estatal acudieron al reporte de disparos de arma de fuego en Agua Escondida, al aproximarse se toparon con una camioneta Toyota Sequoia de color gris, con dos sicarios a bordo.

“Pareciera que estaban surtiendo a narcomenudistas y fueron interceptados por el operativo interinstitucional, todo iba normal, hasta que aceleraron y el operativo los interceptó, dispararon y se repelió la agresión, pero no se pudo detener a los ocupantes de la camioneta”, lamentó Inteligencia Militar.

La persecución inició en el acceso a la colonia por la carretera a Los Planes, los sospechosos huyeron con rumbo al poblado y en la zona de yonkes abrieron fuego hacia las corporaciones y se metieron por una brecha.

Los oficiales guardaron la distancia de precaución y dieron seguimiento a la unidad, localizada metros más adelante con las puertas abiertas y sin ocupantes.

Sicarios vienen armados hasta los dientes, dispuestos a enfrentar a las fuerzas de seguridad, entre lo asegurado hay granadas, chalecos tácticos y cientos de cartuchos útiles

Dentro se localizó:

* Bolsa de plástico transparente con 123 bolsitas de plástico color verde y la leyenda Mont Blanc; en su interior había un polvo blanco y fino

* Bolsa de plástico transparente con 65 bolsitas de plástico color azul y la leyenda Mont Blanc, con sustancia color beige

* Bolsa de plástico con 151 bolsitas de plástico de color rojo, misma leyenda con polvo blanco

* Bolsa de plástico con 378 bolsas color rojo y en su interior una sustancia sólida y cristalina

* Bolsa con 86 envoltorios de plástico color azul con imagen de gallos, con sustancia sólida y cristalina dentro

* Bolsa con 84 bolsitas amarillas y  la leyenda 200 Givenchy, con sustancia sólida en su interior

* Bolsa de plástico transparente con cinco bolsitas de color rosa y el escudo del equipo de futbol Xoloitzcuintles de Tijuana, con sustancia sólida y cristalina en su interior

* Bolsa de plástico transparente con cuatro envoltorios de color gris y el escudo de los “Xolos”, con polvo blanco y fino en su interior

* Bolsa de color negro con marihuana

* Dos armas cortas tipo Colt con su respectivo cargador y cartuchos

* Rifle de asalto de camuflaje calibre .223

* Rifle de asalto de color negro tipo fusil.

Es la tercera ocasión en La Paz, que miembros de la delincuencia organizada abandonan vehículos tras una persecución en la que agreden a los oficiales de seguridad y huyen del sitio.

“Denota que no le temen a las instituciones, abandonan las unidades y huyen de prisión, no de las fuerzas de seguridad, ya que han imprimido velocidad y accionado sus armas contra las instituciones”, manifestó el agente de Inteligencia Militar consultado.

La gran mayoría de las operaciones descubiertas tienen relación con el Cártel de Sinaloa, tal pareciera que las investigaciones hacia ese blanco están muy adelantadas, sin embargo, fuentes militares confirmaron que miembros del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) están en la mira, pues lo primero a lo que se ha dado prioridad es a la movilización, que implica amenaza y riesgo de entorpecer la contención de la violencia en BCS.

Aunque no se ha revelado del todo la estrategia, se sabe que la instrucción del Gobierno Federal es atacar toda amenaza contra la seguridad, pero también se requieren trabajos de inteligencia para desarticular los vínculos de delincuentes.

 

CIERRAN FILAS

Las investigaciones de la PGJE cada vez se acotan, todo parece indicar un  grupo de operaciones criminales para erradicar cualquier amenaza para miembros de la plaza criminal en distribución de estupefacientes en la Capital de Baja California Sur.

2019 tuvo el inicio más violento, cuando a partir del 6 de enero surgieron eventos desafortunados en los que apenas y cumplían la amenaza criminal para Baja California Sur de intensificar operaciones criminales.

Tras persecución de Marina a narcomenudistas, el automóvil se volcó y estrelló contra comercios, ambos ocupantes resultaron gravemente lesionados, traían droga según informes.

De entrada se hablaba de una nueva disputa de terreno en la distribución al narcomenudeo, lo que trajo consigo hechos lamentables.

En una brecha contigua entre las colonias Primero de Mayo y Camino Real fue encontrado el primer cadáver, un joven con el tiro de gracia que presuntamente era guardia de seguridad.

Tras el homicidio, la PGJE aperturó la investigación del incidente,  relacionado totalmente con el doble homicidio de Karely Sández Cota -hija de Rosa Cota Nieto, subdelegada de El Chamizal en San José del Cabo- y Martín Antonio Sánchez. Ambos fueron encontrados en el interior de la vivienda ubicada en las calles Bahía Migriño y Perla del Golfo del fraccionamiento del mismo nombre.

“El joven encontrado en la brecha fue torturado y era cercano a las otras víctimas asesinadas al día siguiente, las cuales fueron ‘puestas’ por el guardia de seguridad por vender droga de manera ‘independiente’, aunque sabemos que es la incursión del Cártel de Sinaloa para intentar penetrar en territorio de la plaza”, refirió una fuente de investigación criminal.

Por el asesinato del joven, al menos por las investigaciones se detuvo a Ángel “N” el 5 febrero, y el día 10, en la audiencia se pudo establecer su participación en el hecho.

“Es clara que la participación en el homicidio del 6 y 7 de enero, los delincuentes están vinculados en ambos hechos, pero hay indicios de que este joven y por lo menos dos más intervinieron, las indagatorias llevaron a coincidir con el enfrentamiento, pero aún falta esclarecer”, puntualizó el consultado.

Incluso podría haber relación con Ángel “N”, detenido recientemente por la institución e imputado por el homicidio con los dos que huyeron de Camino Real la semana pasada.

Tanto la fuente de inteligencia como la de la PGJE, confirman que pudiera tratarse del mismo grupo de operación, pero eso se podrá establecer hasta que sean detenidos, o bien, que las huellas de las armas coincidan.

Las fuerzas de seguridad, principalmente la PGJE y la Secretaría de Marina, mantienen estrechos vínculos en las investigaciones, “lo que hasta estos momentos ha traído buenos resultados.

“Primero se atienden los sucesos y se busca esclarecer a la brevedad los hechos imputables, una vez que se atiende este llamado damos seguimiento a aquellas carpetas que han quedado rezagadas de alguna manera”, expuso Daniel de la Rosa Anaya.

Indiscutiblemente las instituciones han interceptado comunicaciones que evidencian hechos delictivos y mensajes que indican que la violencia podría regresar, sobre todo es sabido entre cuerpos de seguridad que el llamado al Grupo Interinstitucional ha sido alertado, pues la contención de la violencia es desestimada por los constantes hechos violentos.

Enero cerró con diez sucesos vinculados a la delincuencia organizada, entre ajuste de cuentas, limpia y pelea por la plaza, tres veces más que los meses anteriores de noviembre y diciembre de 2018, aunque no es mayor a enero de 2017 y del propio 2018.

Con la incautación del poderoso arsenal, es evidente que por algún lado están ingresando armas y que los propios retenes de revisión son una farsa.

 

CAEN LADRONES DE EMBARCACIONES 

El viernes 8 de febrero, la Sala de Mando y Control de Segunda Zona Naval fue alertada de que la embarcación tipo Rhib “Cabo Adventure” fue robada en la Marina de Cabo San Lucas.

De inmediato se intensificó la búsqueda con el apoyo de dos aviones King Air, un helicóptero Black Hawk y una embarcación tipo Defender de la Armada de México, cesando en un punto cercano a Los Barriles, municipio de La Paz que además cuenta con múltiples denuncias por movimientos extraños de embarcaciones y avionetas.

“Se avistó la embarcación, por lo que las unidades de superficie y aéreas siguieron su rumbo para posteriormente efectuar la intercepción a once millas náuticas (20.3 kilómetros) al Este de Los Barriles”, informó la Secretaría de Marina.

Los detenidos fueron puestos a disposición de autoridades civiles para la investigación de su presunta responsabilidad en el robo.

Persecuciones han terminado en enfrentamientos armados en medio de la ciudad, en una semana van 4 topes entre sicarios y corporaciones de seguridad.

El modus operandi responde a personas equipadas con equipo de buceo, visión nocturna y trajes de neopreno, delinquen durante la noche o madrugada, y justamente uno de los detenidos portaba traje de neopreno; el resto del equipo se desconoce, pues comúnmente los imputados arrojan al mar las armas, droga u objetos que puedan perjudicarlos.

Por “participación en el delito de receptación agravada sobre vehículo y daños”, se aprehendió a Jesús “N”, Héctor “N” y José “N”, quienes fueron vinculados a proceso y permanecerán privados de su libertad, tras la imposición de prisión preventiva solicitada por la PGJE. Están relacionados con diez carpetas de investigación por robo de motores en el norte de la entidad.

Dos de los detenidos cuentan con ingresos al Centro de Reinserción Social de Santa Rosalía en Mulegé por robo a casa habitación y de vehículo.

“Son los que andaban generando robos prácticamente desde Cabo San Lucas hasta Guerrero Negro, ya los tenemos vinculados a proceso, a raíz de la detención que realiza la Secretaría de Marina, aparte están sujetos a otros mandamientos judiciales en su contra, tanto de Guerrero Negro, de Loreto, en Benito Juárez y algunas otras comunidades”.

Asimismo, “hay denuncias, particularmente en Guerrero Negro, de robos que cometieron y no se habían denunciado”, refirió el procurador de BCS.

El robo de embarcaciones no era sólo su vínculo como delincuentes, obran dentro del expediente de investigación diversos nexos con bandas delincuenciales dedicadas a la pesca furtiva en San Felipe, Baja California y con el Cártel de Sinaloa en operaciones estratégicas para el trasiego de armas y droga.

“Son personas que se dedican particularmente al robo, pero  estaban vendiendo (las embarcaciones) en el puerto de San Felipe en Baja California y en Sinaloa, inclusive estaban alterando los números de serie. Principalmente pesca ilegal y narcotráfico, eran las actividades adicionales que pudiéramos comentar”, remató De la Rosa Anaya.

En las investigaciones aparecen otras dos personas vinculadas en el robo de embarcaciones, y según la autoridad, están plenamente identificadas.

En septiembre de 2016,  se evidenció que la zona conocida como Candelaria en Los Cabos, era utilizado para carga y descarga de drogas y armas, luego de un enfrentamiento entre células criminales.

“Hay indicios de que las zonas de Los Barriles, La Ventana, El Sargento, El Cardonal, son puntos estratégicos para lanchas rápidas y avionetas, ciertas rutas en las que parece ya interviene la Marina”, informó la fuente militar.

La PGJE dejó en claro que una vez que haya mayor información sobre los imputados y el resto de los participantes sean detenidos, se revelarán los grupos a los que servían y a sus presuntos compradores.

 

Comentarios

comentarios


Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio