Migrantes siguen costando a Tijuana: Municipio

Foto: Julieta Aragón
 
Ezenario lunes, 7 enero, 2019 01:00 PM

Gobierno de Tijuana lamenta daños dejados por el paso de migrantes en el refugio de la Unidad Deportiva Benito Juárez, al tiempo que el alcalde Juan Manuel Gastélum Buenrostro se ocupa por revertir una resolución de un juez que le advirtió de abstenerse de hacer expresiones que transmitan mensaje negativo sobre los migrantes. En tanto, los centroamericanos siguen enfrentando graves carencias en los refugios, como el abasto suficiente de agua

Sin abasto suficiente de agua, algunas veces ni para consumo humano, la falta de higiene en los sitios utilizados como albergues de los miles de desplazados en la caravana migrante que arribó a Tijuana a principio de noviembre de 2018 quedó de manifiesto al iniciarse los trabajos de limpieza en la Unidad Deportiva Benito Juárez.

Pozos sépticos improvisados en los campos de béisbol y fútbol rápido, la duela de la cancha de básquetbol dañada por orines y todo tipo de líquidos y un promedio de 40 toneladas de basura acumulada al interior del que fuera el albergue de más de 6 mil migrantes durante 15 días, dio cuenta de las condiciones en las que vivían los centroamericanos ahí refugiados.

Después de 20 días de clausura por parte de la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), derivado del brote de plagas como ratas y cucarachas, el gobierno municipal inició con las labores de limpieza el miércoles 2 de enero de 2019.

Limpieza de la unidad deportiva benijo juarez, utilizado como albergue para la caravana de migrantes hondurenos

La cuantificación de los daños materiales en el centro deportivo no ha sido determinada, ya que, a decir de la autoridad local se tendrá que hacer un estudio cuyo resultado se tendrá en dos semanas.

Lo que sí dejó en claro el alcalde Juan Manuel Gastélum Buenrostro, fue el “no volver a utilizar un centro deportivo para albergue de migrantes”, compartió el Delegado de la Zona Centro, Genaro López Moreno.

Apenas días antes de que se retiraran los sellos de clausura de la Unidad Deportiva Benito Juárez, el 28 de diciembre de 2018, el presidente municipal de Tijuana fue notificado por un juez federal de que se abstuviera de expresarse con relación al tema de la Caravana Migrante, advertencia que se extendió al Secretario de Seguridad Pública Municipal, Marco Antonio Sotomayor, indicándole dejar el control de los migrantes en manos del Instituto Nacional de Migración (INM).

La reacción del primer edil no se hizo esperar y ese mismo día utilizó las redes sociales para manifestarse en contra de la resolución del juez, la cual dice impugnará al considerarla “una total censura a mi libertad de expresión y de los ciudadanos que yo represento”.

La mañana del 31 de diciembre alrededor de 40 migrantes del grupo “Contra Viento y Marea” que se alberga en La Bodega llegaron en calafias a Playas de Tijuana, en un nuevo intento por cruzar a Estados Unidos; 11 de ellos lograron saltar la malla metálica que divide México con el país del norte. La Patrulla Fronteriza logró dispersarlos con gases lacrimógenos, deteniendo a 11 de ellos.

En alusión de ese nuevo intento por pasar a Estados Unidos, esta semana en el evento del Día del Policía Gastélum Buenrostro criticó el manejo que las autoridades federales hacen de los migrantes, sobre todo por permitirles salir de los albergues, lo que para él representa un riesgo de salud para todos, “¿Dónde está la Policía Federal cuidando ese tema? Esas gentes (sic) tuvieron que haber salido del Barretal o del otro lugar donde los metieron, de una bodega, la salud es grave riesgo para todos, pero no lo están vigilando”.

A la fecha, más de 3 mil centroamericanos han sido atendidos brotes de varicela, conjuntivitis, infección en vías urinarias e hipertensión arterial, padecimientos que se han generalizado entre  migrantes que se albergan en los refugios habilitados en Tijuana, situación que se encuentra bajo control al aplicarse 1 mil 122 vacunas contra influenza, tétano, varicela y hepatitis B y 5 mil 635 consultas, aseguró el Jefe de la Jurisdicción de Servicios de Salud, Dr. Oscar Ginera Aparicio.

En el Centro Deportivo Benito Juárez se registraron los primeros cuatro casos de varicela, a los que se sumaron 10 más en el Barretal, lugar en donde se han detectado 3 mil 258 casos de infecciones respiratorias, 124 de conjuntivitis, 91 de infección en vías urinarias, 73 de hipertensión, 153 personas afectadas por infecciones intestinales, pero ningún caso de influenza, aseguró el funcionario.

 

FOCO DE INFECCIÓN

A mes y medio de que miles de migrantes se refugiaron en Tijuana, para recibir asilo por parte del gobierno de Donald Trump, autoridades de este municipio iniciaron el recuento de daños materiales que dicen ha dejado el paso de los centroamericanos.

40 toneladas de basura fueron retiradas de albergue

Para el delegado de la Delegación Zona Centro, Genaro López Moreno, “tal vez fue un error haberla utilizado como albergue –la unidad deportiva Benito Juárez-, porque no prevenimos que iban a ser más de 6 mil personas las que iban a estar ahí”.

Y admitió, “no sabíamos la dimensión de lo que iba a pasar, como no sabemos la dimensión de lo que viene, porque tenemos noticias en redes sociales que a mediados de enero viene otra caravana de 15 mil personas”.

En efecto, la Unidad Deportiva Benito Juárez fue un refugio que improvisaron funcionarios del XXII Ayuntamiento para hacer frente a la llegada de contingentes de desplazados que comenzaron a arribar el 14 de noviembre de 2018, la medida la tomaron en ausencia del alcalde Juan Manuel Gastélum, quien se encontraba de viaje en China. A pesar del anuncio mediático que se dio del ingreso a México de la caravana y de su intención de desplazarse a esta frontera, la autoridad no se preparó para ello.

El 29 de noviembre fueron desalojados para ser llevado al Barretal, lugar en donde la mayoría permanece.

El lugar se clausuró debido a la presencia de plagas como ratas, cucarachas “y todo tipo de alimañas”, dijo el delegado López Moreno; 20 días después, el 2 de enero de 2019, fue reabierto para su limpieza.

40 toneladas de basura repartidas en ocho camiones fueron retiradas del lugar con el apoyo de cien elementos del programa de Inclusión, el cual es llevado a cabo por la Secretaría de Desarrollo Social Municipal, en el que participan personas que están en tratamiento en los diversos Centros de Rehabilitación de Tijuana.

“Le sigue costando al municipio, aunque la federación ya tomó la administración del Barretal, y pusieron otro albergue que nosotros no autorizamos en una bodega, nos sigue costando, porque limpiar y recuperar sale muy caro”, subrayó el Delegado municipal.

La mayor parte de los desechos se conforma por colchonetas, cobijas, ropa, corralitos para bebés nuevos, “cuando se fueron al Barretal dijeron ´cómo nos regalan todo´ lo dejaron todo ahí y se fueron, le llovió y todo se echó a perder, están impregnadas de moho, se van a llevar al relleno sanitario. Es un grave desperdicio de las donaciones”, añadió el funcionario.

“Los campos de fútbol y béisbol quedaron destrozados, la tierra está impregnada de heces fecales, orines, la gente se bañaba afuera en la intemperie, donde se improvisaron regaderas y demás, se tiene que hacer análisis de la tierra, removerla. La instrucción es de que se entreguen las instalaciones mejor de cómo las recibimos antes de utilizarlas como albergue”, dijo.

Ante ello reiteró: “La instrucción del alcalde es no volver a utilizar un centro deportivo para albergue de migrantes, poder ser utilizado el centro deportivo Tijuana sólo en caso de lluvia o desastre natural, pero jamás como albergue de migrantes”.

 

DESABASTO DE AGUA, PROBLEMA RECURRENTE

En cuanto al albergue de “El Barretal”, lugar lleno de casas de campaña en donde pernoctan 1 mil 882 personas, de acuerdo al último reporte del Instituto Nacional de Migración (INM) en lo general luce limpio, pero el abasto de agua no es suficiente para mantener en óptimas condiciones de higiene los sanitarios, mucho menos para lavar la ropa, “por eso es que algunas veces la tiramos, no porque desperdiciemos lo que nos donan” compartió a ZETA William Alvarado, hondureño de 23 años que ahí pernocta.

A un lado del lugar en donde personas altruistas reparten comida, se observa un gran contenedor de ropa sucia, colchonetas, zapatos y desperdicios, “son de los compañeros que han abandonado el albergue intentando cruzar a Estados Unidos.

O que han decidido volver desesperados por no lograr pasar”, indicó Wilson Leobardo Moreno Lara mientras hacía fila con la esperanza de alcanzar un plato de comida, ya que varias veces se ha quedado sin comer, “podemos hacer fila para la comida pero como somos tantos, a veces sólo llego a tapar la olla”, dijo.

Respecto al desecho constante de ropa donada, dijo que algunos migrantes sí la tiran después de usarla, “pero la mayoría sí la lavamos para volver a utilizarla, pero no siempre tenemos agua, a veces no tenemos agua ni para tomar, menos para lavar”.

 

ALCALDE ADVERTIDO

A mediados de noviembre Juan Manuel Gastélum Buenrostro dio una entrevista a una cadena de televisión en la que emitió expresiones para referirse a los migrantes como “dentro de este grupo de personas se ha colado una serie de viciosos… son una bola de vagos y marihuanos”, mismas que fueron calificadas como homofóbicas.

Derivado de ello,  la asociación civil Alma Migrante tramitó un amparo ante un Juzgado Federal, el cual se registró bajo el número 1597/2018, instancia que el 28 de diciembre resolvió ordenar al alcalde de Tijuana se abstenga de “realizar declaraciones que transmitan un mensaje negativo sobre las personas migrantes”.

La suspensión definitiva fue dictada mediante resoluciones de fechas 14 y 21 de diciembre del 2018, por Ana Cecilia Morales Ahumada y Alexis Manríquez Castro, secretaria y titular, respectivamente, del Juzgado Primero de Distrito en Materia de Amparo y Juicios Federales del Decimoquinto Circuito con sede en Tijuana.

La resolución fue tomada por “El Patas” como un atentado a su “libertad de expresión”, por lo que el 2 de enero de 2019 anunció que “el día de hoy habremos de presentar el recurso de revisión en contra de la resolución, de la suspensión decretada por este juez, espero que se nos conceda la razón basado en el principio constitucional de la libertad de expresión, de la suspensión de lo que recurramos, el juez dijo que les otorgaba la suspensión a esas personas porque yo no había desacreditado con pruebas mi negativa, es la prueba diabólica, tengo que comprobar que no lo hice”, dijo.

Respecto a la resolución que incluyó a la Secretaría de Seguridad Pública Municipal expuso, “la Policía Municipal en sí no tiene facultades para remitir, se detiene a cualquiera persona, se lleva a la estancia, si la persona expresa ser extranjero, se reporta a INAMI para que estén a su disposición. Si de ahí el INAMI nos dice que los auxiliemos y se tiene los vehículos, se lleva para allá, la autoridad le mintieron diciéndole que la Policía Municipal los detiene y los lleva, hay un desconocimiento”. (Con información de Julieta Aragón)

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio