Los males del “Teo” y “El Sillas”

Foto: Tomada de Internet
 
Edición Impresa lunes, 7 enero, 2019 01:00 PM

Cara y ojo hinchados, son las secuelas del infarto cerebral que afectó a Eduardo García Simental “El Teo” en el penal de Altiplano en marzo de 2018. Por su parte, a falta de un riñón, Juan Francisco Sillas Rocha pide su traslado a un penal de mediana seguridad. Ambos ex jefes de células del CAF promueven amparos, argumentando que autoridades penitenciarias de Altiplano y Puente Grande les niegan atención médica. Las constancias de sus expedientes clínicos demuestran lo contrario. Caso similar al del ex jefe de sicarios Carlos Herrera “El P1”

Los otrora poderosos jefes del Cártel Arellano Félix (CAF), presos en penales federales, cerraron 2018 reclamando un trato humanitario por parte de las autoridades penitenciarias, debido a sus enfermedades agravadas en reclusión. Al no sentirse atendidos, los presuntos narcotraficantes acudieron en constantes demandas de amparo ante los tribunales federales.

En esa situación se encuentran Diego Eduardo García Simental, alias Teodoro García Simental “El Teo”; Juan Francisco Sillas Rocha “El Sillas” y/o “El Ruedas”; Carlos Herrera Ávalos alias Gustavo Martínez Rivera “El P1”; y el ya conocido caso de Fernando Sánchez Arellano “El Ingeniero” o “El Alineador”.

Los cuatro sujetos privados de la libertad han logrado probar estar enfermos y tener padecimientos que ameritan cuidados especializados por parte de los servicios de salud de los penales de máxima seguridad Altiplano y Puente Grande; sin embargo, lo que no han demostrado es que no se les atienda o se les nieguen los estudios o medicamentos que requieren.

Así transcurre el tiempo de estos hombres que a finales de la década pasada fueron señalados de ser los causantes de la violencia absoluta en las calles de Tijuana y ahora, dentro de una prisión, se han convertido en quejosos frecuentes del sistema penitenciario federal, donde cambiaron sus nombres por números de expediente y de prisionero. Se encuentran a la espera de su sentencia.

De entre los cuatro personajes destacan dos en especial. Uno, “El Teo”, al que algunos portales web dieron por muerto (fake new) en la segunda semana de noviembre de 2018 y delicado de salud tras sufrir un infarto cerebral en marzo. Y dos, “El Sillas”, quien tiene padecimientos renales y a través de sus defensores pretende salir de máxima seguridad a como dé lugar, a una cárcel menos rígida.

Carlos Herrera, al que identifican como Gustavo Martínez “El P1”, padece de males gástricos que parecen acrecentarse conforme se acerca el día de que sea entregado en extradición a Estados Unidos. Mientras que “El Ingeniero” Sánchez Arellano continúa con dolencias en columna lumbar y deprimido porque en su estancia hay bichos rastreros, como lo manifestó su defensa en un escrito presentado ante las autoridades y descrito en ZETA a finales de octubre.

 

CARA Y OJO HINCHADOS

Diego Eduardo García Simental, mejor conocido como Teodoro, la sigue pasando mal en el Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) Número 1 Altiplano, en el Estado de México, de donde ha tenido que ser excarcelado para llevarle en ambulancia a un hospital de Toluca. En sus constantes demandas de garantías, asegura que no se le brinda atención médica ni medicinas.

Su reclamo más reciente fue presentado a finales de septiembre de 2018 ante el Juzgado Primero de Distrito en Materia de Amparo y Juicios Federales en el Estado de México. Hace unas semanas se resolvió no concederle el amparo, ya que el juez llegó a la conclusión de que al “Teo” se le han brindado las consultas, estudios, cuidados y medicamentos prescritos.

García Simental demandó de la directora del Cefereso de Almoloya de Juárez y del Comisionado del Órgano Administrativo Desconcentrado Prevención y Readaptación Social, la negativa a proporcionarle atención médica respecto del problema de salud que dio origen a la hinchazón en su cara y ojo derecho. Su escrito se resume en cuatro puntos:

“1. Actualmente me encuentro privado de mi libertad en el Centro Federal de Readaptación Social número 1 ‘Altiplano’, Estado de México, en virtud de que se me instruyen diversas causas penales en la comisión del delito de delincuencia organizada, una de ellas es la causa penal 31/2005 del índice del Juzgado Primero de Distrito en Procesos Penales Federales con residencia en Toluca, Estado de México.

“2. Desde hace tiempo mi salud se empezó a deteriorar, sin embargo, he pedido atención médica especial y adecuada como lo es de un médico internista, toda vez que en este momento tengo muy hinchado el ojo derecho y no puedo ver muy bien, asimismo, siento como si se me fuera a paralizar la cara por lo que temo por mi salud.

“3. He pedido atención médica constante pero sólo se me dio atención en una ocasión y se me proporcionó medicamento en mínima cantidad por lo que mis malestares disminuyeron, empero en este momento han empeorado porque no se me ha dado atención médica debida y adecuada como lo es un médico internista que he solicitado se permita su ingreso aun a mi costo, sin embargo no se ha logrado la anuencia de las autoridades carcelarias.

Fotos: Archivo.- Carlos Herrera Ávalos y/o Gustavo Rivera Martínez, “El P1” / Juan Francisco Sillas Rocha, “El Sillas” / Teodoro García Simental, “El Teo”

“4. En este momento presento fuertes dolores de cabeza y mi cara se me está hinchando, en especial mi ojo derecho y siento que se me paraliza mi cara, por lo que promuevo en estos términos y con esta urgencia (…).

La demanda de amparo fue admitida el 22 de septiembre de 2018 en el referido Juzgado y radicada bajo el número 1497/2018. El juez ordenó la suspensión de plano de todo acto perjudicial para la salud del interno. Las autoridades penitenciarias negaron la existencia de los actos reclamados por Teodoro.

El día 25 de ese mes, García Simental manifestó en la cédula de notificación que un día anterior le llevaron al Hospital Adolfo López Mateos para practicarle  una resonancia magnética por medio de contraste en el cráneo para checar la evolución del infarto cerebral sufrido seis meses atrás. La neuróloga le informó: “… el problema de lo hinchado del párpado derecho y del pómulo derecho no era ningún problema neurológico que me tenía que checar un hematólogo y que me tenían que hacer unos estudios de sangre y de orina.

“He de señalar su señoría que todos mis estudios y medicamentos del evento del infarto cerebral que me pasó el día 15 de marzo hasta la fecha los he pagado yo, y yo estoy dispuesto a pagar los estudios de sangre y de orina que se me hagan también al hematólogo, sólo pido que se hagan a la brevedad posible por la sintomatología que estoy presentando e igualmente que me lleven con el hematólogo”, agregó el ex jefe de células delictivas del CAF.

La neuróloga también recomendó revisar de manera urgente el funcionamiento de los riñones del “Teo” para descartar otros males. Por su parte, la directora del penal federal confirmó la versión y aseguró que se efectuarían los estudios conocidos como QR y EGO en el mismo nosocomio de Toluca en fecha posterior, tal como ocurrió en octubre.

Nuevamente el 2 de octubre, Diego Eduardo se expresó a través de la cédula de notificación: “Su Señoría le manifiesto que hasta el día de hoy apenas me acaban de sacar la sangre y la orina para los exámenes, pero no me han dado atención médica y yo sigo con el párpado y el pómulo inflamado”. Ahora solicitaba un especialista alergólogo porque la neuróloga le dijo que tal vez era la reacción a medicamentos.

El preso también apuntó: “…y como los estudios me los cobraron a mí, solicito que ya me den a conocer los resultados, ya que pagué 355 pesos por ellos. Por favor su señoría, ya que me siento muy mal, me duelen mucho mis riñones, mi párpado y pómulo. Hago responsable a la directora si mi salud empeora o pasa algo con mi vida y también a quien resulte por actos de omisión”.

Las manifestaciones escritas por el reo hacia el juez no cesaron durante los meses de octubre y noviembre, en el mismo sentido de repetir la historia iniciada en  marzo. Exigía diversos estudios y una copia de los mismos. Finalmente el expediente clínico llegó a manos del juzgador y quedó en claro -de las constancias- que siempre se le ha brindado la atención médica especializada que tanto reclama. El juicio de amparo fue sobreseído.

 

DIETAS ESPECIALES

Juan Francisco Sillas Rocha “El Sillas” y/o “El Ruedas”, sigue con el sobrepeso que tenía cuando lo capturaron los primeros días de noviembre de 2011. Estudios realizados establecen que tiene un sobrepeso con Índice de Masa Corporal (IMC) de 26.5, por lo que le mantienen a dieta especial para nefrópata: además, presenta problemas renales, pues sólo cuenta con un riñón. Los médicos lo diagnostican como estable.

Sin embargo, el padecimiento expresado desde hace por lo menos dos o tres años ha servido a Sillas para alegar que los protocolos de atención en una prisión de máxima seguridad como la del Cefereso 2 Occidente, en Puente Grande, Jalisco, son inhumanos cuando se trata de problemas de salud. Aunque no ha conseguido por la vía legal el ansiado traslado a un penal como el Reclusorio Preventivo de Guadalajara, de mediana seguridad, se sabe que en repetidas ocasiones ha solicitado el “favor”.

Se queja que las autoridades penitenciarias federales no le atienden como es debido y tuvo que recurrir al juicio de amparo para reclamar violación a sus derechos humanos por la privación de acceso a la salud ante el Juez Tercero de Distrito de Amparo en Materia Penal en el Estado de Jalisco, Conrado Alcalá Romo, quien en marzo de 2018 le concedió la protección de la justicia federal en el expediente de amparo indirecto 249/2018.

“El Ruedas” junto con otro recluso que tenía otras dolencias, aseguró que la atención médica era tardía e inadecuada, ya que sus peticiones al área correspondiente del penal para ser valorado por un especialista de acuerdo a su patología, no eran atendidas ni contestadas. “También nos hemos reportado con las enfermeras de ese centro federal, de viva voz, sin embargo, nos contestan que no hay medicamento y solo están atendiendo a las personas que cuentan con amparo médico”, argumentó.

Luego de concedido el amparo para que se atendiera a Juan Francisco, los meses transcurrieron con el reclamo reiterado del preso. La inconformidad fue a dar hasta un Tribunal Colegiado en Materia Penal, donde se analizó si se había dado o no la atención ordenada por el Juez de Distrito. Básicamente la valoración y el tratamiento adecuado al problema de salud.

Oficios recibidos por el tribunal en fechas de mayo, agosto y septiembre, firmados por la autoridad responsable, informaban haber dado cumplimiento a la ejecutoria de amparo. El director general del Cefereso de Puente Grande allegó copias certificadas del expediente clínico del quejoso, quien el 20 de julio último fue egresado de la cárcel para ser llevado al Antiguo Hospital Civil de Guadalajara.

La valoración del área de Nefrología diagnosticó la “ausencia adquirida de riñón”, al contarse el antecedente de donación renal de hace catorce años, al parecer a un familiar. “Presenta riñón único, se realizan estudios de laboratorio y presenta un estado de salud estable”, indica el informe clínico.

Un resumen clínico fechado el 28 de agosto de 2018 advierte que a Sillas Rocha se le realizaron estudios de hemoglobina, leucocitos, plaquetas, glucosa, urea, creatinina sérica, ácido úrico y examen general de orina sin datos patológicos.

Asimismo, se le diagnosticó con enfermedad renal crónica KDIGO 2, A0, secundario de ser portador de único riñón (nefrectomía derecha) y con pronóstico bueno para la vida y la función actualmente.

Los médicos recomendaron al “Ruedas” una dieta para paciente renal, ingesta de líquidos a libre demanda, actividad física de 30 minutos diarios por cinco días a la semana, evitar fármacos nefrotóxicos y realizar análisis clínicos cada seis meses.

Por su parte, Nutriología le diagnosticó con sobrepeso con IMC de 26.5, prescribiéndole una dieta para nefrópata por nueve meses, hábitos higiénicos y dietéticos más saludables, selección más apropiada de alimentos, consumo de agua, entre otros, de lo cual se advierte la firma de constancia de conformidad con la atención nutricional recibida por el citado quejoso.

De esa forma, Sillas no pudo demostrar que no se le atiende de sus enfermedades o malestares.

Por su parte, el también el ex jefe de células del CAF, Carlos Herrera Ávalos “El P1”, sigue inconforme porque desde la fecha de su captura -marzo de 2008-  fue internado en el Cefereso 1 Altiplano, cuando el oficio de la orden de detención provisional con fines de extradición internacional librado por un juez, señalaba como destino de resguardo un reclusorio preventivo de Ciudad de México.

Desde el inicio de su prisión preventiva, “El P1” conocido también bajo el seudónimo de Gustavo Martínez Rivera, expuso a las autoridades carcelarias padecer una enfermedad de “mala absorción intestinal”. Los médicos del presidio le recetaron doble ración de comida y el suministro de multivitamínicos y bebidas Ensure. Para desgracia del presunto narcotraficante, sólo cuando se ampara le proveen dichos productos.

Por lo anterior, una vez más, al incumplirse la dieta, Herrera Ávalos interpuso la demanda de derechos fundamentales ante el Juez Quinto de Distrito en Materia de Amparo y Juicios Federales en el Estado de México, en espera que el fallo le favorezca y le den sus suplementos alimenticios.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio