“Actuar es un estado de vigilia”: José Sefami

Fotos: Alejandro Gutiérrez/Su trayectoria suma más de cien proyectos
 
Espectáculoz lunes, 31 diciembre, 2018 12:05 PM

Activo continuamente en el cine, el histrión aparecerá durante el próximo año en películas como “No Manches Frida 2” y “Miss Bala”, remake para Estados Unidos que dirigió Catherine Hardwicke

Aunque José Sefami considerara que el teatro es su alma mater, el despunte de su carrera se dio con “Nada Personal” en 1999 y continuó en la pantalla grande con cintas como “Amores Perros” (2000), “Puños Rosas” (2004) y “Conozca la Cabeza de Juan Pérez”, que le valió el Premio Ariel a Mejor Coactuación Masculina y le dio la lección de crecer  profesionalmente a través de seguir activo, sin importar el rubro.

Así que ahora se reparte entre los entablados y sets, mientras en su teléfono celular lleva un cauteloso registro de cada trabajo que realiza y el posible nombre con el que se estrene, “es que luego se me olvida todo”, dice a ZETA al momento de extender su mano y mostrar en la pequeña pantalla el listado que comprende 65 títulos, que empieza a recitar y pausa con sumo énfasis al decir “Baja”, refiriéndose a una cinta de Tony Vidal que estrenó este año.

“Fue una película que hicimos aquí (Tijuana) no hace mucho, una comedia de suerte más ligera, no es que fuera un descanso, pero el trabajo de ese cine siempre es lúdico y divertido, y cuando uno se entretiene, la pasas bien. En los trabajos uno es privilegiado si hace lo que le gusta y le pagan, en el cine no es diferente. Además, cuando hago este tipo de películas también construyo un personaje, no porque el guion sea ligero se quita tu parte de trabajar el papel”.

¿Cómo es el proceso de trabajar personajes en otro género?

“No sé si a nivel actoral es más exigente porque todos requieren una labor interna profunda, de una u otra manera, y en cualquier película que hagas. Hay unos que te cuestan más trabajo y otros menos, pero eso tiene que ver contigo, porque tú le prestas tu cuerpo y voz al personaje, y a partir de ahí lo tienes que desarrollar, prestándole tus cosas, pasas por estados. Actuar es un estado de vigilia, entras y sales del personaje desprendiéndote de ti mismo para dejarlo ser”.

¿Cuál es la clave para hacer correctamente esa transición?

“Quitarte previamente la cotidianidad, todos los elementos normales, cosas como ir al banco a pagar deudas, la serie de acciones de tu vida cotidiana. Cuando lo haces te desprendes de todo y logras sacar tu esencia, en eso consiste el trabajo de preparación, al menos esencialmente hablando. Luego el proceso tiene que ver con muchas otras cosas más, como el escuchar no lo que vas a decir, sino los motivos o lo que te está provocando la escena, la reacción y estímulo que, digamos, es el objetivo fundamental de la actuación”.

¿Hay algún paso que pueda sintetizar la experiencia?

“En mi caso lo que tengo mucho más ganado es concretarme rápido, que tiene que ver con desprenderte del exterior para meterte rápido en el personaje. Como que eso ya lo tengo mucho más sabido, entrar al otro lugar o estado de la creación me es más fácil, pero siempre hay una parte engorrosa, que es la talacha; el aprenderte el texto y que lo entiendas desde tu interior, porque antes de llegar al set lo trabajas en tu casa, lo construyes, piensas y sientes, entonces lo tienes aprendido y estudiado para cuando te lo piden”.

¿Difiere mucho su proceso cuando se trata de un personaje para teatro?

“Para mí el teatro es mi alma mater porque ahí me hice, y te puedo decir que en teatro hay un rigor que viene de más atrás y tiene que ver con que el proceso se trabaja mucho más. Una película es inmediata en ese sentido por el  formato en que fragmentas y pegas pedazos que de repente son escenas de 20 segundos a un minuto, así que tienes que estar muy listo en qué va a pasar en ese lapso. En el teatro se aborda muy diferente porque hay una cronología y como actor debes tener perfectamente claro todo el panorama en su desarrollo y arco dramático, para darle tono cada instante y que correspondan”.

Evocando que cuando ganó el Premio Ariel fue por un personaje muy bien construido que escribió y dirigió Emilio Portes desde la comedia, el actor reflexionó: “Soy de los que cree que es mucho más fácil hacer llorar que hacer reír. Hay cómicos que hacen pastelazo y lo llamo así porque eso es, es algo muy sin nada, porque una buena comedia siempre es más difícil de hacer. Hay comedias finas y bien hechas, pero las de ahora son otra cosa; son un negocio y no necesariamente funcionan, porque en realidad son estructuras de enredo y los chistes son muy burdos”.

¿Se podría aspirar a pulir el género en el país?

“Podrían existir y funcionar si se hacen con rigor, mucho más pensadas, inteligentemente hechas. No desprecio al género, al contrario, creo que el género de comedia es importantísimo en toda la historia de la humanidad, así que no lo critico; lo que critico es la falta de rigor con el que se hace. Se puede seguir haciendo comedia y comedia de enredos, que es una tradición de los españoles, pero debemos hacerla con rigor, o terminamos con malas copias de las comedias románticas gringas, que son muy recurrentes y domingueras”.

Cuestionándole a partir de ese argumento si en verdad era necesaria una segunda parte de “No Manches Frida”, que estrenará en 2019, el actor se limitó a reír, alzar ligeramente sus hombros y mostrar una mueca, pues en ésta hace una breve aparición como sacerdote. De la película que sí quiso opinar fue de “Miss Bala” en su versión para Estados Unidos, bajo el mando de Catherine Hardwicke, conocida por “A los Trece” (2003).

“Supuestamente se llamaría ‘Gloria’ -como la protagonista que encarna Gina Rodríguez- y es un remake de la película de Gerardo Naranjo, ‘Miss Bala’, tomada por (el productor) Pablo Cruz y un socio gringo (Andy Berman). La adaptaron para explotarla más en grande, no sé si ellos encuentren la veta en eso, pero su venta o su mercado es el estadounidense, porque está hecha más como un blockbuster, su idea fue hacerla más grande en todos los sentidos. Yo interpreto a un señor que conoce al narcotraficante principal desde que era niño, él me quiere como si fuera su padre y así es como muestran su parte más humana”, adelantó Sefami sobre la historia de una joven obsesionada por ganar un concurso de belleza que involuntariamente se inmiscuye en el narcotráfico.

“Miss Bala” es una coproducción Estados Unidos-México y estará en cines a partir del 1 de febrero de 2019.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio