Un imponente Marc Anthony

Fotos: Cristian Torres
 
Espectáculoz lunes, 29 mayo, 2017 12:00 PM

El artista se dejó querer por el público cachanilla, a quienes regaló dos horas de fiesta musical, entre baile, canciones, mucho ritmo y encanto salsero

Apoderándose del escenario y dejando fluir el sentimiento, su cadencia,  simpatía, pero sobre todo su talento vocal, Marc Anthony hizo que los siete mil asistentes disfrutaran de su espectáculo en Mexicali, convirtiéndolo en una exquisita fiesta musical amenizada por uno de los mejores salseros del momento.

Simpático con sus fans, amable y elocuente, el nacido en Nueva York, de padres puertorriqueños, se dejó querer por el público, con quien gesticulaba en broma, posaba para fotos y se dejaba apapachar aunque fuese a la distancia.

Un impresionante escenario con múltiples pantallas led colocadas estratégicamente brindaron un espectacular y multicolor marco para recibir a al intérprete de “Mi Gente” en su primer visita a Mexicali. Las pantallas colocadas un par en cada orilla, las otras al centro y en medio, las coloridas imágenes aderezadas con un amplio equipo entre músicos, coros y alegría viva, sin olvidar el disfrutable sonido de audio, permitieron que hasta el último de la fila escuchara al artista perfectamente.

Apenas minutos después de las diez de la noche, desde lo alto de un montículo de escalones apareció un personaje delgado, portando lentes oscuros y enfundado en unos deslavados jeans, camiseta blanca y sobre ésta un pullover beige, micrófono en mano, mientras el sonido de la salsa se escuchaba como fondo a su aparición.

“Flaquito hermoso”, gritaba una emocionada mujer por ver en persona a uno de los principales símbolos de la música salsera, mientras en las primeras filas unos brazos femeninos  mostraban la bandera boricua, la cual sería entregada al músico que ha vendido más de 25 millones de discos en todo el mundo.

En un respiro y entre gritos, ovaciones y cientos de teléfonos grabando el momento, vino la primera canción de la noche, “Valió la Pena” cuyos primeros acordes pusieron inmediatamente a los fanáticos bailar, moviéndose, gritando.

Puso a bailar a 7 mil cachanillas

“Mirándote a los ojos se responden mis porqués, me inspiran tus palabras y mi casa está en piel, qué tierno amor, mi devoción, viniste a ser mi religión, mi dulce sentimiento de nada me arrepiento, que vivan los momentos en tu boca y en tu cuerpo, mujer…”, se coreaba a todo pulmón por los asistentes que acompañaban al cantante.

Era apenas el arranque de la docena de canciones que el nacido hace 48 años en el Harlem hispano en Nueva York, mejor conocido como El Barrio, interpretaría en los terrenos del FEX, seguido de otros éxitos como “Y Hubo Alguien”, “Hasta Ayer”, “Flor Pálida” y “Contra la Corriente”.

Ya con el público en la mano, el artista fue subiendo la intensidad de su espectáculo, donde sus músicos como siempre tienen una excelente participación, para que la voz del salsero se fusione y detone una explosión gratos acordes para el oído.

Pasión, entrega y un ambiente que jamás se apagó fue la constante en el show de Marc Anthony, convirtiendo aquello en un enorme salón de baile.

Aun cuando la fiesta llevaba todo el empuje de algarabía y danza, también hubo un segmento en el cual los temas románticos no podían faltar, para proseguir con “Vivir lo Nuestro”, “Hasta que te Conocí”, entre otras.

El final no podría ser mejor, y aunque cada uno de los temas que esa noche se cantaron, hay algunos que tienen más peso escénico que otros, y esos sellaron el encuentro entre el artista y los cachanillas: “Mi Gente”, “Tu Amor me Hace Bien” y “Vivir mi Vida”.

En suma, el show del Marc Anthony en Mexicali, traído por Royal House Society, ha sido uno de los mejores conciertos con buena música, buen ambiente y un vigorizante sabor latino muy prendido, mostrando de paso que en la capital del Estado hay público para espectáculos de calidad.

 

Pequeño incidente sin consecuencias

Antes de iniciar la velada se suscitó un incidente en una de las gradas laterales -en la parte Oeste-, cuando las transversales láminas de aluminio empezaron a ceder ante el peso de cerca de 200 personas ya colocadas y listas para el concierto. Ante el “vencimiento” de las transversales, los que ahí se encontraban entraron en pánico y empezaron a bajar apresuradamente, acercándose al acceso a una de las zonas de explanada, en ese momento completamente desocupada, lo que pareció les cedieron nuevos lugares para llenar el hueco.

De acuerdo a los organizadores de evento, el problema tuvo lugar debido a las malas condiciones del terreno del FEX, y aunque rellenaron algunos baches del suelo, no fue suficiente.

Afortunadamente no pasó a mayores, y al final el show se llevó a cabo en plena armonía, en el que el artista y la gente armaron una divertida fiesta musical.

Comentarios

comentarios


Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio