Con operaciones fantasmas, empresa de Secretario defraudó al SAT con millones de pesos

Foto: Jorge Dueñes/Carlo Bofante, desde el gobierno defiende a Zahori
 
Reportajez lunes, 1 agosto, 2016 12:10 PM

Mediante pagos y transferencias simulados, Industrias Zahori, fundada por el secretario de Desarrollo Económico del Estado, Carlo Bonfante, proveedora del gobierno estatal y beneficiada con recursos públicos de programas federales, intentó recuperar millones de pesos en IVA en confabulación con altos funcionarios federales. “Tenemos un equipo fiscal, legal y administrativo que cubre y atiende todas las situaciones”, responde a ZETA sobre la información que obra en un expediente de investigación oficial

Industrias Zahori, fundada por el actual Secretario de Desarrollo Económico de Baja California, Carlo Umberto Bonfante Olache, realizó operaciones financieras simuladas con el fin de defraudar de manera millonaria a la Secretaría de Hacienda.

Una investigación en el Sistema de Administración Tributaria (SAT), a la cual ZETA tuvo acceso, detalla que la empresa manejada por la esposa del integrante del gabinete de Francisco Vega de Lamadrid reportó transferencias fantasmas a empresas inexistentes o por servicios no comprobables con el fin de evadir impuestos y hacerse de millones de pesos en devoluciones tributarias.

No solo eso, sino que funcionarios del propio SAT se encontraban en acuerdo con el consejo directivo de la empresa para ello. Zahori fue objeto de una investigación de ZETA acerca de cómo fue beneficiada con millones de pesos de fondos federales manejados por la propia dependencia que Bonfante encabeza.

La historia es tan clara que hace 18 días, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público removió al administrador de la Auditoría Fiscal del SAT en Mexicali, José Ramón Gurrola Alvarado por haber colaborado al fraude entre Zahori, empresas irreales y el funcionario panista.

 

Millones devueltos en IVA a Industrias Zahori

Industrias Zahori fue fundada por el propio Carlo Bonfante Olache en la década de los ochenta. El manejo de la empresa dedicada a la compra, venta y fabricación de techados y productos asfálticos se convirtió en uno de los motivos para que el actual secretario ocupara un puesto en el gobierno estatal.

De acuerdo con el acta constitutiva de la empresa, la esposa del funcionario estatal, Eva María Gallego Salas cuenta con 200 acciones, su hermano Jorge Ignacio Gallego Salas con otras 200 acciones y el actual coordinador del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) en Mexicali, Federico Díaz Gallego con el mismo número.

Actualmente, a decir del propio Bonfante Olache, sus hijos quedaron a cargo de la empresa que él dirigió durante años. Industrias Zahori aparece en el padrón de proveedores del gobierno de Baja California, bajo la categoría de “combustible, otros y material para la construcción”.

Además, en 2015 se hizo acreedora a 2 millones 947 mil 697 pesos de recursos federales a través del Innovatec (Innovación Tecnológica para las Grandes Empresas) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Foto: Jorge Dueñes/La fábrica registró un incendio hace unas semanas

Foto: Jorge Dueñes/La fábrica registró un incendio hace unas semanas

Esto mientras Bonfante fungía –y funge- como titular de la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco) y por lo tanto, encabezaba el comité seleccionador de empresas beneficiadas por Conacyt.

Pues bien, de 2003 a 2015, Industrias Zahori solicitó ante el SAT la devolución de 262 millones 456 mil 101 pesos por concepto del Impuesto de Valor Agregado (IVA), de los cuales el órgano de la Secretaría de Hacienda autorizó devolver 239 millones 779 mil 316 pesos.

Mientras en trimestres como el de julio-septiembre de 2009, la empresa solicitó la devolución de hasta 12 millones 252  mil 398 pesos, en otros periodos como julio-septiembre de 2013 solicitó apenas 233 mil 225 pesos.

Fue en el año fiscal 2015 que los montos aumentaron. En el periodo abril-junio, la compañía pidió al SAT se le devolvieran 20 millones 507  mil 320 pesos, de los cuales solo recibió 9 millones 307 mil 959 pesos.

Sin embargo, de julio a septiembre de 2015, la empresa recibió devoluciones por 24 millones 351 mil 286 pesos, correspondientes a los meses de mayo, junio, julio y agosto de 2015.

Un contador público, especializado en disposiciones fiscales, explicó a este Semanario que hasta 2014, las devoluciones de IVA no implicaban mayor verificación que los cheques o transferencias presentadas por el contribuyente, así como los contratos con sus proveedores.

En sí, la devolución de saldos a favor del IVA es una medida del SAT, a través de la Administración General de Auditoría Fiscal, para incentivar la economía nacional ya que “reconoce la necesidad de que los contribuyentes cuenten con recursos financieros que les permitan continuar con su operación a fin de impulsar su crecimiento y la generación de nuevos empleos”, explica la descripción oficial.

Reglamentado en el artículo 22 del Código Fiscal de la Federación, el modelo aplica a solicitudes de más de 500 mil pesos. Y de acuerdo a la normatividad 30/14, se puede realizar una devolución parcial anticipada al periodo de 40 días hábiles, si el personal del SAT revisa información y documentos, sin necesidad de requerimiento alguno.

Foto: Internet/José Ramón Gurrola, administrador de la Auditoría Fiscal de Mexicali

Foto: Internet/José Ramón Gurrola, administrador de la
Auditoría Fiscal de Mexicali

Sin embargo, esta medida no aplica a quienes se detecte realizan “prácticas fiscales indebidas, para quienes haya indicios de que ha registrado o declarado operaciones inexistentes, con comprobantes ficticios o que sus erogaciones no corresponden a deducciones indispensables”, entre otras circunstancias.

De los 239 millones 779 mil 316 pesos devueltos a Zahori en 12 años, el 68 por ciento se autorizó desde la Administración Central en la Ciudad de México.

No obstante cuando –como cada mes– la empresa de la familia Bonfante solicitó la devolución de IVA correspondiente a septiembre de 2015, la oficina central remitió el trámite a las oficinas de la Administración Desconcentrada de la Auditoría Fiscal del SAT en Mexicali.

Ese mes, Industrias Zahori reportó egresos por 56 millones 36 mil 224 pesos, de los cuales solicitó la devolución de un monto de 8 millones 368 mil 767 pesos, correspondientes al IVA generado.

La razón, según indica el informe de inicio del trámite, fechado el 28 de marzo de 2016, es que hay varias operaciones cuestionables de la empresa, principalmente porque la oficina del SAT en Mexicali “no proporcionó información o documentación alguna con la que pudiera validar dichas operaciones”.

Un ejemplo, la falta de “facturas de venta que se identifiquen con dichos depósitos al menos de los importes más representativos en cuanto a monto”, por lo que la Administración Central de Devoluciones y Compensaciones determinó “no cuenta con los elementos suficientes que le permitan conocer de fondo dichas operaciones”, señala el documento.

Si bien el SAT solicitó a Industrias Zahori información y documentación que permitieran verificar sus operaciones, la empresa no proporcionó el total de lo requerido, motivo por el que se inició una auditoría para verificar la procedencia o no del saldo a favor, el 18 de marzo de 2016.

 

Administrador del SAT detenido por delitos fiscales

El interés del ex administrador de la Auditoría Fiscal en Mexicali, José Ramón Gurrola Alvarado en autorizar de inmediato la devolución del IVA a Industrias Zahori quedó en manifiesto tanto en instrucciones a los auditores de agilizar el trámite como en comunicaciones con sus superiores.

Así lo explica la denuncia dentro del expediente 6735/2016/PPC/SAT/DE1512 en el Órgano Interno de Control en el SAT en conjunto con la Secretaría de la Función Pública.

En la investigación se señala, por ejemplo, que el miércoles 25 de mayo al mediodía, Gurrola Alvarado se reunió con directivos de Zahori en la sala de juntas de la Administración Desconcentrada de Auditoría Fiscal en Mexicali.

A pesar que el personal que trabajaba en la auditoría estaba presente, no fueron llamados a la reunión. Treinta minutos después Gurrola Alvarado y dos hombres identificados porque vestían camisa azul con las siglas de Zahori salieron del punto de reunión, explica el documento.

Testimonios que recoge el expediente, indican que el entonces administrador de la Auditoría Fiscal, al ser informado por su personal de un proveedor de Zahori con operaciones simuladas, respondió “esas operaciones no son relevantes” e insistió en que los dueños de la empresa “son gente muy importante” y que al ser “una empresa reconocida” no era necesario verificar las exportaciones que realizaba.

Incluso, ese miércoles 25 de mayo, Gurrola Alvarado escribió un correo electrónico a Marisela Corres Santana, administradora central de Fiscalización Estratégica del SAT para informarle que la oficina a su cargo “tiene los elementos necesarios para devolver parcialmente por anticipado y continuar con la visita” respecto al concepto de saldo a favor del IVA de Industrias Zahori.

Además de anexar la nota informativa, el funcionario relata “el día de hoy se atendió por tercera ocasión al RL (representante legal) de la contribuyente (que a su vez es el presidente del CCE en Mexicali), y manifestó su interés de acudir a la Cd. de México a solicitar cita en AGAFF para tratar de agilizar la devolución, respecto de lo cual esta ADAF le explicó que estamos atendiendo debidamente su proceso, y que estamos valorando la posibilidad de devolver parcialmente anticipado, y continuar con la auditoría del art. 22 CFF.”

Antes de llegar a Mexicali, Gurrola Alvarado había ocupado ya el cargo de administrador de la Auditoría Fiscal, pero en Los Cabos, Baja California Sur. Sus antecedentes como funcionario público sirven no solo como contexto curricular, también como una muestra de prácticas ilícitas.

En 2006, José Ramón Gurrola Alvarado fue detenido, en Coahuila, por elementos de la extinta Agencia Federal de Investigación (AFI), tras ser acusado de ejercicio indebido de funciones públicas durante su periodo como administrador local de Recaudación del SAT en Piedras Negras, Coahuila.

Al momento del arresto, Gurrola Alvarado tenía dos años en el cargo de director de Auditoría del Gobierno de Durango, pero era investigado por la Procuraduría General de la República (PGR) en la averiguación previa PN/10/2016.

El funcionario fue denunciado directamente por el Departamento Jurídico del SAT luego de que se detectara la ausencia de un remolque decomisado en 2003 que permanecía en el recinto fiscal a cargo de Gurrola Alvarado.

Sin embargo, en el Juzgado Tercero de Distrito de Piedras Negras, el ex administrador local del SAT en esa ciudad, pagó una fianza de 11 mil pesos para obtener su libertad.

La aprehensión quedó registrada no solo en medios de comunicación locales, también en el portal de internet del SAT en el apartado “Acciones contra la delincuencia fiscal”, correspondiente a mayo de 2006.

Foto: Jorge Dueñes/El domicilio del supuesto fabricante de cartón para Zahori

Foto: Jorge Dueñes/El domicilio del supuesto fabricante de cartón para Zahori

Corporativo Zahori, el primer foco rojo

El primer indicio de que Industrias Zahori realizaba prácticas fiscales indebidas fue su principal proveedor: Corporativo Zahori.

De acuerdo con el informe de inicio de la orden VRM4200009/16 de la Administración General de Auditoría Fiscal del SAT, en el periodo del 1 al 30 de septiembre de 2015, Industrias Zahori celebró operaciones por concepto de personal administrativo y operativo con “Corporativo Zahori”, las cuales representan el 37 por ciento del IVA nacional que le trasladaron a la contribuyente.

Por lo anterior, el órgano “sugiere documentar dichas operaciones con la documentación comprobatoria que le permita cerciorarse de la materialidad de los servicios, así como que dicha empresa contaba con la infraestructura y capital humano para otorgar los servicios”.

Esta transacción, con un valor de 20 millones 604 mil 439 pesos, fue el motivo para que la Administración General determinara que “no coincide con la propuesta de esa ADAF (Administración Descentralizada de la Auditoría Fiscal en Mexicali) para devolver de manera parcial el importe solicitado en devolución”.

Foto: Internet/Bofante durante la inauguración de la planza Zahori

Foto: Internet/Bofante durante la inauguración de la planza Zahori

En términos prácticos, Industrias Zahori realiza una práctica de outsourcing para pagar los salarios de sus más de 700 empleados a través de Corporativo Zahori, empresa registrada bajo la actividad de “servicios de asesoría, administración y organización de empresas” ante el SAT

Si bien no se trata de una práctica ilegal, un fiscalista consultado por ZETA explicó que puede ser interpretada como un esquema abusivo o una práctica fiscal indebida, por lo que el SAT procede a la realización de una verificación.

No obstante, el especialista también explicó que algunas empresas realizan este ejercicio, principalmente, para poder solicitar la devolución del IVA de los salarios que pagan a sus empleados y obtener ingresos adicionales.

Tan solo en septiembre de 2015, la “prestación de servicios profesionales” que Corporativo Zahori brindó a Industrias Zahori generó 3 millones 296 mil 710 pesos de IVA.

Hasta 2003, antes de operar con el nombre de Corporativo Zahori, esta empresa trabajaba bajo la razón social de “Compañía Comercializadora Olvem”, según consta en actas del SAT. En este caso, los propietarios de Industrias Zahori son a la vez, sus principales proveedores.

El acta de constitución de sociedad de Compañía Comercializadora Olvem –en poder de ZETA– indica que el 14 de junio de 2001 se registró la empresa con el objeto de “importación, exportación, compraventa, distribución, comercialización y transformación de todo tipo de mercancías, muebles y materiales”, entre otras actividades.

La cónyuge de Bonfante Olache, Eva María Gallego Salas, su hermano Jorge Ignacio Gallego Salas y José Federo Díaz Gallego tienen, cada uno, una tercera parte de las acciones de la compañía, con un valor total de 51 mil pesos.

Incluso comparten los mismos puestos que tienen en Industria Zahori, dentro del Consejo de Administración del Corporativo: Díaz Gallego como presidente, Jorge Ignacio Gallego Salas como secretario y Eva María Gallego Salas como tesorera.

 

Proveedor de cartón desde despacho contable  

Auditores consultados por ZETA explican que las operaciones más difíciles de comprobar son aquellas catalogadas como “servicios profesionales” porque no siempre hay pruebas físicas o tangibles del producto, pero hay otras más sencillas de detectar.

En el ejercicio fiscal de septiembre de 2015, Industrias Zahori reportó al SAT que pagó 5 millones 274 mil 364 pesos a un proveedor de nombre Aarón López Molina a cambio de cartón. Esto convierte a López Medina en el segundo prestador de servicios productos más importante de Industrias Zahori.

Ya que el monto requería la devolución de 843 mil 898 pesos, la auditoría del SAT se concentró en investigar al proveedor. De acuerdo con la información fiscal del contribuyente, el domicilio se encuentra en calle Madero número 1212 interior 5 colonia Nueva en Mexicali.

Al llegar a la ubicación, personal del SAT se encontró con una pequeña oficina ubicada en un segundo piso en una plaza comercial.

De entrada, notaron la incongruencia en que un fabricante o distribuidor de cartón operara desde ese local, pero al pensar que podría tratarse solo de las oficinas administrativas de dicha empresa, preguntaron en la recepción por el nombre de proveedor.

La recepcionista no identificó a Aarón López Molina y luego negó que la oficina estuviera relacionada con la venta de cartón o un giro similar.

Este Semanario repitió la visita. El lunes 25 de agosto acudió a las oficinas rotuladas con la razón social Grupo Desarrollador del Noroeste “GDN”, una empresa inmobiliaria con oficinas centrales en la Ciudad de México.

La recepcionista dijo que Aarón López Molina no se encontraba, tampoco tenía información acerca de la venta de cartón. A la encargada del lugar se le dejó un mensaje para López Molina sobre la investigación que sustenta este reportaje, pero hasta el cierre de edición, la reportera no obtuvo respuesta.

En el Registro Público de la Propiedad y el Comercio, Aarón López Molina aparece solo como socio de RVS y Asociados con el 35 por ciento de las acciones –porcentaje valuado en 525 mil 342 pesos–, mientras que su socio de nombre Armando Javier Vargas Ramírez tiene una participación del 65 por ciento, es decir, 468 mil 636 pesos.

Esto de acuerdo con el acta de asamblea de socios, celebrada en Mexicali el 13 de noviembre de 2012.

De acuerdo con el portal de internet de RVS & Cía. Consultores, su domicilio se encuentra localizado en la misma oficina señalada por López Molina como dirección ante el Fisco.

Se trata de un despacho dedicado a las áreas fiscal y legal, así como de consultoría, integrado por Armando Javier Vargas Ramírez, Benigno Barajas Varela, Raúl Villareal Solórzano y Raúl Villareal Álvarez.

En la puerta principal de la oficina, debajo del nombre de Aarón López Molina, aparecen los rótulos de otras dos empresas “Grupo Innovador Comercial” y “Triamex Publicidad del Noroeste”, pero por lo menos en Baja California, López Molina no se encuentra registrado con esas dos empresas ni ninguna otra dedicada a la fabricación del cartón.

Foto: Jorge Dueñes/Directivos de la empresa Zahori y el administrador de la Auditoría Fiscal se reunieron en las instalaciones de Mexicali

Foto: Jorge Dueñes/Directivos de la empresa Zahori y el administrador de la Auditoría Fiscal se reunieron en
las instalaciones de Mexicali

Más proveedores bajo la mira

De los resultados de esta auditoría, surgieron otras operaciones consideradas sospechosas por la falta de comprobación de servicios o productos obtenidos. Está el caso de “Soluciones de Servicios de Alta Calidad del Noroeste, S.A. de C.V.”, la cual facturó 411 mil 756 pesos por concepto de “asesoría” y por los cuales, Industrias Zahori solicitó la devolución de 65 mil 880 pesos.

Sin embargo, cuando personal del SAT solicitó a Hiram Soto González, representante legal de Industrias Zahori, información sobre el servicio de asesoría que recibían, Soto González respondió “eso ya lo habían visto con el administrador Ramón Gurrola y que les había comentado que no iba a haber ningún problema con ese proveedor”, señala el expediente en integración del Órgano Interno de Control del SAT.

Tanto Aarón López Molina y Soluciones de Servicios de Alta Calidad del Noroeste, estaban siendo investigados por sospechas de realizar operaciones simuladas, pues al momento de la auditoría no cumplían con sus obligaciones fiscales.

Es decir, el IVA que Industrias Zahori solicitaba les fuera devuelto por las transacciones con estos dos proveedores, no había sido pagado siquiera por estos contribuyentes al SAT.

 

Despiden a auditor que encontró irregularidades

Uno de los auditores que documentaron las irregularidades en las operaciones de Industrias Zahori fue despedido luego de que se negara a solicitar la devolución parcial anticipada de IVA a favor de esta empresa.

En el expediente del Órgano Interno de Control se establece que el 30 de mayo de 2016, después de la tercera reunión entre directivos de Zahori y José Ramón Gurrola Alvarado, éste pidió la renuncia de uno de los encargados de la auditoría.

Al oponerse, el empleado fue enviado a Puerto Peñasco, Sonora. Sin embargo, el trabajador del SAT hizo válido un periodo vacacional pendiente para ganar tiempo. “Es una medida de presión para que yo renuncie, por denunciar un acto ilegal e injusto”, externó en su momento ante el SAT.

Al regresar de sus días de vacaciones, el empleado encontró que su contrato de prestación de servicios había vencido a mediados de junio y bajo esa justificación, el entonces administrador José Ramón Gurrola se negó a renovar el documento.

ZETA solicitó información a la Oficina del SAT en la Ciudad de México sobre la remoción del administrador de la Auditoría Fiscal en Mexicali, José Ramón Gurrola, llevada a cabo el 11 de julio, pero hasta el cierre de edición, el órgano de la Secretaría de Hacienda no pudo ampliar la información.

Acerca de la auditoría practicada a Zahori y las prácticas investigadas por su Órgano Interno Control, el área de Comunicación Social del SAT explicó que “por secreto fiscal, no podemos dar información sobre un contribuyente”, pero añadió que la información será considerada para realizar una investigación.

Foto: Jorge Dueñes

Foto: Jorge Dueñes

Zahori es una de las mejores empresas de Baja California: Bonfante

Al terminar una rueda de prensa sobre su gira de 15 días por Europa, acompañado del gobernador Francisco Vega, los alcaldes electos de Tijuana, Mexicali y Ensenada, así como una comitiva de la SEDECO y otras dependencias, Carlo Bonfante dijo desconocer si empresas bajacalifornianas realizan operaciones fantasmas ante el fisco.

“Fíjese que no. Eso tiene que ver más con la Secretaría de Finanzas, que es la que tiene el padrón de las empresas registradas. Lo que nosotros hacemos es un acompañamiento de promotoría, facilitaciones a las empresas…nosotros no tenemos los controles si esa empresa está pagando o no pagando IVA porque no está en nuestra jurisdicción”, afirmó.

Al secretario se le preguntó entonces si en su calidad como empresario ha sabido de este tipo de prácticas, a lo que insistió “nosotros hacemos el acompañamiento desde la empresa chiquita, micro hasta la gran empresa”.

—Le pregunto porque en específico, Industrias Zahori está siendo investigada por el SAT en cuanto a operaciones fantasmas de IVA, por las cuales solicitaron devolución, pero al realizar una auditoría encontraron que son inexistentes, ¿está usted enterado de esto?

“No, al contrario, Creo que si esa fuente existe y lo está haciendo, el SAT tendrá con Zahori, como todas las empresas, encontrar la salvedad en un momento dado en la integración del expediente. La empresa Zahori tiene treinta y tantos años y genera 750 empleos, cualquier persona que quiera involucrar a una persona diciendo ‘yo creo que está investigada’, la autoridad federal es muy competente y no necesita mensajeros. Cuando va a hacer una auditoría, presenta su requerimiento, la empresa presenta su defensa o su aclaración y de ahí parte todo”.

— ¿Usted sigue activo en la empresa?

“No, Zahori es una empresa de mi familia. En lo particular, no participo, dejé a mis hijos y es una de las mejores empresas de Baja California”.

— ¿Y no le han informado ellos que está siendo auditada por el SAT?

“No. Tenemos un equipo fiscal, legal y administrativo que cubre y atiende todas las situaciones. Tienen una fuerza muy capaz”.

Comentarios

comentarios


Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio