Don Rodrigo Malmierca Díaz

Foto: Cortesía
 
Opinionez lunes, 4 julio, 2016 12:05 PM

Los Donez

 

 

 

Me sentó junto a él en medio de una gran mesa encabezada por intelectuales, artistas, diplomáticos y políticos. De trato exquisito, desbordante de amabilidad y pleno de detalles finos, de entrada nos obsequió una cálida bienvenida además de una conversación larga, grata y generosa, el Señor Ministro del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera del Gobierno Cubano, Don Rodrigo Malmierca Díaz.

Responsable de la trascedente cartera en la administración Castrista desde el año 2009, previo a esta función se desempeñó como Embajador en Bélgica del 2002 al 2005 y ante la Organización de las Naciones Unidas a partir del 2005 antes de ser llamado nuevamente a la Isla, donde se mantiene en el cargo de Ministro hasta la fecha, con el monumental compromiso de sentar las bases de la nueva realidad económica establecida con los Estados Unidos de Norteamérica, decretada por los presidentes Don Barack Obama y Don Raúl Castro.

Fue mi tercera visita a ese precioso País, afortunadamente no la última, la primera la recuerdo como si fuese ayer, se dio a principios de los noventa, la segunda a inicios del dos mil y ésta –curiosa coincidencia– nuevamente en los incipientes días de la segunda década de este siglo. La última, por lo pronto, fue en el año nuevo del 2015.

Cada enero los cubanos organizan la “Feria Internacional de Turismo” para dar a conocer las infinitas bondades que su Nación ofrece para las posibilidades –muy acotadas en esos tiempos, por cierto– de inversión extranjera. Por esta razón viajamos la entonces Secretaria de Turismo de la administración del Presidente Calderón, Doña Gloria Guevara, la Senadora Doña Yeidckol Polevnsky, seguramente la política mexicana con mejores y mayores conexiones con el régimen y el escribiente.

La extraordinaria cena de gala ofrecida por el magnífico anfitrión, resultó inolvidable por infinidad de aspectos. Baste señalar que jamás había probado los manjares servidos como alimentos, además de los deliciosos vinos y las maravillosas interpretaciones musicales amenizadas por los mejores artistas que tanta fama han dado por su calidad de talla mundial. Las conversaciones giraron en torno a las oportunidades que su despacho ofrece para derramar riqueza y empleo. Pero sobre todo, su inteligencia innata para los negocios posibles nos dio una muestra palpable que gracias a políticos de su dimensión, el Gobierno está preparado para recibir el apoyo necesario con la intención de generar el desarrollo y establecer la globalización, que convertirá a su tierra en el destino soñado por todos.

Don Rodrigo Malmierca Díaz, es un genial representante de su pueblo, digno, elegante, magistral, que está bordando el futuro que trasladará a su amada Nación al lugar que está destinado a ocupar en el plano universal para beneplácito de sus queridos paisanos, que tanto lo merecen.

Hasta siempre, buen fin.

Carlos Mora Álvarez, es orgullosamente tijuanense. Ha sido servidor público y dirigente empresarial. Actualmente es Presidente Ejecutivo del Consejo Estatal de Atención al Migrante. Comentarios y sugerencias: [email protected]

Comentarios

comentarios


Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio