El mapa de la muerte


 
Edición Impresa lunes, 18 abril, 2016 01:00 PM

En Tijuana, 231 personas han sido  asesinadas violentamente en 103 días de 2016, tratándose de balaceras y ejecuciones. Las zonas más peligrosas de la ciudad son las delegaciones Sánchez Taboada, San Antonio de los Buenos, Playas y Zona Centro. Policía Municipal captura un pequeño porcentaje de los homicidas en flagrancia, y la Procuraduría no persigue a los jefes ni lugartenientes de células criminales,  autores intelectuales de los homicidios 

 

La segunda generación de la familia Arellano se pasea por la ciudad e intenta rearmar el poderío del grupo delictivo que los hermanos Benjamín y Ramón Arellano Félix, comandaron con sangre y plomo desde los ochenta y hasta entrado este siglo.

Los jóvenes Arellano ordenan homicidios de miembros del Cártel de Sinaloa y de sus propias células cuando los consideran desechables o traidores.
Misma actitud violenta ejercen quienes en Baja California trafican para el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), que llegaron aliados con el CAF, y han reclutado incluso a servidores de los sinaloenses, lo cual ha recrudecido las pugnas internas del Cártel de Sinaloa, al grado de masacrarse por el control territorial.

Tal escenario de acción, ante la impavidez de unas autoridades federales, estatales y municipales, que a lo más que han llegado es a detener a autores materiales de los asesinatos, mientras los líderes siguen ordenando, dando permiso o tolerando la crecida de homicidios violentos.

“No vas a encontrar ninguno que dé el nombre de su jefe, dicen que los contrataron, pero no informan quién, a veces mencionan apodos, pero no aportan más”, dijo el coordinador de la Subprocuraduría de Investigaciones Especiales (SIE) referente a las declaraciones de los detenidos.

Y si alguno de los lugartenientes llega a ser mencionado, como sucedió en los casos de Raúl Miranda Ordaz “El Alejo” y Arturo Govanni Gómez Herrera “El Gross”, las solicitudes de orden de aprehensión son rechazadas por los jueces, con argumentos como el que no existe identificación plena, pese a haber sido señalados en un grupo de fotos, mencionados en partes con su nombre y apodo por sus socios criminales, pero quienes los imputan no refieren sus nombres completos.

Actualmente se cometen asesinatos por toda Tijuana, pero de acuerdo a las estadísticas, las zonas más peligrosas son las delegaciones Sánchez Taboada, San Antonio de los Buenos, Playas y Zona Centro, espacios en pugna entre traficantes de los cárteles Arellano Félix, CJNG y el de Sinaloa.

Otay, La Mesa y Presa Rural, son delegaciones usadas como zonas de paso de droga a mayor escala y áreas de escape para los homicidas entre una delegación y otra, “… son áreas que mantienen frías, sin pugnas internas y con menos asesinatos”, explicó un elemento del Grupo Coordinación.

Las ejecuciones se efectúan en las escalas más bajas del organigrama criminal, usualmente se trata de vendedores de droga al menudeo. Sin embargo, también están matando -en menor cuantía- a trasegadores que cruzan droga a Estados Unidos, según se revela en los expedientes abiertos

Doble homicidio en puente Las Palmeras,miembros del CAF abatidos

Doble homicidio en puente Las Palmeras,miembros del CAF abatidos

Porque “debía dinero”, “robó droga”, “nos puso con la Policía”, “consumió la mercancía que le dieron  para vender y no la pagó”, “lo amenazaron que no debía ‘trabajar’ para ese grupo delictivo”,  o “le advirtieron que no vendiera droga en esa zona”, en términos generales esa esas son las razones de las ejecución, dadas por familiares, socios y amigos, de las 231 personas asesinadas violentamente en los primeros 103 días en Tijuana.

Sólo del 1 de enero al 31 de marzo de 2016, la ciudad fronteriza sumó 202 homicidios, convirtiéndose en el trimestre más violento de los últimos seis años, superado solamente por los primeros tres meses de 2010, cuando las ejecuciones reunieron 207 cadáveres.

Previo al presente año, en el mismo período, durante  2011 fueron 123 asesinatos; en 2012 disminuyeron a 85 muertos; en 2013 llegaron a los 117 decesos violentos; en 2014 la cifra creció a 131 homicidios; y el año pasado, 2015, fueron 145 víctimas de homicidios dolosos.

Todos los meses hay expedientes y declaraciones que evidencian las diferentes y simplistas causas del enfrentamiento que tiene en a las calles de Tijuana padeciendo constantes baños de sangre.

 

ENFRENTAMIENTOS ENTRE CÁRTELES

Como ejemplo reciente, el 22 de marzo se dio un enfrentamiento. Según indagatorias, los muertos resultaron ser representantes del CAF y los victimarios de la mafia de Sinaloa encabezada por “El Alejo”.  Y pese a que los Arellano llegaron a la colonia Manuel Paredes con la orden de matar, resultaron asesinados.

José Luis Gutiérrez Mendoza “El Quemado”, David Rodríguez Parra y Rodolfo Carlos Jaramillo Salazar, fueron detenidos el 22 de marzo de 2016 después de matar a Juan José Larreta Huerta y a Óscar Homero Alatorre Jiménez, en las inmediaciones del Puente Palmeras.

Los homicidas se dieron cuenta que sus enemigos del CAF buscaban y se prepararon para recibirlos. El día de los hechos, los rondaron dos veces,  vieron a Larreta y Alatorre frente a su casa,  “El Quemado” y sus cómplices salieron por detrás, ya en la calle se toparon con sus perseguidores y “les ganaron la mano”. Se fugaron, pero fueron detenidos en posesión de las armas homicidas.

Dos semanas antes de este hecho, la Policía Municipal había detenido a Gutiérrez Mendoza como sospechoso de otro homicidio, pero no llegó a ser consignado. Algo similar ocurrió un año antes, el 3 de marzo de 2015: la corporación municipal lo aseguró por haber matado a dos personas en la colonia Ciudad Jardín y fue liberado.

 

POR TRAICIÓN

En compañía de Ricardo Lorenzo y Rubén González Bedolla, Felipe de Jesús Ruelas asesinó a David Antonio Angulo Pulido la tarde del jueves 7 de abril, mientras subía al edificio Torre Estrella ubicado en Zona Río, el área comercial más concurrida de la ciudad.

Lo balearon y huyeron, sólo Ruelas fue capturado en Avenida Cerro de la Silla del fraccionamiento Monterrey, en posesión de un revólver usado en el crimen y tras confesar su participación.

Admitió haber participado en el asesinato de Tomás Ezequiel Fuentes Vázquez, cuyo cuerpo fue localizado la tarde del viernes 8 de abril. Explicó que junto a los hermanos González lo habían matado desde el miércoles 6 de abril, pero lo metieron en la cajuela de un auto que abandonaron en la colonia Flores Magón.

Los dos sujetos asesinados, y los tres homicidas identificados -incluidos los prófugos hermanos González Bedolla- formaban parte de una célula “independiente”. Compran droga al Cártel de Sinaloa, pagan piso en la zona donde viven -colonia Obrera, delegación San Antonio de los Buenos- y cruzan el enervante hacia Estados Unidos.

Ruelas explicó que él y sus compañeros habían decidido matar a Fuentes y Angulo porque los traicionaron, en menos de tres semanas él y los hermanos González Bedolla habían sido detenidos por la Policía Estatal Preventiva (PEP), quienes “les bajaron una feria” y presentaron en la Procuraduría General de la República (PGR).

“Y no podía ser casualidad”, decidieron que los otros dos “los estaban poniendo con los pepos”. Por eso los mataron.

 

DEUDAS QUE SE COBRAN CON SANGRE

En cuanto al cobro de deudas, Guadalupe Villa Veijar (con antecedentes por robo a comercio y delitos contra la salud) fue capturado en compañía de  José Manuel Martínez Hernández y José Rojo Flores, luego de que en dos ocasiones intentaron matar a César Soto Agüero.

Tres matones acribillaron a David Angulo porque los "traiciono"

Tres matones acribillaron a David Angulo porque los “traiciono”

Confesaron que los contrataron y la razón para matarlo: “Debía una lana”, no ofrecieron mayores datos.

El domingo 10 de abril, entre seis y siete de la tarde, Soto Agüero, acompañado de su hijo menor de edad, viajaba del fraccionamiento Álamos hacia el Bulevar Insurgentes, a la altura de la calle Benton, cuando con un carro le bloquearon el paso. Dos hombres bajaron del auto y dispararon de frente al parabrisas. No consiguieron matarlo.

Soto huyó, pero fue perseguido y alcanzado en el Insurgentes, donde de nuevo dos sujetos le dispararon, uno del lado derecho y otro del lado izquierdo, nuevamente fallaron y se escabulló hasta llegar al Parque Morelos, donde llamó la atención de una patrulla e informó que lo estaban persiguiendo y baleando.

Los patrulleros dieron alcance a los matones a altura del Alamar. Admitieron haber cometido el delito, uno lo negó, pero al ser capturados estaban en posesión de una pistola calibre 9 milímetros que resultó positiva con el atentado homicida. Además identificaron a un hombre apodado “El Extraño” como quien disparó la pistola calibre 40 que también se usó en el crimen, “pero él saltó del auto en movimiento” mientras los perseguían, aseguraron.

De los motivos del ataque en el que resultó con un pequeño rasguño en la oreja y su hijo fue golpeado por esquirlas, César Soto Agüero, como el 99 por ciento de las víctimas de lesiones por arma de fuego, aseguró desconocer la razón. Dijo ser un hombre honrado que se dedica a los bienes raíces.

 

VIOLENCIA POR ZONAS

Eso es en cuanto a los motivos, de los presunto responsables como en 2014 y 2015, los nombres y apodos se repiten, muchos de ellos han sido detenidos -en estos momentos algunos a disposición por narcomenudeo- y liberados en múltiples ocasiones: “El Alejo”, El Borrego”, “El Gross”, Aníbal Campos, Manuel Torres “Don Víctor”,  Marco Antonio Valderrama Melchor “Marquitos”, “El Niño”, Chapito Trejo”, “Lucas”.

Respecto al mapa que evidencia la distribución de esta violencia de sangre, las estadísticas arrojan los siguientes datos:

Sánchez Taboada: 42 homicidios, 18.10 por ciento.- Las colonias más violentas son Camino Verde, División del Norte, Reacomodo Sánchez Taboada y Remoza. Han asesinado mujeres, pero la mayoría son hombres baleados en la calle, el arma 9 milímetros es el calibre más usado. Aunque hay muertes entre semana, viernes, sábado y domingo son los días más activos.

Los muertos incluyen un decapitado, un apedreado y un hombre amarrado como res dentro de su domicilio.

En uno de los cadáveres de este año dejaron el siguiente mensaje: “AQUÍ SIGUE EL SEÑOR MENCHO Y SU JENTE HACIENDO LIMPIA EN TODA LA BAJA ESTO LES PASARA A TODA LA JENTE DEL AQUILES Y LA RANA ATT CJNGTIJUANA …”.

San Antonio de los Buenos : 15 homicidios, 15.92%.- Puertas del Sol, Lomas de San Antonio,  Nuevo Milenio, Artesanal,  Anexa Niños Héroes, Ampliación Ejido Lázaro Cárdenas y Xicoténcatl, están identificadas como las colonias más conflictivas en el tema de asesinatos.

Un común denominador son los cuerpos torturados metidos en bolsas de basura, maniatados, encobijados, y algunos localizados a destiempo en estado de descomposición. En el Ejido Lázaro Cárdenas, al cadáver de un hombre al que le amputaron un dedo le dejaron un letrero con la siguiente consigna: “UNA LOCA MÁS PUTOS ATT CAF”.

Playas de Tijuana: 32 homicidios, 13.85%.- Aquí las áreas más violentas son Los Altos, Manuel Paredes y Tenochtitlán, han matado mientras caminan por la calle, circulando en bicicleta o mientras esperan a bordo de autos.

Los cadáveres han sido localizados envueltos en cobijas y cuerdas, pudriéndose en el interior de un auto robado, apedreados o picados dentro de casas abandonadas.  A uno de los  jóvenes asesinados le dejaron  un mensaje: “ESTO ME PASÓ POR TRABAJAR CON EL IVAN ATT : LA BARREDORA”.

Zona Centro:  27 homicidios, 11.69%.- Aquí la violencia se concentra en la Zona Norte, Zona Río, Libertad y parte en las colonias Hidalgo y Alemán.

Los asesinatos se han cometido en público, el Hotel Montejano -espacio controlado por criminales-, Burritos Roger, la Plaza Bicentenario, algunos abarrotes que tienen maquinitas, la Plaza Río y una taquería,

En plena Zona Río también fue asesinado, el 29 de febrero, José Manuel Estrada Bañuelos, quien hacía las veces de escolta de su hermano, el abogado Alejandro, ligado a la defensa de miembros del CJNG.

La Mesa y Los Pinos juntos: 29 homicidios, 12.55%.- Para la Policía Ministerial del Estado son una sola delegación, sin embargo, en el mapa delictivo de la Policía Municipal las tiene separadas por una buena razón: Los Pinos, con sus 19 asesinatos (8.22%), es lo doble de violenta que La Mesa, con 10 homicidios (4.33%).

Las colonias con más decesos son Terrazas, Jardines, Jalisco y Santa Elena, un 10% fueron mujeres, la mitad de los cadáveres no han sido identificados.

Aquí hubo varios cadáveres torturados, maniatados o encobijados. Y homicidios en lugares públicos como el Foxx Sports Bar, en una recicladora, un taller mecánico, una taquería y un bazar.

A un hombre muerto por una pistola calibre 45,  le dejaron una cartulina con la siguiente leyenda: “SIGUE LA LIMPIA EN LA BAJA POR PARTE DEL EL MENCHO ATT:CTNG CJNG”.

Otay-Centenario: 21 homicidios, 9.09%.- De nuevo el Estado trabaja estas zonas como una sola delegación y la Policía Municipal la separa. Otra vez existe una gran diferencia, Otay ha registrado cinco homicidios en tres meses y medio, mientras Centenario acumula 16 asesinatos violentos.

Las colonias con más riesgo son Nueva Tijuana, Murúa, Otay Módulos, Rancho la Escondida y Los Arenales. Las modalidades de asesinatos son variadas, baleados, apuñalados en múltiples ocasiones en el corazón -le llaman muerte de prisión- y calcinados. Los cadáveres han sido tirados incluso en plena Vía Rápida.

Cerro Colorado: 20 asesinatos, 8.66%.- Jardín Dorado, Ampliación Guaycura e Infonavit Presidentes es donde se suman el mayor número de ejecuciones, la mayoría de las víctimas fueron abatidas por arma de fuego en la calle, y los muertos de mayor perfil identificados están relacionados con la célula delictiva de Los Uriarte, sobrinos de Raydel López Uriarte “El Muletas” -detenido en febrero de 2010- , traficante del CAF que colaboró con Eduardo García Simental “El Teo” cuando éste se enfrentó en pugna interna a Fernando Sánchez Arellano “El Ingeniero”.

Presa y Presa Rural: 27 homicidios, 11.69%.- La Morita, Valle de las Palmas, Rancho Los Encinos, Ojo de Agua y Villas del Campo son las colonias más peligrosas, y la variedad de homicidios abarca desde baleados hasta apuñalados, calcinados, ahorcados, cuyos cuerpos son abandonados e incluso encobijados o enteipados en parajes solitarios.

 

DEL COMBATE

De acuerdo a diversos comunicados en los que la Policía Municipal promueve su efectividad, en enero aseguraron 42 armas de fuego cortas, siete largas,  518 cartuchos y 22 cargadores. El nivel de reincidencia de los detenidos en ese mes fue de 38.23% en delitos contra la salud y 10.2% por posesión de arma de fuego y portación de arma.

En cuanto a las personas detenidas como sospechosos de homicidios, los agentes  municipales informaron que en enero presentaron a 10 sujetos, siete en febrero y 15 en marzo.

ZETA consultó a la Procuraduría cuántos de estos hombres detenidos habían sido consignados por homicidio, pero al cierre de esta edición, la información no fue proporcionada.

Comentarios

comentarios


Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio