De los que quieren correr en el Hipódromo


 
Sortilegioz lunes, 4 abril, 2016 12:00 PM

A pesar que fue derrotado en 2007 en su intento por hacerse del Gobierno del Estado, y que en 2013 el Presidente de la República y Primer Priista del País, Enrique Peña Nieto, no le permitió lograr la candidatura al mismo cargo, hay priistas que siguen con la idea que el ex reo de El Hongo, la prisión bajacaliforniana, es un activo para el PRI en época electoral.

Detenido por elementos del Ejército Mexicano en 2011 por acopio de armas e investigado –sin resultados-, por la Procuraduría General de Justicia de Baja California en relación a seis crímenes, según un testigo protegido que laboró para él y que presentó declaraciones ministeriales, Hank se ha visto más ligado a la criminalidad que a los triunfos electorales.

Fuera de haber ganado en 2004 frente a Jorge Ramos Hernández la alcaldía de Tijuana, no se le conocen ni sustentan victorias electorales o políticas. Sus candidatos, pocos han alcanzado el cargo deseado.

Incluso, sí se le ha reconocido el colaborar para derrotar al Partido Revolucionario Institucional al que pertenece. Por ejemplo y precisamente la elección del 2013 cuando no fue electo candidato a Gobernador por el tricolor. Conocido y denunciado fue en el PRI –y en el PAN-, que Hank y sus seguidores le apostaron al voto cruzado. Apoyar a Jorge Astiazarán para la alcaldía de Tijuana y denostar a Fernando Castro Trenti en su intento por ganar el Gobierno del Estado.

El apoyo que en su momento justificaron le dio a Francisco Vega de Lamadrid para que éste derrotara al ahora Embajador Fernando Castro Trenti, se vio pagado cuando el panista tomó posesión y no sólo nombró a reconocidos hankistas en su gabinete, como a Juanita Pérez en la Secretaría del Trabajo, sino a un hijo de Hank a cargo de la cultura en Tijuana, puesto que el vástago mantiene a pesar de paupérrimos resultados.

Para la elección de junio de 2016, cuando en Baja California se elegirán Alcaldes, Diputados y Regidores, la participación de Hank es mínima. A pesar que dice ser soldado de su partido, es sabido como en época de campaña se ausenta de la ciudad para no ceder a los charolazos políticos. Pero ahora, de 22 candidatos que tendrá el Revolucionario Institucional, un 20 por ciento serán para el ala hankista. Ahora mismo pelean por regidurías para tener más posiciones, y por diputaciones para determinar en el Congreso local, pero poco les ha sido concedido.

René Mendívil, el virtual candidato del PRI a dirigir el Ayuntamiento de Tijuana, fue conocido siempre por ser del equipo de Fernando Castro Trenti. Ante la derrota de este último y la salida de Baja California, Mendívil intentó, con desafortunado éxito, integrar un equipo propio. Pero sin tablas, sin presencia y sin personalidad política o liderazgo, poquísimo pudo hacer. La nominación le cayó por prelación.

Ahora en su esfuerzo por congraciarse con los diferentes sectores del PRI, se ha decantado por el ex reo y casinero de la localidad, Jorge Hank Rhon. Recientemente en una entrevista que concedió al diario La Jornada BC, habló de “lo fundamental” que le es el apoyo desde el Hipódromo.

Textual se lee en la nota del diario: “Reconozco el activo que representa el ingeniero Jorge Hank; he reconocido la importancia de la inclusión plena como se está haciendo el día de hoy; hoy es fundamental que todos los grupos al interior del partido se sientan reflejados. Es lo que he venido señalando en esta fase de precampaña”.

O sea, Mendívil por un lado reconoce un activo poco fundamentado, y por otro le hace el favor a los hankistas para que se vean representados en su equipo. Ignorando las tirrias y las fobias que hacia su grupo origen –el de Fernando Castro Trenti-, siente el casinero y los suyos.

Abundó René Mendívil a La Jornada: “Reconozco toda la solidaridad y el apoyo que nos ha ofrecido el ingeniero Jorge Hank y que estoy seguro que van a estar activamente participando positivamente a favor de la causa del Partido Revolucionario Institucional”. Otra vez el mensaje de inseguridad sobre lo que harán los hankistas, y el chantaje de apoyarlo porque hacerlo es apoyar al PRI.

A la par de Mendívil, el joven diputado Chris López, dirigente estatal del PRI y de bajo perfil luego de la desafortunada forma con que manejo su voto a favor del incremento del IVA en la frontera, también sostiene acercamientos con Jorge Hank. Pelea para él y contra la CTM, regidurías. Nada de altura, para un “activo” como Hank.

En el Partido Acción Nacional se cuenta otra situación. Que los hankistas en el Gobierno de “Kiko” Vega y en el Hipódromo apoyarán la candidatura de Juan Manuel Gastélum “El Patas”, para la alcaldía de Tijuana. Por lo tanto, jugarán en términos políticos contra René Mendívil.

Y contra Chris López, quien está pensando darles las regidurías número uno, que harán ediles a los hankistas, así pierda Mendívil o cualquiera de los candidatos del PRI a las alcaldías bajacalifornianas.

De nada sirve pues, el entreguismo de Mendívil a ser un potro que correrá en el Hipódromo, o la condescendencia política de Chris López para un grupo que suele ir contra el partido si así conviene a los intereses de su líder Jorge Hank.

En unos días el jefe máximo del priismo en la nación vendrá a Baja California. Quizá solo Manlio Fabio Beltrones Rivera pueda poner orden en el partido y en el Hipódromo, o tal vez no. Después de todo, el ex reo presume una relación con el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, quien por cierto no se dejó fotografiar junto al mismo en la campaña y en los días posteriores (lo hizo una vez en un acto de reconocimiento al equipo de futbol que maneja en Tijuana y que dice no es de su propiedad).

En política, uno más uno no siempre resulta en dos. Y cuando se trata de los apoyos políticos de Jorge Hank, menos. A ver si no hunden a Mendívil, ahora que al fin le tocó la nominación.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio