20.9 C
Tijuana
jueves, junio 20, 2024
Publicidad

Duarte dejará endeudado a Veracruz con al menos 46 mil mdp, mientra él habla de “responsabilidad financiera”

El estado de Veracruz pasó de tener unas finanzas públicas relativamente estables a duplicar su deuda y elevarla hasta 46 mil millones de pesos, todo esto en el transcurso del gobierno de Javier Duarte de Ochoa, cuya administración concluirá hasta el 30 de noviembre de 2016.

El gobernador veracruzano recibió una entidad con una deuda de 17 mil 971 millones de pesos, heredada por su antecesor Fidel Herrera Beltrán.


Publicidad


“El monto exacto de la deuda veracruzana es motivo de polémica. Los cálculos más conservadores hablan de una cifra cercana a 43 mil millones de pesos. Los críticos de Javier Duarte ponen el total muy por arriba de 60 mil millones. Son pasivos no bancarios y deudas con otras entidades públicas, como ayuntamientos, las que explicarían parte de esta gran diferencia. Cualquiera que sea la cifra correcta, lo cierto es que la deuda de Veracruz es superior a las participaciones federales que recibe”, escribió Luis Miguel González, director del diario El Economista en una columna reciente.

Por ello, a 10 meses de que concluya el mandato de Duarte, Veracruz es el estado más comprometido y endeudado de la República Mexicana, con 45 mil 879 mdp al cierre del 2015, sólo por detrás de la Ciudad de México y de Nuevo León.

De acuerdo con información de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), del propio Gobierno estatal y de las calificadoras internacionales, la entidad se endeudó de forma acelerada y sin orden.


Publicidad

 


Al cierre de 2015, la deuda total de Veracruz sumó 45 mil 879 millones de pesos, la tercera más elevada del País, sólo por detrás de la Ciudad de México y Nuevo León.

A este endeudamiento se suma el pleito del mandatario estatal con la Universidad Veracruzana y las acusaciones de los pensionados y jubilados del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), sin dejar a un lado las agresiones a periodistas y la violencia que ha dejado decenas de muertos y desaparecidos en la entidad.

“Ahora que se aproxima el final del sexenio, las voces de deudores se empiezan escuchar más claramente. Empresas constructoras reclaman 849 millones de pesos, otros proveedores del estado hablan de facturas por 643 millones. En la lista de acreedores, abundan los relacionados con los Juegos Centroamericanos. Ex trabajadores que no cobraron sus quincenas y prestadores de servicios. ADO presentó una denuncia. Rentó 186 autobuses de lujo para la justa deportiva. Se le adeudan 21 millones de pesos”, escribió Gónzalez en su editorial.

El 17 de febrero pasado la Auditoría Superior de la Federación (ASF) reveló en su más reciente informe que los recursos públicos destinados a las entidades federativas y a los municipios son tan mal administrados que en 2014 hubo al menos 77 mil 380 millones de pesos en los que se detectó algún tipo de irregularidad u observación.

El documento muestra también un tabulador con lo que denomina “monto de las acciones con impacto económico” en las que ha incurrido cada estado, y en las que aparece Veracruz en primer lugar, con 14 mil millones de pesos pendientes de solventar en 2014 y, desde 2011, 35 mil 421.

El ente fiscalizador reclamó al Gobierno de Veracruz la devolución de al menos 721.9 millones de pesos producto de presuntas irregularidades en el manejo de fondos federales para obras en los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2014.

El juicio político en su contra

Después de que el informe se dio a conocer, un grupo de legisladores de oposición, especialmente el Partido Acción Nacional (PAN), a través de la junta directiva del Senado de la República, envió una petición a la Cámara de Diputados para iniciar juicio político contra el Gobernador priista de Veracruz Javier Duarte de Ochoa, con base en el informe de la Auditoría Superior Federación “por una corrupción rampante y un desfalco millonario”.

Ante este hecho, el líder nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Manlio Fabio Beltrones, explicó que el mandatario veracruzano deberá rendir cuentas como cualquier otro funcionario, luego de las irregularidades detectadas en la Cuenta Pública del estado. Sin embargo, horas después Beltrones matizó sus dichos y salió a respaldarlo frente a los rumores que anuncian la salida de Duarte de la gubernatura veracruzana.

En medio de todo esto, el propio Duarte minimizó la especie a través de su cuenta de la red social Twitter: “Ayer lo de La Parroquia [por los supuestos abucheos realizados en su contra en ese café tradicional veracruzano], hoy lo de la licencia; a ver mañana con qué nuevo invento salen”.

Horas después, también a través de su cuenta de Twitter, Beltrones aseguró: “Todo servidor público debe rendir cuentas sobre los recursos. Esto no es exclusivo de una persona o un partido, sino de todos”. Durante la entrevista, el priísta refirió que el gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, también debe rendir cuentas de los señalamientos que se han hecho de su gasto poco transparente.

!La declaración de hoy [de Beltrones] creo que mata la declaración de ayer y deja muy claro la postura del presidente del Partido Revolucionario Institucional a nivel nacional!, dijo Duarte.

En respuesta, el presidente del PAN, Ricardo Anaya, apeló a “la sensibilidad” de los diputados priístas “para que apoyen la demanda de juicio político contra el gobernador de Veracruz, Javier Duarte”, misma que promovieron senadores del partido que él lidera.

Por su parte, el senador del Partido de la Revolución Democrática (PRD); Alejandro Encinas Rodríguez, se sumó a esa demanda y señaló que debe haber juicio político a Duarte, y que este “debe estar en la cárcel”.

“La Procuraduría General de la República (PGR) tiene un expediente en contra de Duarte de Ochoa y una línea de investigación, pero creo que hay elementos suficientes para que se le juzgue no sólo por malversación de fondos, sino también por abusos de autoridad y por violaciones de derechos humanos. Con el mando único ha provocado un verdadero colapso en esa entidad” afirmó Encinas.

“[La posición del PRI] es clara: exigir rendición de cuentas y transparencia al gobernador Javier Duarte”, afirmó el senador priista José Francisco Yunes Zorrilla, senador del PRI por Veracruz y principal candidato a suceder al actual gobernador.

Quién gane la elección veracruzana del año próximo, tendrá las manos atadas. Deberá dedicar más de 5,000 millones de pesos anuales para pagar capital e intereses. Tendrá dificultades para contratar nueva deuda porque Javier Duarte se dedicó a generar pasivos con una productividad digna de mejores fines. A los 15 días de asumir el cargo, en diciembre del 2010, contrató el primer crédito de su administración, por 1,500 millones de pesos. Desde entonces ha contratado alrededor de 25 grandes créditos y realizado tres emisiones bursátiles. Ha hecho también cuatro reestructuras de la deuda. Él tuvo suerte de que la ley que limita las deudas estatales haya tardado tanto en salir. Los veracruzanos no pueden decir lo mismo. Duarte vivió la fiesta, sus gobernados tendrán que recoger el tiradero.

En octubre del 2015, los diputados locales veracruzanos autorizaron al gobierno de Javier Duarte la adquisición de un nuevo paquete de deuda pública por 21 mil 700 millones de pesos, con el cual los pendientes bancarios de la entidad ascenderán a 66 mil 100 mdp.

La aprobación del nuevo paquete de deuda ocurrió luego de que Duarte presentó una propuesta para reestructurar la deuda existente, mediante un paquete de 3 acciones que compromete dos fondos de participaciones federales, en un 25 por ciento de cada uno: el Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas (FAFEF) y el de Aportaciones para la Infraestructura Social (FAIS), así como el recién incrementado Impuesto sobre Erogaciones por Remuneraciones al Trabajo Personal (ISRTP).

El Dictamen aprobado autoriza contratar un financiamiento de 5 mil millones de pesos, hipotecando el 25 por ciento del Fondo de Aportaciones para el FAFEF; un segundo financiamiento por un mil 700 millones de pesos, que tendrá como fuente de pago el 25 por ciento del FAIS, el cual se dijo que deberá destinarse a inversiones público-productivas en materia de obras y acciones sociales básicas que beneficien a la población en pobreza extrema o a localidades con alto rezago social.

El tercer crédito autorizado por 15 mil millones de pesos, se pagará con el ISERTP, y se dijo que se utilizará para amortizar anticipadamente deuda pública a cargo del Gobierno del Estado y obtener mejores condiciones económicas. En Veracruz este impuesto se ajustó de 2 a 3 por ciento, con lo que se brinda mayor garantía de pago. Sin embargo, este nuevo crédito se contempla que tendrá un plazo de pago de 25 años.

El gobernador no reconoce su deuda

Dos meses antes, el gobernador Javier Duarte de Ochoa había reconocido públicamente que Veracruz está endeudado por 44 mil 470.8 millones de pesos, más un pasivo circulante que no fue precisado, debido a que “el monto de estos pasivos varía día a día”.

Duarte de Ochoa aseguró en ese momento que el endeudamiento de Veracruz estaba apegado a la legalidad, ya que ha sido aprobado por el Congreso del Estado, y se había registrado puntualmente ante la SHCP.

En conferencia de prensa en Sala de Bandera de Palacio de Gobierno, sin acceso a preguntas, Duarte de Ochoa dijo que “Veracruz es uno de los estados más responsable en el manejo de su deuda pública”.

Autor(a)

Redacción Zeta
Redacción Zeta
Redacción de www.zetatijuana.com
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas