Serán procesados los hermanos Sánchez


 
Reportajez BCS lunes, 16 febrero, 2015 08:00 PM

Además de lazos consanguíneos, a Édgar Rafael Sánchez Doniz y Érick Eduardo Sánchez Barajas, los une la comisión del delito de homicidio. Causas penales diversas. El primero es procesado por homicidio culposo, lesiones y daño a propiedad ajena; el segundo, por homicidio doloso. Ambos son hijos de un funcionario al servicio del Poder Judicial de la Federación, adscrito al Juzgado Noveno de Distrito, con sede en Ensenada. El contexto en el que se ha desarrollado este asunto abruma a los familiares de las víctimas, que en diversas ocasiones han señalado tráfico de influencias, por ello se manifestaron en esta ocasión ante las instalaciones del Juzgado Décimo de Distrito, donde se analiza la solicitud de amparo respecto al auto de formal prisión dictado contra Édgar Rafael, por el Juzgado Segundo de lo Penal. Érick Eduardo, de 25 años de edad, estudiante de la licenciatura en derecho, se dio a la fuga para burlar la penalidad que como presunto homicida enfrentaría, sin derecho a fianza. Al parecer cruzó la frontera a Estados Unidos, comentó el pastor Ramón Cervantes González, allegado a la víctima de atropellamiento. De cualquier manera ambos están en libertad. Édgar Rafael libre bajo fianza y a la espera de que el Juez Víctor Miguel Bravo Melgoza, del Juzgado Décimo de Distrito, resuelva si su petición de amparo procede. Los dos accidentes de los Sánchez A Sánchez Doniz se le imputa el homicidio por culpa, de María Guadalupe Villavalzo López de 46 años de edad, y de las graves lesiones causadas a María del Refugio Villavalzo López de 47, quienes iban a bordo de un vehículo marca Honda y fueron impactadas por el automóvil que conducía el presunto. Sucedió el 23 de mayo de 2014, en la avenida Reforma y calle Westman, al sur de Ensenada, y de acuerdo a los elementos de prueba recabados en la averiguación previa por el Ministerio Público, Édgar Rafael no respetó la señal de alto marcada con la luz roja del semáforo, provocando la colisión del vehículo Jetta que conducía. De 23 años, Édgar Rafael abandonó a las víctimas del accidente, sin embargo no fue procesado por “omisión de auxilio”, tipificado en el Código Penal del Estado de Baja California, en el artículo 157. Jorge Tolentino Belman, perdió la vida el 6 de septiembre de 2014, luego de ser atropellado por un vehículo Dodge, Charger, color negro y placas AKS-2381, en el bulevar Estancia y avenida Reforma, también al sur de la ciudad. Érick Eduardo Sánchez Barajas, conductor del vehículo, circulaba a 120 kilómetros por hora, cuando la máxima de velocidad está signada en 60 en esa zona. Familiares y allegados de las víctimas han tenido que salir a las calles a manifestarse, para lograr que las autoridades no carguen los dados a favor de los hijos del Secretario de Acuerdos del Juzgado Noveno de Distrito, Rafael Sánchez Baltazar. El proceso penal La causa penal 516/2014, corresponde a los delitos cometidos por Édgar Rafael Sánchez Doniz. El proceso se lleva ante el Juzgado Segundo de lo Penal, a cargo del Juez Osvaldo Flores Ruiz. Gloria Villavalzo López, hermana de la fallecida María Guadalupe y de María del Refugio, ésta última imposibilitada físicamente tras las lesiones derivadas del impacto, dijo que debido a que el Ministerio Público no otorgó al juzgado documentos que acreditaran todos los delitos cometidos por el señalado, éste logró salir bajo fianza. Aunque asegura que el personal de Juzgado Segundo de lo Penal, les ha otorgado el apoyo suficiente para continuar el proceso de manera justa, es notorio que el estatus del padre de los presuntos homicidas, como funcionario del Poder Judicial de la Federación, en un principio hizo que los “hechos se minimizaran”. Ramón Cervantes González, allegado de Jorge Tolentino –quien era pastor de iglesia cristiana, de 25 años de edad, recién casado–, víctima de Érick Eduardo, manifestó que su causa penal es la 517/2014, radicada en el Juzgado Primero de lo Penal a cargo de la Juez Amalia Gutiérrez de la Peña. Cervantes González explicó que su proceso no ha sido tan “afortunado”, como en el caso de las hermanas Villalvazo López, puesto que hasta después de una manifestación orientada a la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), zona Ensenada a cargo de Marco Chavarría López, fue que vieron que el proceso avanzaba con equidad. “El Subprocurador hizo que la Policía Ministerial fuera en busca de los testigos, les tomaran la declaración”, aseguró el pastor que encabeza las protestas pacíficas a favor de un proceso ajustado a derecho. El amparo de la justicia federal En entrevista para ZETA, Víctor Miguel Bravo Melgoza, Juez del Juzgado Décimo de Distrito en Ensenada, manifestó que su labor será analizar si el auto de formal prisión dictado por el Juzgado Segundo de lo Penal, fue emitido conforme a derecho, es decir, que el Ministerio Público le hizo llegar las probanzas suficientes al juez para sujetar a proceso al ahora quejoso. “Aquí no se analizará si este joven es o no culpable de los hechos que se le imputan, me gustaría que a la familia le quede muy claro, y que aún la resolución aquí dictada es recurrible”, dijo. Respecto al padre de los presuntos, expuso que si bien le conoce, no sostiene ningún lazo afectivo o de ningún tipo con éste. “Ni cuantías, ni nombres”, aseguró son órdenes de Bravo Melgoza, el secretario de acuerdos del mismo juzgado Rubén Reynoso Barbosa, también presente en la entrevista, para respaldar que nada cambiará el ánimo del juzgador. Asimismo aconsejó a los familiares de las víctimas que no descuiden el fuero común, que es donde se desarrollan los procesos, porque en el Juzgado Décimo de Distrito se analizará un recurso que no le garantiza al quejoso el amparo de la justicia federal.

Comentarios

comentarios


Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio