Sospechosos en la PEP


 
Dichoz y Hechoz lunes, 22 septiembre, 2014 03:00 PM

Desde que por orden directa del gobernador de Baja California, Francisco Vega de Lamadrid, el licenciado Carlos Besné Irigoyen fue nombrado director de la Policía Estatal Preventiva,  pocas veces se ha reunido con el secretario de Seguridad Pública del Estado, Daniel de la Rosa Anaya. Es más, Besné pintó su raya. Se sabe protegido y actúa por su lado. Por ejemplo, no aceptó ni el vehículo blindado que la corporación le provee, ni los escoltas experimentados que le proporcionaron de la propia PEP. El recomendado del gobernador prefirió andar en su propio carro y contratar a su propia escolta. Ahí el detalle. Pocos de los que cuidan a Carlos Besné cuentan con la preparación y la certificación, además, ninguno es agente activo de la PEP, adonde los quiere dar de alta. Por lo pronto ya le aprobaron -cómo no, si es de los “cercanos” al mandatario estatal- a cinco de sus escoltas que se integran de personas desconocidas, ex policías municipales y ex policías ministeriales, precisamente lo que la PEP evita. Entre los recomendados y escoltas del director Besné, hay dos que han sido mencionados e incluso detenidos en el pasado por sospechas de deshonestidad y ligas con el crimen organizado. De esos policías que detuvieron, que declararon y que por misterios de la Ley fueron liberados, de los que más les hacen roncha en la PEP: José Aurelio Urbina y René Miranda. El primero ex municipal, el segundo ex ministerial. Ahora sí que a Don Carlos Besné le gusta rodearse de los suyos y es indiferente a la corporación que dirige. Con todo y que los suyos hayan sido en el pasado sospechosos…

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio