Reabrirán Escénica inconclusa


 
Reportajez BCS lunes, 1 septiembre, 2014 07:00 PM

Aun con miles de toneladas de tierra y rocas por depositar junto al mar, en el Kilómetro 93, el punto del deslizamiento de la carretera escénica Tijuana-Ensenada, con un avance global de la obra del 43 por ciento, personal de Caminos y Puentes Federales (CAPUFE) asegura que la autopista será reabierta el 15 de septiembre de 2014. A marchas forzadas se puede observar a cientos de trabajadores que se mantienen trabajando en el sitio, donde es constante el paso de maquinaria y el movimiento de retroexcavadoras. El avance de las reparaciones solo de la autopista, aseguran, es del 93%, y una vez abierta podrán circular vehículos de tráfico ligero o pesado a velocidad de carretera, mientras el resto continúa con obra. El miércoles 27 de agosto, en un recorrido por la zona, Ramiro Martínez Medina, subdelegado técnico de la delegación regional de CAPUFE, explicó a distintos medios de comunicación que la carretera ya puede ser reabierta, aunque se sigue trabajando en el sitio. La obra tiene una inversión global cercana a 790 millones de pesos, siendo la empresa constructora Makro, la encargada de realizar los trabajos, que actualmente constan de un pedraplén que abarca los 300 metros lineales afectados, rellenando con miles de rocas de más de un metro de diámetro la línea de la costa del Océano Pacífico, con la que colinda la carretera escénica. De acuerdo a Martínez Medina, diariamente en ese sitio se colocan entre 5 mil y 6 mil metros cúbicos de roca. Asimismo, trabajan en la construcción de distintos terraplenes, antes de que finalmente sea colocada la carpeta asfáltica de la carretera, que aún no ha sido rellenada en sus 30 metros de deslizamiento producidos tras el colapso hacia el mar de la carretera escénica, el 28 de diciembre de 2013. CAPUFE estima que son entre 280 y 290 mil metros cúbicos de relleno para la restitución, “pero si se fijan, ya el nivel es mínimo a diferencia de cuando iniciamos… realmente el volumen (faltante) es sencillo terminarlo, nos quedan ya seis, siete días para el relleno, y de ahí ya vamos a la estructura del pavimento”, afirmó el funcionario. A tres semanas de distancia, CAPUFE tiene asignadas 200 personas que se dedican exclusivamente a la restitución de la vialidad, que sería reabierta con todos los señalamientos, líneas pintadas y la capacidad para permitir el flujo de los vehículos de carga. A la par de la reapertura de la carretera, Caminos y Puentes Federales continuará trabajando con obras como el enrocamiento del pedraplén, la edificación de una galería filtrante, y obras complementarias como alcantarillas. Cuestionado sobre los otros puntos en riesgo, advertidos por investigadores del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE) en el mismo tramo carretero, Martínez respondió: “Yo creo que hay que tocar muy cuidadoso ese tema, porque bueno, eso nosotros ya lo tenemos detectado desde el inicio, esos seis puntos no tienen ninguna situación de peligro a la fecha, hay que monitorearlos efectivamente, pero ya los tenemos detectados”. El ingeniero de CAPUFE aseguró que ya tienen algunos resultados respecto a estudios que han hecho a otros sitios de riesgo en la zona, sin embargo, no quiso adelantar datos. Adicional a la obra en la zona del colapso, refirió, se encuentran restituyendo el pavimento entre los kilómetros 51 y 71. CAPUFE estima concluir la obra completa el 30 de abril de 2015. El Kilómetro 93 de la carretera escénica se encuentra dentro de una zona de terreno inestable que abarca desde San Miguel, hasta Costa Azul. El 28 de diciembre de 2013, a pesar de múltiples advertencias de científicos y personal de Protección Civil del Estado de Baja California, por el deslizamiento que durante meses registraba el Kilómetro 93, CAPUFE decidió mantener abierto este tramo carretero hasta el momento en que se colapsó, llevándose consigo un camión de doble remolque -conducido por Gabriel González Cuevas- más de 30 metros hacia abajo. Para la fortuna del chofer, el deslizamiento no volcó el vehículo, que posteriormente sería remolcado del lugar. El día del colapso, Antonio Rosquillas Navarro, titular de Protección Civil del Estado, refirió a ZETA que tanto la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, como CAPUFE, ya tenían conocimiento de la aceleración en el hundimiento, que terminó en el colapso del tramo de aproximadamente 300 metros de largo. Inversiones millonarias se han ejercido en el sitio desde antes del hundimiento, la carpeta asfáltica tenía un grosor anormal, derivado de reencarpetados permanentes que CAPUFE realizaba, intentando contrarrestar el colapso que el día 28 de diciembre de 2013 se aceleró y, en 15 minutos, envió miles de toneladas de tierra hacia el mar. González Cuevas tuvo que salir corriendo y dejar sus pertenencias en el camión, cuando ocurrió el colapso entre las once de la noche del viernes 27, y las dos de la mañana del sábado 28 de diciembre. Rumores de que la zona continuaba hundiéndose, a tres semanas de distancia de su reapertura, comenzaron a circular, pero las versiones fueron desmentidas el miércoles 27 de agosto de 2014 por el subdelegado técnico de CAPUFE. Desde el 28 de diciembre del año anterior, el alcalde de Ensenada, Gilberto Antonio Hirata Chico, quien acudió a la zona del colapso, había adelantado que la economía del municipio se vería afectada por el cierre de la vialidad, quedando únicamente la alternativa de la carretera libre Tijuana-Ensenada, donde a la fecha se han registrado diversos accidentes fatales, entre ellos, la volcadura de un autobús con turistas coreanos, choques de frente entre vehículos y filas que se extienden por kilómetros, derivadas del intenso tráfico y/o por reparaciones en la carpeta asfáltica. El presidente municipal había considerado solicitar recursos adicionales al Gobierno Federal para compensar la afectación económica surgida del colapso de la escénica, sin embargo, a la fecha se desconoce si lo hizo, y si ese tipo de apoyos es posible. El 18 de agosto, el diputado local del Partido del Trabajo, Armando Reyes Ledesma, quien a mediados del mes de junio acudió a la zona del hundimiento para conocer los avances de las obras, aseguró que CAPUFE había estado negándole información al Congreso del Estado, respecto a los trabajos que ahí se realizan, en particular, las licitaciones e inversiones. Reyes acusó directamente a la titular de Caminos y Puentes Federales en Baja California, Rosa María Castañeda Guadiana, por la falta de información, asegurando que ésta “negó al Congreso del Estado información actualizada sobre el avance y estado de la obra de reparación del colapso carretero en la escénica Tijuana-Ensenada”. Asimismo, refirió Reyes, la funcionaria “en forma grosera y prepotente se negó a hablar sobre un nuevo derrumbe carretero y explicar las razones por las cuales ha dado instrucciones de no permitir el acceso a ninguna autoridad, ni a la prensa, a la zona, haciendo pensar que algo raro se oculta tras el comportamiento de la funcionaria federal”. CAPUFE niega que se presenten más colapsos, no obstante, sí ha restringido el acceso a la zona, colocando a cientos de metros de distancia, casetas de acceso con guardias de seguridad privada para evitar que alguien se acerque. “Con esta actitud inducimos que algo grave está ocultando la titular de CAPUFE, y reprochamos la cerrazón que la caracteriza, al negarse a atender la solicitud de información que de manera formal, le planteó el Congreso del Estado de Baja California”, referiría a mediados de agosto el diputado Reyes, quien acusa a Castañeda de mantener comunicación e informar al gobernador del Estado, Francisco Arturo Vega de Lamadrid, ignorando al Congreso local, “que es la entidad que representa a todos los ciudadanos de Baja California”. “A esta funcionaria tal parece que la caracteriza el conducirse con impunidad total”, agregaría. El diputado ha buscado solicitar, a nombre del Congreso del Estado, una auditoría a fondo sobre el uso de los recursos destinados a la reparación de la carretera escénica, y es el único de los legisladores locales que ha insistido en el tema. Una inversión cercana a los 800 millones de pesos, y la poca transparencia de su ejercicio, han dejado algunas dudas entre funcionarios y legisladores respecto a si CAPUFE está haciendo buen uso de los recursos públicos, especialmente, luego de que investigadores especialistas en geología del CICESE, advirtieron a esa dependencia de los peligros de la zona del Kilómetro 93, y de la necesidad de colocar sistemas de monitoreo de al menos otros seis puntos más en el tramo de terreno inestable. Asimismo, señalaron que la construcción de un pedraplén en el lugar sería un esfuerzo inútil, dadas las características físicas del terreno, la profundidad del mar y lo empinado de la zona de montañas hacia la línea costera, entre otras cosas. CAPUFE no ha confirmado contar con sistemas de monitoreo, y la información que proporciona respecto a la obra, ha sido en todo momento limitada.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio