“Kinky Boots”: un musical con mensaje


 
Espectáculoz lunes, 22 septiembre, 2014 07:00 PM

“Este espectáculo es muy especial para mí, ‘Kinky Boots’, porque me encanta tanto su mensaje”, dice Juan Torres Falcon, un actor cubano-americano que interpreta a uno de seis ángeles que cobran vida en la obra musical que, en su gira nacional, llegará al Teatro Civic para comenzar la temporada 2014-2015 de Broadway San Diego, del martes 23 al domingo 28 de septiembre. La puesta en escena debutó en Broadway en 2013, con música y letra de Cyndi Lauper, y la coreografía y dirección de Jerry Mitchell. Ese mismo año se llevó siete Premios Tony, incluyendo el reconocimiento a la música compuesta por la estrella ochentera de pop. Basada en una historia real -que primero fue a dar al cine gracias al trabajo de Julian Jarrold en 2005-, la representación teatral se concentra en Charlie, un inglés, dueño de una fábrica de zapatos al borde de la quiebra, por lo que se asocia con “Lola”, y así empieza a hacer zapatos para travestis, en vez de ofrecer el producto para caballero que ya no se vendía. “Creciendo como un niño del cual otros niños se burlaban porque me interesaba el baile y el canto, la actuación, este espectáculo tiene un mensaje y le dice a la gente, grande y joven, que sea exactamente como quiere ser. En una de las letras de nuestras canciones dice ‘solo sé quién quieras ser, nunca permitas que te digan quién debes ser’, esa es la verdad, ojalá yo hubiera visto esta obra a los diez años y que alguien me hubiera dicho eso a mí”, enfatiza en entrevista con ZETA Juan, quien forma parte de la gira que comenzó hace tres semanas en Las Vegas, para concluir hasta finales de 2015. “Esta es una pieza tan animosa que no puedes salir de ‘Kinky Boots’ con mal humor, no puedes”, recalca, expresando por qué este trabajo ha sido tan significativo en la carrera de este artista originario de Miami, que aprendió a amar el teatro musical desde niño, cuando su madre lo llevaba a Nueva York a ver obras como “Cats”, “A Chorus Line”, “El Fantasma de la Ópera” y “Hello, Dolly”. “A mí me fascinaba el mundo de lo que era estar en el escenario, cantar y bailar, y poder contar historias con música y baile”, recuerda. Juan cursó estudios en la Universidad de Nueva York y entonces comenzó a abrirse paso en el mundo del teatro musical. A la fecha ha tenido presencia en “Rent”, “A Chorus Line” y la gira nacional de “West Side Story”, experiencia que fue muy especial para él porque pudo representar el papel de un latino en una obra donde el idioma español se escucha. Sin embargo, el camino que este intérprete escogió teniendo a Broadway como meta exige un esfuerzo constante: “Cuando tenía 22 años y acababa de salir de la universidad, debo decir que hubo días en que dije, no sé si puedo hacer esto, ir a otra audición y que me digan que no soy lo suficientemente bueno para este espectáculo o que este papel no es para ti; porque tienes 60, 70, 80 entrevistas antes de que te den un trabajo, y eso puede ser demasiado para ti. “Debo decir que es muy difícil, es un mundo muy duro, es muy competitivo, y lo más duro es que todos los que estamos aquí lo hacemos porque queremos, esto no es un asunto de dinero, ni siquiera es de fama; es de gente que tiene una pasión por hacer teatro y rodearse de teatro. De eso se trata, es gente que creció amando esto, es parte de quien uno es. Si quieres ser estrella de cine te vas a Hollywood, pero para estar en Broadway realmente hay que querer estar ahí, tener hambre de esto”. Para dar una idea todavía más clara de este proceso, el entrevistado cuenta que para obtener el papel en “Kinky Boots” hizo una primera audición en octubre de 2013, de ahí  siguieron otros llamados a principios de años en Nueva York y después de la eliminación de cientos de candidatos. A la última audición acudieron 35 aspirantes a cantar, bailar y actuar diversas escenas del musical, de diez de la mañana a seis de la tarde, frente al productor Harvey Fierstein, Jerry Mitchell y Cyndi Lauper, donde finalmente fue seleccionado para el papel. La siguiente etapa fue bajar de peso para cubrir los requisitos físicos de la obra, y curiosamente “tuve que practicar como hombre, bailar y caminar en tacones súper altos, a lo cual yo necesariamente no estaba muy acostumbrado. Compré mis tacones altos y yo iba para arriba y para abajo por la casa, bailando y enseñándome a mí mismo cómo llevar el cuerpo en estos tacones altos”. El resultado de este nivel de compromiso se verá en el escenario cuando “Kinky Boots” llegue al teatro de la vecina ciudad, con el sello de garantía que Juan Torres Falcon incluso presume: “Este elenco es de primera, realmente es Broadway que llega a donde tú estás”.

Comentarios

comentarios


Tipo de Cambio