San Isidro y Joselito


 
Toroz lunes, 9 junio, 2014 03:00 PM

Miguel Ángel Perera volvió a triunfar en La Feria de San Isidro, en un hecho sin precedentes en la historia de esa Plaza, nuevamente los tendidos se volvieron en un palomar. Fue la corrida número 26, toros de Adolfo Martín para Antonio Ferrara, Diego Urdiales  y Miguel Perera. Con el sexto de la tarde llevaron a Perera hasta la calle, y abrió nuevamente la puerta del príncipe. Fue un crespón de luto de La Fiesta y su entierro, la mayor manifestación de dolor de la historia del Toreo. José Gomez “Joselito” falleció el 16 de mayo de 1920, en Talavera de La Reina, con su pérdida se termina la llamada edad de oro de la Tauromaquia, con quien compartió un claro liderazgo de los matadores, junto a Juan Belmonte. La noticia estremeció a toda España. Dicen que nunca debió ir a Talavera de La Reina, pero por un compromiso con el crítico de ABC, Gregorio Corrobachano, compartió cartel con su cuñado, Ignacio Sánchez “Mejías”. No debió torear ni por el lazo sentimental que los unía con Fernando “El Gallo”, le tocó el quinto, de nombre “Bailador”, y empezó a soplar el viento que desarmó a Joselito, desencadenándole una muerte prácticamente instantánea, lo que produjo estupor y congoja en todo el planeta de los toros. “Bailador” hizo vestirse de luto a España y pasó a la historia por ser el verdugo de uno de los toreros más importantes de su tiempo. Se trataba de un ejemplar negro, terciado, burriciego y certero en la cornada. Fue tal la conmoción, que muchos aficionados desertaron. El trono del Toreo se quedó solo con Belmonte, pero la rivalidad en la cumbre resultó rota. “Joselito” fue un célebre matador español. Nació el 8 de mayo de 1885 en Gelves, y falleció el 16 de mayo de 1920 en Talavera de La Reina, niño prodigio considerado el torero más completo de la historia. Gran maestro de la vieja lidia y transición definitiva hacia el Toreo moderno. Hijo de toreros, los ganaderos se lo disputaban para los tentaderos, antes de cumplir 13 años mató un eral y se le impidió torear otro, pues se le consideraba muy desarrollado por su edad. Debutó el 13 de junio de 1908, antes de cumplir 13 años, matando becerros de Cayetano de La Riva con José Huerta y José Garate. De inmediato impactó por su estilo, su capacidad de manejo de las facultades de la lidia. Corte de Toreo largo en su brazo poderoso y dominador de todas las suertes, banderillero de facultades prodigiosas con una muleta que se imponía. Su trayectoria de novillero fue dinámica y meteórica, su mejor año fue 1912, cuando debutó en Madrid en 13 de julio. Tomó la alternativa el 28 de septiembre de ese año, de manos de su hermano Rafael Gómez “El Gallo”, también llamado el “Divino Calvo”. El toro del doctorado se llamó “Caballero”, y era del hierro de Moreno Santa María. Ya de matador empiezan a surgir las comparaciones en principio con Ricardo Torres “Bombita”, “Machaquito”, Vicente Pastor y posteriormente, Rodolfo Gaona y Juan Belmonte. [email protected]  

Comentarios

comentarios

Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio