“Manolete”


 
Toroz domingo, 4 mayo, 2014 07:00 PM

El creador del aguante, Manuel Rodríguez Sánchez, nació el 5 de julio de 1917 en Córdoba, tomó la alternativa el 2 de julio de 1939 en Sevilla, y murió el 29 de agosto de 1947 en la plaza de Santa Margarita en Linares.  “Manolete” ha sido uno de los diestros más importantes del Siglo XX, torero de época y prototipo de la majestad que ofrendó a la Fiesta, su vida. Fue un revolucionario, y desde su llegada a los cosos, aceptado, ganando  adeptos y conquistando plazas, Victoria, Toledo, San Sebastián, Gijón,  Santander, Valencia, en el norte de Bárcena. En Las Ventas cuajó una memorable faena a “Ratón”, de la divisa portuguesa de Pinto Barreiro; los pases iban y venían como simbiosis del temple, ceñimiento y ligazón, en eterno engranaje sin resolución. “Ratón” y todo España se rindieron a los pies de “Manolete”, sus enemigos lo acusaban de quitarle un tiempo a los pases, creando el Toreo natural hasta los límites. Decían que era un torero corto, sin variar en quites y no banderilleaba, reducido en repertorio muletero, reduciéndose al estatuario, esmerándose con su pase predilecto, la “manolera” o remate por alto y la “manoletina”, mirando al tendido, hallando belleza y plasticidad que no impusieron otros matadores. Con el capote se basaba en la verónica y la media, de haberse dedicado al estoque, igualmente se mantendría en la gloria. Por esa entrega con la espada encontró la muerte. Manuel se tiró muy despacio sobre la cruz, en un impecable volapié, surgiendo la respuesta de “Islero” (495 kilos, entrepelado y bragado, jugado en quinto), asestando una cornada en el muslo derecho, perforándole el triángulo de Scarpa, interesándole la arteria femoral y otros vasos sanguíneos de la ingle derecha. Fue operado en la enfermería, llegando a recuperar la consciencia. Aseguran que no murió de la cornada, sino que la sangre que le transfundieron, se encontraba en muy mal estado. Aquella tarde alternaba con Rafael Vega de los Reyes “Gitanillo de Triana II” y Luis Miguel Dominguín. Como matador, “Manolete” toreó 16 corridas en 1939, 50 en 1940, 58 en 1941, 72 en 1942, 71 en 1943, 92 en 1944. A lo largo de España, lidió 71. En 1945, una. En 1946, 21. En 1943 y 1944 ocupó el primer lugar en el escalafón. En toda su carrera lo apodero José Flores Cámara. En México tuvo un grandioso cartel. Miura es sinónimo de leyenda, tradición, fidelidad, afición y seriedad de divisa verde y negra para Madrid, en homenaje a los toreros muertos por “Miuras”. Y verde y grana en provincia. Fundada por José Eduardo Miura el 30 de abril de 1849 y pasta en la finca Zahamariche en Lora del Río en Sevilla, tiene encaste de reses autóctonas de Cabrera, Alvareda, Gil Herrera y Utrera. Desde 1842, permanece con el mismo nombre y familia, idéntico encaste y estilo de crianza. Hoy el hierro está en manos de Eduardo y Antonio Miura. Debutó en Sevilla el 15 de agosto de 1846, y en Madrid, el 30 de abril de 1849. Esa tarde alternó con los hermanos “Cuchares” y “El Salmantino”, además de Pekín Martín Vázquez. Fue sepultado el 29 de agosto, en el panteón de la Familia Sánchez de Puerta, donde permaneció cuatro años hasta el 15 de octubre de 1951, al concluirse su mausoleo, obra de Amadeo Ruiz Olmos. Reposa definitivamente en el cementerio de Nuestra Señora de la Salud de la capital cordobesa. Álvaro Domecq y la madre de “Manolete”, Angustias Sánchez, impidieron que Lupe Sino, su pareja, ingresara a la enfermería y  el matador consumara su última voluntad: casarse con ella. [email protected]

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio