Pelayo transa con Cuatro Cuatros

Reportajez BCS sábado, 21 septiembre, 2013 1:34 AM

Alcalde defiende mega-empresa irregular Al proyecto Cuatro Cuatros, ubicado a la altura del Kilómetro 89 de la Carretera Libre Tijuana-Ensenada, lo envuelven grandes cantidades de dinero provenientes de extraños convenios y negocios entre parientes. Apellidos como De la Garza, Riquelme, Villarreal, Turrent y D´Acosta, se repiten en distintos niveles dentro de los multimillonarios acuerdos que realizan tres de las principales sociedades involucradas en este municipio: Inmobiliaria San Martín Obispo SANMO, S.A. de C.V.; Desarrollo y Ecología, S.A. de C.V.; y Cuatro Cuatros, S.A. de C.V. Los miembros de estas empresas se dedican a una casi inagotable variedad de negocios que llevan de manera simultánea. Da lo mismo criar caballos, diseñar y construir clubes hípicos, poseer viñedos y producir su propio vino, tener un oneroso velero, revenderse terrenos entre ellos para un mismo proyecto, construir y diseñar hoteles o restaurantes de lujo en selvas o costas; edificar naves industriales, construir condominios, administrar cabañas, construir su propia planta desaladora o conectarse a sistemas de agua potable a 10 kilómetros de distancia; incluso poseer una presa concesionada por la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA). Eso y más, son las actividades que realizan estos socios-amigos-familiares a través de sus empresas. Casos documentados muestran cómo Cuatro Cuatros e Inmobiliaria SANMO, han hecho a un lado leyes vigentes en materia ambiental, de protección civil y de desarrollo urbano. Cuatro Cuatros es promovido como un proyecto inmobiliario y de turismo ecológico, amigable con el ambiente. Sin embargo, sus socios, Óscar Alfonso Villarreal de la Garza, Francisco y Gerardo Turrent Riquelme, impactaron la zona un año antes de pedir siquiera permiso ante las autoridades federales (2010). Abrieron brechas, desmontaron terrenos y plantaron viñedos en forma circular, el sello característico de Cuatro Cuatros, a su decir. Tras descubrirlos, inspectores de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) clausuraron parte de ese desarrollo en septiembre de 2011, no obstante, meses después, los sellos fueron retirados y no se conocen registros de que estos tres socios hayan pagado alguna multa. Para ese entonces tenían en proceso la construcción de una cava para sus vinos, y lo que serían tiempo después las instalaciones de un club hípico. La zona estaba completamente impactada, con grandes cortes de tierra al Este y al Oeste de la Carretera Libre a Tijuana. Casi un mes después de la colocación de los sellos de clausura de PROFEPA, el 21 de octubre de 2011, un Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA) fue promovido por Sergio Martínez Arriaga, representante legal de Inmobiliaria SANMO, ante la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), para resolver la irregularidad de Cuatro Cuatros. El registro del proyecto, bajo clave 02BC2011TD047, aparece con nombres distintos. La Gaceta Ecológica de la SEMARNAT, en su SEPARATA Número DGIRA/057/11, lo plantea como “Desarrollo Turístico El Tigre”. La documentación, firmada por José Teodoro Barraza López, entonces delegado de la Secretaría del Medio Ambiente en Baja California, lo menciona como “Desarrollo Inmobiliario El Tigre”. El MIA fue autorizado el 22 de mayo de 2012 por SEMARNAT. Enterados de ello estuvieron el gobernador del Estado, José Guadalupe Osuna Millán; el alcalde de Ensenada, Enrique Pelayo Torres; entre otros funcionarios federales de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales. Los terrenos para Cuatro Cuatros En conjunto, las empresas Desarrollo y Ecología, Inmobiliaria SANMO y Cuatro Cuatros, poseen más de 969 hectáreas en las zonas del Tigre y El Sauzal, la mayor parte de la compra de los terrenos fue en dólares. Los primeros antecedentes documentados para el proyecto en Cuatro Cuatros, datan de 2006. El 6 de abril de ese año, Inmobiliaria SANMO comenzó con la compra de dos predios ubicados a la orilla del mar, junto a la Carretera Escénica Tijuana-Ensenada, Delegación El Sauzal. Se los compraron a Carlos Ávila Escoto, uno por 8 millones 169 mil pesos, y otro por 388 mil pesos. El 28 de diciembre del mismo año, SANMO compró tres predios a María de la Luz Plascencia Mayoral, en la zona conocida como Cañón del Tigre. Eran poco más de 195 hectáreas y la empresa pagó por ellos 7 millones 175 mil dólares. Las compras de terrenos continuaron. Entre enero, abril y mayo de 2007, la inmobiliaria desembolsó 36 millones 260 mil 915.69 pesos, y obtuvo alrededor de 43 hectáreas. Entre los propietarios de esos predios estaban César Constantino Quesada Inowe, Nathaniel Benedict Schmidt Covo, y Carlos Caro Zazueta. A César Constantino le compraron su terreno 16 veces más caro que el valor del avalúo de sus 42 hectáreas. De un millón 278 mil pesos en que se valoraba su predio, SANMO le pagó 20 millones 555 mil 241 pesos. Lo mismo ocurrió con los otros dos propietarios. A Schmidt le pagaron 4 millones 40 mil pesos por un terreno de 2 mil metros cuadrados valuado en un millón 30 mil pesos, y a Caro Zazueta le pagaron 11 millones 665 mil 674.69 pesos por un terreno de 3 mil 383.575 metros cuadrados, valuado en 2 millones 193 mil 234 pesos. Negocio que difícilmente se pensaría dos veces. El 3 de marzo de 2008, Inmobiliaria SANMO compró a Rubén, Ofelia y Aída García Bernal, un terreno rústico de más de 358 hectáreas, en 4 millones 523 mil 284.50 dólares, en la delegación del Sauzal, parte de lo que ahora es Cuatro Cuatros. El avalúo de los terrenos de los García Bernal, era de 4 millones 523 mil 31 pesos. Menos de lo negociado. Con ello, SANMO daría el primer espaldarazo a la sociedad de los Turrent Riquelme y Villarreal de la Garza.  En abril, mayo y septiembre de 2010, estos tres socios compraron seis predios más en distintas zonas. Desembolsaron 25 mil 296.16 dólares, y 313 mil 190.45 pesos, para poco más de tres hectáreas. Entre los vendedores de esos terrenos están: Francisco Guerrero Gallegos, Miguel Godínez Espinoza, María de los Ángeles Armenta Solís, Jorge Valdivia Díaz, Luis Buelna Payares y Modesta Arzate García. Cuatro Cuatros, S.A. de C.V. continuó comprando terrenos en dólares durante los meses de enero, febrero, agosto y octubre de 2011; 344 mil 912.11 dólares en cinco terrenos, con una extensión de 40.1 hectáreas. Sus vendedores en 2011 fueron: Ismael Robledo Ruiz, Verónica Robledo Talamantes, José Ramiro Robledo Talamantes y Olivares La Victoria, S. de R.L. de C.V. Luego, el 25 de julio de 2012, un apoyo extraordinario llegaría para Gerardo Turrent Riquelme. Haciendo uso de sus facultades, el entonces Presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa, le otorgó dos títulos de propiedad con cientos de hectáreas, colindantes a la zona del desarrollo Cuatro Cuatros, sin pago de por medio, al menos no registrado en los registros catastrales. Calderón le entregó a Turrent Riquelme la parcela 116 Z-1 P3/3, con más de 109 hectáreas en el Ejido Ley Federal de Reforma Agraria (LFRA), así como la parcela 115 Z-1 P3/3, también con poco más de 109 hectáreas. La transacción quedó registrada ante el Registro Agrario Nacional (RAN). El 9 de abril de 2013, por 48 millones de pesos, Turrent vendió  la parcela 116 a Desarrollo y Ecología, S.A. de C.V., cuyo director general es Armando Turrent Riquelme. Los terrenos, ahora de la empresa de Armando Turrent, colindan con el recién inaugurado Club Hípico Cuatro Cuatros, que ha estado ofreciendo cursos de equitación durante 2013. Tanto Inmobiliaria SANMO, como Desarrollo y Ecología, cuyo representante legal es Óscar Humberto Villarreal Agüero, han contratado en distintas ocasiones y en diferentes lugares del país, los servicios de una empresa privada, Hierve-Diseñería, encabezada por el arquitecto Alejandro Villarreal de la Garza, con oficinas en el Distrito Federal y en Londres, Inglaterra. En 2010, Inmobiliaria SANMO desembolsó 2 millones 700 mil dólares para la construcción de nueve casas en un desarrollo denominado Viviendas Santa María, en la región de Valle de Bravo, Estado de México; diseño creado por Hierve. A su vez, Desarrollo y Ecología contrató a esta misma empresa para elaborar el trazo de un club hípico que nunca fue construido, en Lerma, Estado de México, con características similares a lo que lleva construido hasta la fecha el Centro Ecuestre Cuatro Cuatros. De nueva cuenta los apellidos entre una y otra empresa se cruzan. Inmobiliaria SANMO cuenta también con oscuros antecedentes en otros estados del país. Esta empresa es propietaria, opera y da mantenimiento a la presa El Ángulo, en el municipio de Cuautitlán Izcalli, Estado de México, bajo concesión de CONAGUA. Durante la temporada de lluvias del año 2011, y por primera vez en la memoria de los residentes de las colonias aledañas a esta presa, el agua se desbordó e inundó calles y zonas habitacionales, afectando cientos de viviendas. De acuerdo a la entonces alcaldesa de Cuautitlán, Alejandra del Moral, la responsabilidad recaía en SANMO. El propio gobernador del Estado de México en aquellos años y ahora Presidente de México, Enrique Peña Nieto,  acudió a la zona afectada, y el 31 de agosto de 2011, en rueda de prensa realizada en conjunto con Del Moral, anunciaron que demandarían penalmente a Inmobiliaria SANMO por el daño. Aunque pasados los meses y los años, nunca se conoció de alguna sanción. A  la fecha, los reportes de la Comisión Nacional del Agua muestran una presa en malas condiciones. Medios locales en el Estado de México ya habían advertido de modificaciones a la zona hechas por SANMO, que realizó modificaciones a terrenos aledaños para la instalación de naves industriales y desarrollos habitacionales. Las sanciones que se anuncian y nunca llegan, parecen seguir a esta empresa. En lo que respecta a Ensenada, desde marzo de 2011, cuando se anunció públicamente el proyecto, donde estuvieron presentes el gobernador José Guadalupe Osuna y el alcalde Enrique Pelayo, funcionarios del gobierno municipal murmuraban la falta de permisos de los Turrent ante el Ayuntamiento. El director de Ecología municipal, Leopoldo Fragoso González, solo atinó a decir, en resumen, que la zona sí se veía impactada, pero era cuestión de ir haciendo los trámites en su dependencia para que se les dieran los permisos que todavía no tenían. En la cara de las autoridades gubernamentales, del gobernador hacia abajo, los empresarios de Cuatro Cuatros presumieron un proyecto irregular y mostraron zonas habitacionales con mayor densidad de la que permiten los reglamentos actuales en la zona, sin que un solo funcionario chistase. La única dependencia que actuó, meses después de la presentación, sería la PROFEPA, aunque SERMARNAT otorgara los permisos al año siguiente. Para la obtención de los permisos de la Secretaría de Medio Ambiente en 2012, Sergio Martínez Arriaga presentó el oficio CF/050/2011, con fecha 8 de marzo de 2011, donde asegura que la Secretaría de Administración Urbana, entonces a cargo de la arquitecta Diana Montfort Sánchez, y a través de la Dirección de Catastro y Control Urbano, dirigida por Lourdes Oliva Valdez, “autoriza el anteproyecto del plan maestro del fraccionamiento El Tigre”. El mismo plan maestro que posee las densidades habitacionales que distintas autoridades, residentes y representantes de asociaciones de vinicultores, han intentado evitar instaurar en la región, La densidad domiciliaria actual en la zona es de 0.1 habitantes por hectárea. El alcalde de Ensenada, Enrique Pelayo Torres, conocido por sus trueques y su petición de regalos a cambio de permisos, ha defendido el proyecto desde el inicio. Las referencias a los socios de Cuatro Cuatros por parte de Pelayo son constantes durante sus discursos. A principios de septiembre de 2013, el presidente municipal aseguró que la construcción del puente peatonal frente al Cet-Mar, por parte de la Comisión Federal de Electricidad, fue gracias a la intermediación de Cuatro Cuatros. A la CFE, Pelayo le pidió el puente peatonal y la canalización del arroyo El Campillo, a cambio de otorgarle los permisos de uso de suelo en La Jovita. A Cuatro Cuatros, no se sabe qué le ha pedido. Lo que sí se sabe, es que el 12 de marzo de 2013, la actual directora de Control Urbano, Lourdes Oliva Valdez, compró a Concepción Martínez Ricardez, un predio de 15 mil 305.84 metros cuadrados con clave catastral ZL-V00-601 en el Ejido El Porvenir, con un pago de 15 mil pesos, mientras el terreno estaba valuado en 110 mil pesos. Además de la diferencia en el dinero, llama la atención que Oliva adquirió dicho terreno en conjunto con otra persona: Sergio Martínez Arriaga, representante legal de SANMO y parte del personal de Cuatro Cuatros. Otro aspecto notable es que los trámites de autorización del anteproyecto del plan maestro del fraccionamiento El Tigre por parte de Control Urbano, nunca fueron vistos por los regidores a cargo de las comisiones relacionadas con Desarrollo Urbano, como es Planeación y Desarrollo Económico, o Desarrollo Urbano y Ecología. De hecho, durante la administración, el Cabildo del XX Ayuntamiento de Ensenada no ha autorizado modificación alguna de uso de suelo, o tratado algún asunto de permisos vinculado a Cuatro Cuatros. Las relaciones entre Cuatro Cuatros y Pelayo se han dado en varios niveles. Incluso la propia Dirección de Comunicación Social del Ayuntamiento, ha boletinado distintas actividades realizadas en Cuatro Cuatros, como cursos de cata de vinos. El alcalde gestionó que una estatua del explorador portugués Juan Rodríguez Cabrillo, que estaba siendo restaurada por la arquitecta Claudia Turrent Riquelme, fuese instalada en los patios centrales del ex Hotel Riviera del Pacífico, aun cuando no ha sido rehabilitada ni restaurada la rotonda con el busto de Rodríguez Cabrillo, que ya existe en la ciudad. Las enormes cantidades de dinero invertidas a Cuatro Cuatros parecen no tener fin, y entre sus próximos proyectos, se encuentra la conexión con una tubería de 10 kilómetros de largo, a la red del sistema de agua potable en El Sauzal, para abastecer la futura demanda del desarrollo. Al fin y al cabo, parece que el dinero les sobra y las sanciones nunca les llegan. Algunos de los nexos Gerardo Turrent Riquelme. Socio de Cuatro Cuatros, beneficiado en 2012 con más de 216 hectáreas por el entonces Presidente de México, Felipe Calderón Hinojosa. Armando Turrent Riquelme. Director general de Desarrollo y Ecología, S.A. de C.V. Óscar Humberto Villarreal Agüero. Representante legal de Desarrollo y Ecología. Alejandro Villarreal de la Garza. Arquitecto de Hierve-Diseñería, contratado constantemente por Inmobiliaria SANMO y Desarrollo y Ecología para sus proyectos. Óscar Alfonso Villarreal de la Garza. Socio de Cuatro Cuatros y de la empresa creada en Ensenada en 2007, de nombre Inmovitur, S.A. de C.V., en conjunto con Alejandro Riquelme Turrent, Francisco Turrent Riquelme, Gerardo Turrent Riquelme y Eugenio Riquelme Turrent. Sergio Martínez Arriaga. Representante legal de Inmobiliaria SANMO y promotor inmobiliario en Cuatro Cuatros. Claudia Turrent Riquelme. Beneficiada con apoyos del gobierno municipal para restauración de estatua de Juan Rodríguez Cabrillo, instalada en los patios centrales del ex Hotel Riviera del Pacífico en septiembre de 2013. Es esposa de Alejandro D´Acosta, a su vez, hermano de Hugo D´Acosta, enólogo y promotor del proyecto Cuatro Cuatros.

Comentarios

Tipo de Cambio