El momento de las tres Californias…

Foto: Internet
 
Opinionez Lunes, 19 Marzo, 2018 12:00 PM

Con nuestras ciudades capitales ejerciendo corrupción, escándalo y negligencia política, los ciudadanos de las tres Californias nos preocupamos por nuestros futuros y maldecimos nuestros diferentes sistemas políticos. Nuestros ciudadanos lamentan la corrupción y división en las que se encuentran nuestros países. Nuestros diplomáticos están renunciando y nuestros jóvenes están observando cómo los peores individuos en los Estados Unidos y México son nuestros gobernantes, pero no nuestros líderes. 

La geografía es destino. En ningún punto en la historia reciente ha sido tan claro como hoy que nuestros intereses comunes, como californianos, son más importantes que nuestras divisiones políticas que vienen de nuestros políticos nacionales. Estos días, ninguna de las Californias recibe lo suficiente por parte de nuestros gobiernos nacionales para que pueda beneficiarnos.

¿Dónde están los líderes que nos ayudarán a llegar a nuestro futuro común?

California, que fue separado de México en 1848, es nuestra fuerza motriz a nivel económico e intelectual, dándole a Washington más impuestos que los que recibe en servicios de la Casa Blanca, entidad que desprecia y detesta los valores políticamente dominantes de diversidad que existen en California. Siendo la sexta economía más grande del mundo, California tiene un tercio de las mejores universidades del planeta (según el prestigioso Ranking Académico de Universidades del Mundo), la capital tecnológica e informática del mundo (San Francisco) e importantes capitales intelectuales y culturales que son Los Ángeles y San Diego, así como muchas ciudades pequeñas. La riqueza agrícola de California no tiene igual ni en los Estados Unidos, ni en el mundo; su belleza natural y sus parques nacionales no tiene sin igual y su captura de la imaginación alrededor del mundo tampoco tiene igual. Una gran parte de esta riqueza viene de la apertura de californianos hacia la inmigración y las nuevas ideas. Hoy en día es uno de los estados más diversos de los Estados Unidos. El grupo étnico más importante son los latinos.

Miremos hacia Baja California: ninguna otra región de Canadá, los Estados Unidos o México ha beneficiado tanto del TLCAN como la Baja. En la era del TLCAN, Tijuana y Mexicali han evolucionado de ciudades turísticas tranquilas a ciudades dinámicas con recursos intelectuales importantes, universidades dinámicas que crecen rápidamente, incluyendo CETYS y UABC para nombrar dos, así como una cultura de innovación que ha cambiado la manera en la cual, inversores estadounidenses informados, entienden la cultura emprendedora mexicana. En particular, Tijuana ha desarrollado un papel único, siendo el centro de negocio entre los centros de conocimientos y tecnología en el norte y los buenos ingenieros y el talento práctico que los ingenieros de Tijuana y empleados calificados ofrecen, como su valor agregado a los productos terminados, desde lo más básico hasta lo más complicado.

Obviamente, Baja California Sur tiene una población mucho más pequeña, pero tiene paisajes increíbles, atracciones naturales de talla mundial, enormes pesquerías y un excelente mercado turístico para los estadounidenses. (El aeropuerto de Los Cabos tiene vuelos directos con ciudades alrededor de los EE.UU. y una de las mejores ubicaciones para los turistas estadounidenses en busca de calor y sol).

 

* * *

 

Como lo demuestra la visita del 13 de marzo de Trump a California, su mensaje de odio y división no tiene público en California hoy en día. El gobernador Brown ha demostrado que en el siglo XXI, California quiere construir “puentes y no muros”. ¿Qué significa esto cuando los muros son controlados por gobiernos en Washington D.C. y, de cierta forma, la Ciudad de México?

Es hora para que las tres Californias trabajen juntas para minimizar las influencias improductivas de nuestras capitales nacionales. Mucho se puede hacer de manera local para juntar a los tres estados. Californianos y bajacalifornianos tienen que rechazar la cultura política de corrupción que hoy domina nuestros gobiernos nacionales, sacarla de nuestros estados y encontrar una mejor manera para unir nuestras economías, políticas y ciudadanos. Ya es el momento.

 

Andrew S.E. Erickson es un orgulloso ex residente de Tijuana, ex diplomático de los Estados Unidos, con Maestría del Colegio Nacional de Guerra, y un fuerte creyente de la importancia de las buenas relaciones entre mexicanos y estadounidenses.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio