BCS destaca en estudios sobre tiburón blanco


 
Ezenario BCS Martes, 6 Junio, 2017 05:00 PM

Recientemente el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, entregó la presea Lázaro Cárdenas al joven Édgar Eduardo Becerril García, egresado de Biología Marina de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS).

Se trata del máximo reconocimiento que otorga el Instituto Politécnico Nacional (IPN) en honor a la excelencia académica, con base a los promedios nacionales. Se define por áreas y niveles en ciencias médicas biológicas a nivel maestría, en esta ocasión lo ganó el Centro Interdisciplinario de Ciencias Marinas (Cicimar), bajo la asesoría del profesor Felipe Galván y el doctor Mauricio Ríos Padilla, de la asociación Pelagios Kakunjá.

El joven candidato a Maestro en Ciencias analiza al ecoturismo, la carnada que implementa una posible afectación a la presencia del tiburón en Isla Guadalupe, ubicada en el Océano Pacífico, a 241 kilómetros de la costa de Baja California Sur, considerado santuario mundial para el análisis, avistamiento y aprovechamiento ecoturístico del tiburón blanco.

El egresado de la UABCS lleva a cabo un análisis sobre esta especie y su contacto con carnadas que se emplean de manera ilegal para el ecoturismo, determinando que “el cebado era una preocupación, desde hace más de 16 años que empezó el ecoturismo con el tiburón blanco para atraer a las jaulas usando carnadas diferentes, atún congelado, fresco, macarelas, lo que se le ocurra al prestador”, denuncia la investigación.

Aunque no se ha desarrollado un censo que determine la población de tiburón blanco en México, se mantienen investigaciones para establecer su comportamiento, su movimiento en los mares mexicanos y su distribución. En el afán de conocer estos datos importantes, se han encontrado con algunas situaciones fundamentales en la población de este pez, y es que prestadores de servicios turísticos emplean carnadas ilegales para generar algún estímulo para que el turista pueda obtener una experiencia cercana al espécimen.

“Cuando evaluamos cuántos tiburones habían, más o menos con diferentes carnadas, encontramos que no hay diferencia, tienen el mismo efecto, si hay una carnada legal y unas carnadas que no son permitidas, ¿por qué usar las no permitidas? Si la legal te da los mismos resultados, el comportamiento, el estímulo carnada o atunes frescos pueden tener comportamientos más agresivos o inquisitivos; en el caso de carnadas congeladas, que ya tienen un poquito más deteriorada la sangre, el tiburón se comporta más curioso, ¿qué significa? Que no es tan rápido en sus movimientos”, plantea Édgar Eduardo.

La investigación continúa, sin embargo, los resultados de su campo de estudio son muchos y ahora lo llevaron a recibir un galardón nacional.

Respecto del tema de las carnadas, se realizaron estudios que tienen que ver con el comportamiento y estímulo del tiburón referente a la sangre humana, pero a partir de la famosa y taquillera película “Tiburón”, de Steven Spielberg, la especie ha sido satanizada como agresiva y nociva para el ser humano.

Recientemente en Los Cabos, en particular en el Área Natural Protegida (ANP) Parque Nacional Cabo Pulmo, se localizaron restos humanos, noticia que fue divulgada de manera errónea por algunos medios digitales, sin corroborar información y adjudicando la muerte a un ataque de tiburones.

“No hay certeza de lo que pasó, aún estamos en la espera de la autopsia, de qué fue lo que pasó con este muchacho que lamentablemente falleció, no sabemos si se ahogó, no sabemos absolutamente nada en concreto; se pueden decir mil cosas, pero recaemos en la desinformación, hay que esperar lo que digan las autoridades y de ahí vamos a saber qué es lo que sucede”, comentó Becerril García.

En el Laboratorio de Ecología de Peces del Cicimar se han realizado estudios del contenido estomacal y se ha analizado el alimento ingerido por el tiburón. Se han utilizado atunes frescos, en los que el depredador del mar se comporta agresivo por el estímulo mediante una frecuencia electromagnética con mayor irregularidad, es decir, la presa le genera una excitación respecto a un frenesí alimenticio, cuando se desata el olor de la sangre, por lo que se enciende su alerta de alimentación.

“Jamás hemos encontrado restos o partes, algo vinculado al humano, si acaso plástico, que es lo que estamos afectando nosotros al mar, pero jamás contemplamos la opción de que los tiburones atacan a los humanos, porque no somos parte de su ecosistema, parte de su ambiente y, por lo tanto, no somos parte de sus presas”, reiteró el investigador.

Mediante investigaciones, en Estados Unidos se ha comprobado que en las narinas y ondas cerebrales del tiburón, su comportamiento ante la sangre humana no tiene una reacción como se ve en las películas, pero con sangre de alguna de sus presas se activa un estímulo, lo cual lo incita a atacar y depredar a su presa.

“Hay estudios donde se demuestra que con sangre de diferentes especies, la reacción del tiburón es distinta, esto se hizo en Miami, cuando probaron con sangre de personas; la respuesta era súper irregular, esto porque el tiburón no sabía qué hacer, porque midieron sus ondas cerebrales. En cambio cuando aventaban a las narinas de los tiburones sangre de calamar o de pez, el estímulo era súper alto, ¿qué quiere decir esto?, que responden a la alimentación de sus presas que conocen”, detalló el experto.

Algunos mitos son frecuentes, como el que las mujeres en periodo menstrual podrían ser atacadas por un tiburón, lo cual es completamente falso. En el mundo son pocos los registros de agresiones por tiburones y por lo que respecta a BCS, se desconocen eventos de esa índole.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio