Violencia imparable


 
Edición Impresa lunes, 16 noviembre, 2020 01:00 PM

Entre octubre y noviembre se recrudeció el enfrentamiento entre gente de “El Cabo 20” del CAF y matones de Los Arzate. En la calle, la pugna de sangre es protagonizada por José Cristian Gómez Rosales “El Pitey”, de los Arellano Félix, y el recientemente detenido Felipe Avitia Sarellana “Boca de Bagre”, su ex antiguo socio criminal, ahora reclutado con el Cártel de Sinaloa

Del 1 de noviembre de 2019 a la fecha, Baja California acumula 2 mil 931 muertes violentas, 2 mil 050 homicidios solo en Tijuana. En los primero 12 días de noviembre de 2020, ochenta personas han sido asesinadas como parte de un  proceso de expansión y reacomodo territorial que en los últimos dos meses han protagonizado dos criminales en Baja California: uno del Cártel Arellano Félix (CAF) y otro de Sinaloa:

* José Cristian Gómez Rosales “El Pitey” fue designado por la célula de “El Cabo 20” y el CAF para enfrentar a los “Cabos” y a Los Arzate en gran parte de Tijuana y Ensenada, municipio que cuenta 373 homicidios en el año y 19 en lo que va del mes.

* Felipe Avitia Sarellana “Boca de Bagre”, a quien los de Sinaloa habían encargado la venta de droga al menudeo en la Zona Este de Tijuana y posicionarse en Mexicali, municipio que a pesar de sus 192 asesinatos, estaba bajo control exclusivo de la mafia de Sinaloa.

“Las pugnas internas han abierto espacios que han sido aprovechados por pequeñas células del CAF y otras de Sinaloa que han ingresado al territorio y están recibiendo droga, cruzando por la Garita de Mexicali y por Algodones”, detalló a ZETA un integrante de las Mesas de Coordinación.

 

ATACAN ESTRUCTURA DE “EL CABO 20”

Rodrigo Jiménez Álvarez, de 59 años de edad, era pariente directo de David Jiménez López “El Cabo 20”, su tío, de acuerdo a lo que aseguraron las autoridades. El hombre, quien se desempeñaba como guardia-portero del bar Siete Copas en Tijuana, fue asesinado aproximadamente a las 10:00 horas del viernes 6 de noviembre. Recibió seis tiros.

Su cadáver quedó bocarriba sobre la banqueta. No fue el asesinato que dio origen a la reciente pugna entre las células de sicarios del CAF encabezada por José Cristian Gómez Rosales “El Pitey” con apoyo de Alberto López “El Clofer” y los matones de Los Arzate asignados a “Boca Bagre”, detenido  en Mexicali el 8 de noviembre.

Veintidós días antes, a las 01:10 horas del viernes 16 de octubre, el Centro de Control, Comando, Comunicación y Cómputo de Tijuana recibió el reporte del cadáver de un hombre asesinado de un tiro en la cabeza sobre el Bulevar Díaz Ordaz Poniente, frente  al establecimiento Limpiaduría Internacional en la colonia Urías, Delegación Los Pinos.

En realidad, el cuerpo quedó frente al bar Siete Copas, a un costado de la limpiaduría. Se reportó como no identificado, pero unas horas más tarde, las autoridades se dieron cuenta que se trataba de Gastón Martínez Cárdenas alias “Gastón”, uno de los operadores delictivos más cercanos a “El Cabo 20”.

La vida de este delincuente ya había sido amenazada el año pasado, la madrugada del 6 de agosto de 2019, cuando afuera del mismo bar le dejaron una mochila negra con una cabeza cercenada en su interior, acompañada de un cartulina con la siguiente leyenda: “TODA LA GENTE DEL 8 ASÍ VAN A QUEDAR SI NO SE ALINEAN CON LOS BUENOS SIGUES TÚ GASTÓN Y FERNANDO”.

No son los únicos crímenes relacionados con el Siete Copas que se han dado a conocer públicamente: en 2017, a las 06:00 horas del domingo  4 de junio, mataron a otro guardia del bar de cuatro tiros, y el 20 de septiembre, a un hombre en el estacionamiento del antro, al recibir dos balazos a las 14:15 horas, a plena luz del día.

En  2019, el domingo 30 de junio, un comando de hombres armados ingresó poco antes de las 05:00 horas, ejecutando a un masculino en el segundo piso del bar.

En 2017, el entonces secretario de Seguridad Pública Municipal de Tijuana, Marco Sotomayor, comentó que Siete de Copas era un lugar donde se habían cometido varios crímenes porque su clientela era gente de la colonia Sánchez Taboada, de alta incidencia delictiva.

“Actualmente, el interior del bar es un punto de venta de droga importante en la zona de Los Pinos, que actualmente controla el CAF y ahorita se lo están peleando los del CJNG y los de Sinaloa, incluso algunos de los detenidos en la zona mencionan una pugna interna, que otros  ‘ex Cabos’ que delinquían con López Jiménez intentaron aprovechar su tiempo en la cárcel para quedarse con algunas de sus tienditas”, expuso un investigador integrado a las Mesas de Coordinación Territorial para la Construcción de la Paz y la Seguridad.

Respecto a los autores del homicidio del guardia Rodrigo Jiménez, las autoridades de las mesas coordinadas visualizan dos hipótesis:

  1. La más fuerte, considera responsables a los matones del Cártel de Sinaloa y directamente a sicarios del grupo de Felipe Avitia “Boca de Bagre”.
  2. Una pugna interna y rebelión de algunos de los “Cabos” transferidos del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) al CAF.

Homicidio en el bar Siete de Copas

DESMEMBRADOS Y NARCOMENSAJES

El pariente de “El Cabo 20” fue asesinado la mañana del 6 de noviembre y los narcomensajes acompañados de partes de cuerpos humanos empezaron aparecer por la noche. Del CAF contra Sinaloa y viceversa, los criminales identificados que se repitieron en los textos son: David Jiménez López “El Cabo 20” y Felipe Avitia Sarellana “Boca de Bagre”.

A las 21:37 horas del mismo viernes 6, en la intersección del Bulevar Federico Benítez y Calle Mariscal del fraccionamiento Yamile, colgaron una cabeza ensangrentada, acompañada de una manta con el mensaje: “Así van a quedar todos los bolteados y aquel que le siga la cura al mongol o güero chompas y al mugrosa del bagre mata inocentes atte el dólar”.

“El Dólar” sería el alias recientemente adoptado por David Jiménez “El Cabo 20”, detenido el 29 de marzo de 2020 por elementos de la Marina y de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) en Querétaro, y de acuerdo con versiones de personal del Sistema Penitenciario Federal, “fue puesto en libertad hace algunos días”.

El sábado 7 de noviembre, unos minutos antes de las 07:00 horas, sobre la calle Chihuahua, en la Plaza 5 y 10, Colonia Las Fuentes -a un costado de Farmacia La Más Barata y frente a Súper Ley sobre Bulevar Lázaro Cárdenas-, se aseguró una maleta que en su interior contenía una bolsa negra con extremidades inferiores cercenadas.

Minutos después, se reportó que sobre el Bulevar Agua Caliente, a un costado de la lateral que va de Bulevar de Las Américas en la  colonia Agua Caliente  frente al supermercado Calimax sucursal Hipódromo, sobre una banca de la parada del transporte público, encontraron una mochila con más restos humanos y un narcomensaje: “Chinga toda tu madre Bagre, atte Cartel de Sinaloa Fierro Metal”.

También la mañana del sábado, dejaron el brazo desmembrado de un cadáver en Plaza Río, pero la seguridad del centro comercial resolvió informar del hallazgo hasta el lunes 9.

Por la noche, alrededor de las 20:00 horas del día 7, se reportó el hallazgo de una narcomanta y una caja con excremento en el estacionamiento de Swap Meet Siglo XXI, localizado sobre Bulevar Díaz Ordaz, Delegación La Mesa.

Información revelada a ZETA refiere que en el texto plasmado en una manta color blanco se leía: “DAVID LÓPEZ JIMÉNEZ ALIAS EL CABO 20 DOLLAR HORA PUERCO ALUCINADO DEJA DE MENTIRLE A LA GENTE ASÍ VA QUEDAR TU RAZA ATT AKILES TJ”.

Felipe Avitia Sarellana, “Boca de Bagre”

Previamente, el 31 de octubre, otra manta en contra de Jiménez fue colgada en un puente de la colonia Sánchez Taboada, en la que también lo calificaron de “alucinado”. Fue firmada por “Los Cabos” del CJNG.

Del lado de la alianza “Cabo 20”-CAF, las autoridades consideran que los cabecillas de sicarios que se están enfrentando contra Sinaloa y controlando las rebeliones internas, son:

La captura de “Boca de Bagre”. Con esos antecedentes, el 8 de noviembre, la Fiscalía General de Justicia del Estado anunció que después de casi seis meses, “privilegiando el uso de inteligencia y labores de campo bajo cobertura”, habían capturado en la colonia Villas de Lomas Altas de Mexicali, a Felipe “N” alias “Boca de Bagre”.

A través de un video y un detallado comunicado, la FGE informó que Avitia Sarellana se había avecindado en Mexicali desde 2019 para establecer una célula operativa para fortalecer el trasiego de droga para el Cártel de Sinaloa, tras pertenecer de 2015 a 2017 al CJNG y de 2017 a 2019 al CAF con “El Cabo 20”.

A “Boca de Bagre” le fueron aseguradas una subametralladora Ingram MAC-10, un arma corta Beretta y dos camionetas. En el inmueble se localizó un altar a la Santa Muerte.

Con tres antecedentes delictivos previos, que databan de los años 2005, 2015 y 2019, Avitia fue detenido el 22 de mayo de 2019 en posesión de dos armas largas, un arma corta y dos kilos 884 gramos de clorhidrato de metanfetamina, como parte de la célula de “El Cabo 20”-CAF, pero no lo ayudaron a salir.

Quien lo apoyó fue “Gonzalito” alias “El Gallito”, sobrino del desaparecido Héctor Manuel Morales Guzmán “El Gallero”, ex líder del CJNG en Tijuana, con dinero y abogado para continuar su proceso en libertad. Por eso, de finales de 2019 a principios del año en curso, se dedicó a matar a los contrarios del CJNG en la delegación Playas de Tijuana. Pero cuando intentó posicionarse criminalmente en esa zona y extenderse a Rosarito, sus jefes de Jalisco lo frenaron, baleando en dos ocasiones la casa de su madre. Esa fue la razón por la cual migró a San Luis Río Colorado, Sonora en mayo pasado y se escondió casi dos meses.

En Sonora contactó a “El Tosco”, quien sin ser hermano de padre y madre, comparte apellidos con los hermanos René y Alfonso  Arzate García, y está identificado como lugarteniente de “Los Hermanos” desde 2008.

Avitia aseguró que Los Arzate le encargaron “posicionarse en Mexicali para tener mayor control de la plaza”, lo que empezó hacer a partir de agosto de 2020, pero tuvo problemas con ellos porque lo acusaron de robarse dinero y droga, por eso la manta del Bulevar Agua Caliente el 7 de noviembre.

Otro “Cabo” baleado dos veces.  Como parte de la jornada violenta, José Ángel Flores Hernández “El Gordo” y/o “El Angelito” fue baleado dos veces en Rosarito.

Primero, el 8 de noviembre en la carretera Ensenada-Rosarito, mientras circulaba a la altura de la delegación Primo Tapia, fue atacado por hombres desde una camioneta, quienes se le emparejaron y le dispararon. Herido en el brazo, llegó manejando al Hospital General de Rosarito, y, después de varios traslados, fue alojado en la clínica particular Baja Medics.

El segundo ataque se dio  a las 16:00 horas del 9 de noviembre, cuando tres hombres ingresaron a la clínica y a la habitación de la víctima y le dispararon, hiriéndolo en cabeza y brazo. Posteriormente fue trasladado a un hospital en Tijuana y puesto bajo resguardo policiaco.

Flores fue detenido en mayo 2018 por posesión de una pistola, un fusil 7.62 y 202 gramos de la droga conocida como cristal, entonces formaba parte de la base criminal de “Los Cabos” del CJNG, pero las autoridades locales revisan su actual  pertenencia al grupo de  José Cristian Gómez Rosales “El Pitey”.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio