Retrato humanista e histórico de masculinidades

Fotos: Cortesía/Enfrenta Pablos retos de filmar época
 
Espectáculoz lunes, 16 noviembre, 2020 12:15 PM

Recreando la discriminación del Porfiriato a una sociedad clandestina de homosexuales y fomentando a la reflexión sobre la homofobia, la falta de visibilidad y exclusión de la comunidad LGBTQ+, la cinta “El baile de los 41”, de David Pablos, arribará a cartelera nacional el 19 de noviembre, mostrando a profundidad relaciones fraternales y sexuales

Visibilizando la severa represión histórica sufrida por la comunidad LGBTQ+ durante la presidencia de Porfirio Díaz y abogando a la diversidad, la cinta “El baile de los 41”, protagonizada por Alfonso Herrera, Emiliano Zurita y Mabel Cadena, recrea la sociedad clandestina de homosexuales reprimida durante un baile ocurrido la noche del 18 de noviembre de 1901 en la Capital mexicana, episodio inmortalizado por el ilustrador José Guadalupe Posada como “Los 41 maricones”.

Busca romper machismo heredado

Dando un giro a la versión oficial, el cineasta David Pablos, cinco veces ganador del Premio Ariel por “Las Elegidas” (filmada en Tijuana), humaniza en “El baile de los 41” el suceso que involucró a Ignacio de la Torre, yerno del ex Presidente Díaz.

“El hecho y la anécdota en sí son fascinantes, y ver que a más de 100 años sigue siendo tabú, hay tantos puntos en común sobre nuestro pensamiento sobre la homosexualidad hoy en día, que no dista mucho al que teníamos. Es una pelícua necesaria, rica en contenido, dramática, sigue en el imaginario colectivo, permanece como escándalo; por otro lado, visibiliza en pantalla a la comunidad LGBTQ+ por medio de una historia de minorías, de hombres vestidos de mujeres y escenas de amor entre hombre”, describió a ZETA el tijuanense de 37 años de edad.

Además, habló de la falta de retratos mexicanos que visibilicen dicha comunidad de manera compleja y profunda:

“Se sigue abordando desde un lugar caricaturizado y poco respetuoso. ‘El baile de los 41’ representa un abanico de distintas masculinidades, cosa que me parece muy necesaria para hablar de la homosexualidad y no encasillarla. Es importante mostrar distintos tipos y edades de hombres que forman parte del club y expresar sus relaciones afectivas, amorosas, sexuales, fraternales y amistosas; mostrar una camaradería y convivencia, y también, una historia de amor entre hombres que, de igual forma, es muy necesaria de contar en un país donde pocas veces hemos visto películas de ficción protagonizadas por homosexuales, retratados a profundidad, lo cual es más importante que la relevancia histórica del suceso, lleno de paralelos con nuestro presente”.

Llega a cartelera el 19 de noviembre

Aparte de abogar por la diversidad, la película que se estrenará a nivel nacional el jueves 19 de noviembre, permite al espectador disfrutar de una recreación histórica, del México de la época del Porfiriato.

“Fue un reto muy complejo recrear la historia, tuvimos que hacer malabares creativos, y no solo por los vestuarios, sino por el diseño y la búsqueda de locaciones en México y Guadalajara, para no tener que recurrir tanto a efectos visuales, sobre todo porque en México no existe una conservación rigurosa. Los edificios del Porfiriato ya no están intactos, las fachadas están intervenidas, a los lados hay edificios, alcantarillas o postes de luz modernos. No pude filmar un exterior sin necesidad de intervenirlo digitalmente, y, por lo tanto, filmar época se vuelve muy difícil en este país”, subrayó el realizador, quien cree indispensable romper el machismo heredado de siglos.

Respecto a la reflexión del proceso fílmico, “será necesario el paso del tiempo para analizar la película, pero para mí esta producción representa un gran aprendizaje y experiencia porque me reencontré con mi fotógrafa Carolina Acosta (“Las elegidas”) y nuevos aliados como Alfonso Herrera; por otro lado, un proceso entrañable que disfruté enormemente, porque probé el gran peso que conlleva trabajar con actores -mis películas anteriores las hice con no actores-, quienes entregaron un gran trabajo. Logramos una película muy viva que, más allá de lo que puedan interpretar de ella, es viva en cuanto a relaciones humanas”, observó el bajacaliforniano, respaldando el apoyo del líder de la religión católica, Jorge Mario Bergoglio, sobre el derecho a la unión civil para parejas homosexuales.

“Me parece importantísimo que el Papa Francisco diera ese gran paso, celebro la declaración del máximo representante de la Iglesia Católica que durante tantos años ha condenado las uniones entre personas del mismo sexo, creo que es un paso importante y lo celebro”, reiteró el autor de los filmes “La canción de los niños muertos”, “Las tinieblas”, “La vida después” y “Una frontera, todas las fronteras”, y de forma implícita, acota el tema religioso en la película con referencias a través de sus personajes.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio