Vandalismo en obra pública

Fotos: Antonio de Jesús Cervantes G
 
Ezenario BCS martes, 26 noviembre, 2019 01:24 PM

Ante la flexibilidad de las autoridades federales de verificación en la compra de metales y materiales prohibidos, como son el cableado del alumbrado público y los pozos de servicio de agua potable, así como las mismas alcantarillas, se han registrado robos con afectaciones al erario público.

Pozos de la zona norte del municipio de La Paz -como es El Centenario y Chametla- sufrieron robos; respecto al cableado del Bulevar de acceso a colonias como Altezza, La Cima y Fraccionamiento Los Álamos, la mitad está a oscuras por robo de cableado; además de que varios puntos de la ciudad se encuentran sin alcantarillas debido a que los amantes de lo ajeno se las robaron.

“No podemos andar en las calles por el riesgo de caer en las alcantarillas destapadas, y solo me refiero a andar en el carro; imagínate qué pasaría si vamos caminando. A mí me ‘tronó la llanta’; hoy fui yo, ¿mañana qué vamos a esperar? Es necesario que se pongan las alcantarillas, yo sé que no es nada barato, pero para eso pagamos impuestos, y sobre todo que se pongan vivos contra las ratas. Ahora vemos que ya nadie se salva, ni el mismo gobierno”, denunció René Arce Rojas, habitante de La Paz.

Hasta mediados del 2018, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), la Policía Ministerial y elementos federales se dedicaron a verificar los centros de acopio de metales, compra de chatarra y ese tipo de giros, con el fin de verificar las básculas, y al mismo tiempo revisar que no se haga compra de cableado y alcantarillas; hoy en día, eso se dejó de hacer.

Y como se trata de competencia de esas instancias, la Policía Municipal no puede verificar los establecimientos a menos que se detenga a una persona con el cuerpo del delito; mientras tanto, como no existe un operativo en esos giros, La Paz y todo el estado está en desamparo.

Mientras haya quien compre estos materiales, seguirá siendo un negocio para los amantes de lo ajeno, que en su mayoría se trata de adictos, quienes cometen ilícitos para adquirir ciertas drogas.

“Se nos comenzó a agudizar en algunas zonas. Las tapas de alcantarillas, que son de fierro, han estado desapareciendo, se detectó una célula que la Policía oportunamente detuvo, y estamos ahorita investigando quiénes son los compradores de esas alcantarillas”, reconoció Rubén Muñoz Álvarez, alcalde de La Paz.

La situación se ha agudizado en las últimas semanas, donde las calles quedaron con hoyos  no precisamente de baches, sino de alcantarillas faltantes.

Actualmente se ha montado un operativo especial en la búsqueda, primero de los delincuentes dedicados al robo de materiales; en segundo término, para detectar qué empresas de compra y venta de fierro está recibiendo ilícitamente esos productos. La denuncia ya está interpuesta, ahora falta que la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) actúe en contra de quien venda y compre esos materiales.

La captura de la célula dedicada al robo, así como sus declaraciones, apuntan a ciertas chatarreras que, brincándose la Ley, están comprando materiales robados; a todos ellos no solo se les sancionará económicamente, además de la posibilidad de cárcel, sino que se les podría retirar los permisos de compra y venta, y a su vez la clausura total.

“Llevábamos 12 en menos de dos meses; estamos hablando de al menos seis alcantarillas al mes que hemos estados sustituyendo con un material plástico duro y resistente, para evitar que ocurra esa problemática”, refirió el alcalde de La Paz.

La solución momentánea ha sido colocar plástico en sustitución de las alcantarillas robadas.

Comentarios

comentarios

Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio