“Acto de terrorismo contra mexicanos”: Ebrard denunciará tiroteo en Texas

Fotos: Tomada de Internet
 
Edición Impresa lunes, 12 agosto, 2019 01:00 PM

El asesinato de ocho mexicanos en un tiroteo perpetrado por un supremacista blanco en Texas, “es una de las tragedias más grandes que nos ha tocado vivir”, expresó el canciller Marcelo Ebrard. Al igual que el gobernador de Chihuahua, Javier Corral, el funcionario federal plantea una serie de acciones legales que México interpondrá en busca de justicia para las víctimas. A la vez, Ebrard aborda el problema de supremacía blanca y racismo en Estados Unidos, un hecho que activistas y políticos relacionan directamente con el discurso de Donald Trump

En menos de un día, 32 personas murieron en dos tiroteos masivos que dejaron también a más de 50 heridos en Texas y Ohio, el 4 de agosto.

En el caso del estado fronterizo, ocho mexicanos, algunos residentes de Ciudad Juárez, Chihuahua, fueron víctimas de un supremacista blanco de 21 años, quien abrió fuego con un rifle de asalto dentro de una sucursal de Walmart.

“Consideramos que es un acto de terrorismo contra los mexicanos, efectuado en territorio de Estados Unidos”, señaló el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard.

En los días subsecuentes, el canciller informó que la Fiscalía General de la República (FGR) prepara la integración de una denuncia por terrorismo, en representación de las víctimas mexicanas en territorio estadounidense.

A su vez, el gobernador de Chihuahua, Javier Corral, también anunció: “nuestro gobierno del Estado pedirá acciones legales conforme a los tratados y lo que nuestra ley nos permita, además de acciones legales y acompañamiento de víctimas. Todos tengamos en cuenta que ese odio no nos contamina”.

Es la primera vez que el gobierno de México asume esta postura de denuncia, a la vez que públicamente exige a su homólogo, frenar la venta de armas de fuego, particularmente de rifles de asalto.

 

“Matar tantos mexicanos como sea posible”

Según el sitio web encargado de documentar el número de tiroteos en Estados Unidos, Gun Violence Archive, los de Texas y Ohio ocupan los lugares 249 y 250 en lo que va del año. Sin embargo, el ocurrido en El Paso, Texas, es uno

de los más letales en años recientes.

Fotos: Tomada de Internet.- Adolfo Cerros Hernández y Sarita Regalado / Elsa Mendoza Márquez. / Iván Filiberto Manzano / Juan de Dios Velázquez / María Eugenia Legarreta Rothe / Jorge Calvillo García / Gloria Irma Márquez

 

El sábado 4 de agosto, Patrick Crusius, el terrorista de 21 años, disparó contra la multitud, incluidos niños, mujeres y personas. Dijo a los policías que lo arrestaron, sin que opusiera resistencia, que buscaba “matar tantos mexicanos como fuera posible”.

La policía confirmó que la masacre es considerada un crimen de odio y un acto de terrorismo doméstico. El asesino enfrenta cargos por homicidio premeditado y al tratarse de Texas, la Fiscalía podría buscar la pena de muerte.

Los detectives a cargo del caso han encontrado posibles nexos entre el asesino y grupos de odio, ya que hallaron un manifiesto con elementos que corresponden a la ideología de supremacistas blancos.

Autoridades describieron el documento, el cual será presentado como evidencia en el caso en contra del asesino, como lleno de “odio, intolerancia y fanatismo”.

En el archivo que se atribuye a Crusius, se relata que el ataque es una respuesta a “la invasión hispana en Texas”.

A lo largo de su campaña y ahora bajo su término como Presidente, Donald Trump ha usado la palabra “invasión” para referirse a los migrantes y latinos.

Por ello, grupos organizados como la Asociación de Libertades Civiles (ACLU), políticos demócratas y algunos republicanos, el tiroteo del sábado es una consecuencia directa de la retórica del Presidente Trump.

Conforme pasaron las horas, circularon imágenes de la cuenta de Twitter del asesino, quien apoyaba el hashtag “BuildTheWall” y formó la palabra “Trump” con pistolas, para después compartir la fotografía.

Sin embargo, el manifiesto indica: “mis opiniones sobre automatización, inmigración y demás anteceden a Trump y su campaña como presidente”.

 

La postura de México

Marcelo Ebrard habló del tiroteo en El Paso, como “una de las tragedias más grandes que le ha tocado vivir a las y los mexicanos en territorio norteamericano”.

El colaborador de Andrés Manuel López Obrador afirmó que la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) recabó “testimonios muy impactantes de las personas que estuvieron ahí, detalles que hablan de maldad sin fin de esta persona. Entrar a una tienda Walmart en un día de oferta para el regreso a clases, lleno de familias”.

Del asesino dijo: “el sujeto, con toda la intención de atacar a mexicanas y mexicanos o personas de origen mexicano, porque esa tienda es una tienda muy conocida entre nuestra comunidad, que por cierto es una comunidad binacional”.

Por ello, el exjefe de gobierno de la Ciudad de México apuntó que la FGR “está integrando una investigación, la primera de su tipo en la historia de México sobre un caso de terrorismo en territorio de Estados Unidos”.

Sin hacer referencia directa a Donald Trump, como lo hicieron los políticos demócratas estadounidenses, Bernie Sanders, Beto O’Rourke, Kamala Harris y Joe Biden (todos aspirantes a la Presidencia), el canciller expresó: “el racismo y la supremacía blanca son problemas serios en Estados Unidos”.

Además de las ocho personas mexicanas que perdieron la vida en el tiroteo, entre ellos un matrimonio, personas de la tercera edad, una profesora y otros, ocho connacionales fueron hospitalizados, incluidos una niña de nueve años y una mujer de 60 años.

 

El debate por el control de armas

Desde el 22 de julio, Ebrard anunció a los medios de comunicación, la implementación de un operativo conjunto entre México y Estados Unidos para frenar el tráfico de armas hacia este país.

El secretario ofreció cifras de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y la FGR, según las cuales se han reportado incrementos en decomisos de armas cortas en un 9%; 63% en rifles automáticos; 122% en armas de asalto; y 9% en rifles. “Le hemos pedido al gobierno de Estados Unidos que se organice un operativo, Estados Unidos, en su territorio y nosotros en el nuestro, pero me refiero sobre todo al estadounidense, porque pasar con armas de Estados Unidos a México es ilegal en México, pero no en Estados Unidos”, declaró en aquel entonces.

Las víctimas mexicanas en Texas

Sara Esther Regalado y Adolfo Cerros Hernández. El matrimonio se encontraba en la tienda al momento del ataque, tenían su residencia en Ciudad Juárez.

Juan de Dios Velázquez Chairez. Se había mudado seis meses antes de Ciudad Juárez a El Paso. El hombre de 70 años se encontraba con su esposa, a quien protegió con su cuerpo. Juan de Dios no perdió la vida en el sitio del ataque, pero su cuerpo no resistió la serie de cirugías a las que fue sometido para reparar los daños causados por las balas.

Elsa Mendoza Márquez. Docente y directora de una escuela primaria en Ciudad Juárez. Su esposo e hijo la esperaron en el carro mientras ella ingresó a la tienda a realizar unas compras rápidas.

María Eugenia Legarreta Rothe. La mujer chihuahuense se dirigía al aeropuerto de El Paso a recoger a sus hijas cuando decidió parar en la tienda, donde perdió la vida.

Jorge Calvillo García. Contador público y originario de Torreón, Coahuila. Un familiar del hombre, menor de edad, resultó lesionado en el tiroteo.  

Gloria Irma Márquez. De 61 años de edad y originaria de Ciudad Juárez, se encontraba en la fila del cajero automática de la tienda cuando el asesino ingresó por las puertas.

Iván Filiberto Manzano. Originario de Ciudad Juárez, falleció en el hospital un día después del ataque.

Los cruces fronterizos en los que se implementaría el programa serían Tijuana, Ciudad Juárez, Nuevo Laredo, Reynosa y Matamoros.

El 5 de agosto a lado de Ebrard, el presidente Andrés Manuel López Obrador fue más enérgico en su postura contra el tráfico de armas hacia México. “Con todo respeto, puedo decir que este tema no lo han tratado bien ni republicanos ni demócratas”, puntualizó.

Por su parte, el secretario refirió que el gobierno mexicano enviará a su homólogo estadounidense, una nota diplomática para condenar el acto y exigir justicia para las familias de las víctimas.

También expresó su preocupación ante la proliferación y extensión de grupos supremacistas, información que dijo, fue confirmada por el Buró Federal de Investigaciones (FBI) en su visita a El Paso, Texas, donde acudió con el gobernador Corral.

El mandatario estatal panista hizo a su vez un llamado al gobernador de Texas, Greg Abbott, a regular la venta de armas dentro de su estado.

Además de la denuncia por terrorismo, Ebrard señaló que el gobierno mexicano buscará “promover las acciones legales correspondientes contra el responsable de la venta del arma”.

De igual forma, el secretario no descartó que el gobierno de México busque la extradición del autor del tiroteo, de quien dijo: “para México, este individuo es un terrorista”, aunque también reconoció que es poco probable que así ocurra.

 

El tiroteo de Ohio

A la par de los hechos sucedidos, a unos kilómetros de la frontera entre México y Estados Unidos, la noche del 4 de agosto, un segundo tiroteo tuvo lugar en Dayton, Ohio.

El responsable, un hombre de 24 años, abrió fuego en una zona gastronómica y de bares. Asesinó a 10 personas, incluida su hermana.

A diferencia del autor del tiroteo en El Paso, el asesino identificado como Connor Betts fue abatido por la Policía.

El ataque cometido con un rifle AR-15 dejó a casi 30 lesionados. Al respecto, el precandidato demócrata, Bernie Sanders, condenó que la legislación estadounidense permita la venta y distribución de armas de asalto, diseñadas para la guerra, entre civiles y en las calles.

Comentarios

comentarios


Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio