Populismo y empresarios

Foto: Internet/Jaime Martínez Veloz
 
Opinionez lunes, 1 abril, 2019 12:00 PM

Los amos del dinero compran todos los boletos de la rifa. Y ante este monopolio insostenible Morena parió a otra Morena, se partió como la reproducción de células, ante la falta de contrapesos los empresarios metidos a políticos improvisados tomaron la plaza a base de cañonazos de 50 mil pesos como en tiempos del General Álvaro Obregón.
Plaza tomada solo por algún tiempo que está por definirse de aquí a la elección del 2 de junio. Así pues, dependiendo del éxito o fracaso que resulte de este desfile de escándalos que les rebotan por cínicos, insensibles o evidencia de torpeza. En 60 días habrá vencedores y vencidos entre los bárbaros del norte.

El juez inapelable es el ciudadano de Baja California que cada día se informa y analiza mejor, pulsa las tendencias de cada grupo, se organiza y observa el cochinero de la política en esta frontera que la han gobernado directa o indirectamente los empresarios que compran las franquicias partidistas, como marcas chatarra.

La otra Morena es la base inconforme con los métodos y los perfiles retrógradas de candidatos de un lado que se atragantan con el pastel. Son los empresarios de una elite que puede pagar 30 mil dólares anuales o más por una membresía en clubes élite de la
ciudad. Es el bando de los que siempre quieren el poder a cualquier costo.
Sin cuidar las formas, de manera arrebatada, a lo bruto, política y éticamente incongruentes y sin razonar a fondo que esos errores les cuesta decenas o cientos de miles de votos de los desencantados.

Y apostando de que, a pesar de los errores, los beneficios del olvido, la mercadotecnia barata les tapa los gusanos. Apuestan en sus fantasías que, pese al cochinero, ganan porque ven el vaso medio lleno. Son signos de decadencia, que no han tocado el piso.
Como siempre. Los dueños y amos de las ciudades tendrán el dinero, los espacios pagados en la prensa chayotera, los subordinados profesionales tipo mercenario, la renta del corporativismo sindical, el abuso de los acarreados, y la carne de cañón que viven al día, y donde tener un billete de 500 pesos es un milagro.
Los dinosaurios del PRI se fueron a Morena fifí. Pero la 4ª Transformación viene en tortugas desde El Zócalo, y a B.C. NO llegará antes del 2 de junio. Con el problema la cúpula local, que como chivos en cristalería, rompieron la vajilla nueva.
¿Qué político convencerá como mejor opción?
El sentido común aconseja que se votara, el menor de los males, quienes valientemente se tapen la nariz al acudir a las urnas. Son los malos contra los peores, y la competencia reside en quiénes son los menos peores. Contará mucho quiénes son los más capaces y honestos o
los menos calificados y corruptos.

Martínez Veloz es la opción a Bonilla. Veloz es cuadro profesional de la política, tiene oficio, habilidades y temple, nació con signo de pueblo a pesar de que ha militado en el PRI toda su vida, con los negativos que significa en 2019. Pertenece al PRI populista de corte echeverrista. No se sabe si lo mece la cuna financiera de cuál tendencia, y qué compromisos tiene con los padrinos, si es Hank, o compa de Osorio Chong. Porque ha demostrado que tiene lana a cada paso que da. La política como la guerra demanda tres cosas, dinero, estrategia y cuadros con sensibilidad social y creo que mal que bien las busca, las conoce y medianamente reúne el arquitecto. Pero, con quien acepte apoyos, amarran pactos inconfesables.

Y su alianza con el teniente es clave. ¿Por qué? Tijuana sufre la inseguridad. Da miedo en muchos sentidos. Y el “miedo” es una mina de oro que explotan los políticos y sus asesores. La clase media tiene simpatía por el coronel porque la delincuencia es tal que reclama mano dura contra el crimen. Lo ven como el mesías que regresará tranquilidad a la frontera, aunque está por verse, es una percepción que vende.
Otro riesgo de descarrilar la entidad es quien opera y suma los votos. Con el temor de Kiko de que termine en la cárcel, aprovechará la división de Morena para aceitar la maquinaria del fraude, sí, la diferencia es de fotografía, se consuma el madruguete de PanKiko, igual que en 2016. Pero los resultados como se palpan serán aplastantes a favor de una mezcla neo-populista.

 

M.C. Héctor Ramón González Cuéllar es Académico del Instituto Tecnológico de Tijuana. Correo electrónico: [email protected]

Comentarios

comentarios


Tipo de Cambio