“Creo en la libertad de la música”: Edgar Oceransky

Fotos: Internet
 
Espectáculoz lunes, 1 abril, 2019 12:00 PM

Encabezará el intérprete de “Juro” y “Kilómetros de cielo”, la velada “Cantautor Es” junto a Fernando Delgadillo y Alejandro Filio, en Tijuana. Con el pretexto cantarle a la vida con pasión, el trío alabará a las canciones, sus formas, poesías de amor y reflexión

Abrazado del amor como su motor principal, el cantautor mexicano Edgar Oceransky Hernández Ruíz, de 43 años de edad, se presentará en El Foro el próximo 6 de abril, acompañado de sus colegas Alejandro Filio y Fernando Delgadillo, quienes a través de la trova, el pop y las baladas románticas promoverán la libre expresión y los sentimientos más profundos, tanto nuevas versiones de sí mismos, como gustos culposos.

Dispuestos a tocar el alma de los bajacalifornianos, Edgar, Alejandro y Fernando, traerán su repertorio más ovacionado, y sus más recientes creaciones literarias y sonoras, como es el caso de “Escarlata”, la nueva obra discográfica de Oceransky, quien detalló a ZETA diversas anotaciones sobre esta producción, su próxima visita a Tijuana, así como percepciones de la industria de la música y el papel de los cantautores, los públicos, el amor y la comunicación de las sociedades modernas.

“Alejandro, Fernando y yo nos hemos reunido en muchísimas ocasiones para cantar en un escenario, lo hicimos hace menos de un mes en Monterrey con el mismo empresario que nos llevará a Tijuana con ‘Cantautor Es’, la cual es una especie de gira con este formato, y seguramente no sólo seremos nosotros bajo este concepto de unir cantautores y presentarlos en diferentes espacios. Creo que todo lo que sume al movimiento de los cantautores es benéfico para todos, no solo al gremio de compositores, sino para la música en general”, explicó el también organizador de Trovafest en Querétaro.

–¿Cuál consideras es el lugar de los cantautores, existe una diferencia entre los que escriben y cantan en otros géneros, con los más poéticos, reflexivos, e independientes como ustedes?

“Creo que el término es lo que es. El que escribe y canta, es cantautor. Más que hacer subdivisiones que no contribuyen, me interesa en lo específico la unión y las similitudes que podamos tener los autores. Para mí la música es libertad; y si a la música la empezamos a encajonar con términos, pierde la libertad y sentido, entonces este no puede cantar con el otro porque no es ranchero pop, sino techno band, o sea, no tiene ningún sentido. Somos músicos y compositores haciendo música, escribiendo canciones, juntándonos a hacer lo que nos gusta, eso contribuye más. Cualquier persona que escribe una canción y la canta, lo es, tanto lo es Marco Antonio Solís, como Silvio Rodríguez y Alejandro Sanz, todos ellos son cantautores”, expresó el artista.

Édgar, acompañado de Fernando Delgadillo

“Tampoco nos podemos definir por lo comercial o no, a mí me encanta que la música pueda estar en los mayores lugares posibles, y poder comercializar con ella, yo vivo de eso, cobro una entrada, vendo discos, eso es comerciar con tu música, y no tiene nada de malo. Hay quienes ven mal si tú vives bien de algo, creo que eso tampoco contribuye a que la gente que se quiere dedicar a la música siempre tiene ese estigma de que para ser honesto tienes que ser completamente underground, que no te tiene que conocer nadie, eso no contribuye en nada. Yo veo las similitudes, no las diferencias, trabajo con libertad y colaboro con gente que admiro, por ejemplo con Mario Domm, he trabajado en canciones de Camila, él en mis discos, ambos en discos de Kalimba, lo mismo con Delgadillo o Manzanero, he producido discos de música norteña, he cantado con rockeros, gente de flamenco, me baso en la admiración mutua, aprendo y aporto”, agregó.

–¿Se puede definir a tu público?

“Los públicos creo que dependen del estado de ánimo de ellos mismos, el estado en que se encuentren, o requieran para ir a un concierto como ‘Cantautor Es’; en las bodas por ejemplo todos bailamos ‘El venado’, y eso no quiere decir que la gente que la baila no piensa, estás en un boda y bailas, quizá hay otros momentos en los que necesitas desahogarte con una canción ranchera, o enamorarte con una de Edgar Oceransky, o necesitas bailar. No hay un público que pueda definirse como exclusivo mío porque los gustos musicales no son exclusivos, mucho menos en este mundo en el que hay tanta información musical, en la mañana podemos escuchar algo, en la tarde otra, si vamos en el coche, o en la fiesta, entonces más bien puedo definir que lo que vamos a crear el próximo 6 de abril es una atmósfera propicia para enamorarse, reflexionar y en ella cabe todo el público, porque todos necesitamos ese momento de reflexión y pasión”.

–Haz señalado al amor como tu motor, ¿cómo define éste tu carrera?

“Siempre depende del momento en que me encuentre de mi vida, por eso, amor, es la palabra adecuada suficientemente universal, porque mis canciones pueden hablar de amor de pareja, pero también de amor a mi padre, a mi madre, amor a mi profesión, amor a las mujeres como en ‘La otra mitad del mundo’; creo que detrás de cada acto trascendental de cada ser humano siempre hay amor, incluso en la música de protesta hay un acto de amor profundo”.

–Hablando de momentos, ¿En qué contexto concibes ‘Escarlata’?

“‘Escarlata’ justamente lleva ese nombre porque viene del título de una de las canciones que se llama ‘Hilo de escarlata’, la cual está ligada a la leyenda japonesa del hilo rojo, que habla sobre que estamos predestinados a encontrarnos con ciertas personas en el mundo, y que con esas personas tenemos una liga irrompible, la gente ha tomado mucho en esa idea en el amor de pareja, pero también se refiere a los amigos, familia, e hijos que marcan tu existencia. ‘Escarlata’ habla de esos vínculos que tengo y que me han moldeado desde mi existencia hasta hoy, por eso le escribí a mi hija, a mi padre, esposa, a las mujeres, y a la música que es mi volcán”, dijo Oceransky, quien relató que la leyenda del hilo rojo le hizo clic con su fijación por lo espiritual.

–Tenemos muchos hilos rojos en la sociedad, y con la tecnología la comunicación ha encontrado otras ligaduras…

“El tener tanta tecnología para comunicarse, habla de un problema de comunicación que tenemos en el plano real, por eso estamos utilizando el plano virtual, como te decía, cualquier cosa trascendente que hace el ser humano hay un gran acto de amor. Entiendo la necesidad de comunicarme vía facebook, facetime, whatsapp, con mis amigos, mi familia, estar en contacto, eso lo entiendo y agradezco que existan ese tipo de inventos y adelantos. El problema es que si después nada más nos centramos en ellos, perdemos conexión con el mundo real. No sé qué fue primero, si las redes sociales nos desconectaron del mundo real, o estábamos tan desconectados que necesitábamos una ancla, y esa ancla resultó las redes sociales”.

–¿Cuál es el ancla sonora de ‘Escarlata’?

“La música tiene un ancla muy importante, no solo la melodía de las canciones. Formé un vehículo adecuado para que cada canción pueda defenderse por sí sola con una guitarra. Brindándole un buen motor puede llegar a donde tú quieras, sobre todo con el motor de la emoción. Y la música debe contribuir a la emoción de las letras, y éstas a veces surgen desde la soledad, a veces escribo con otras personas, pero vienen originalmente de una idea. Antes de la letra y la música tengo una idea. Mis canciones nacen de un conflicto, cuando logro resolver ese conflicto en mi cabeza es cuando nacen las canciones, no escribo canciones porque se me ocurrió un tema, funciono de diferente manera. Hablo de las cosas que me pasan, y que de alguna manera logré entender en mi cabeza, la canción es el punto final de todo un proceso emocional interno, por eso es que primero tiene que venir la idea, por eso tiene que resolverse el conflicto, una vez que ya lo tengo en mi mente, empiezo a desenmarañarlo. Pongo los momentos claves de los que tengo que hablar forzosamente, y a partir de ahí se empieza, pero si yo le diera más importancia a algo cuando estoy escribiendo, siempre es a la letra porque la música es más fácil que se acomode a las letras, la música es libertad, entonces con la música siempre puede acomodarte a cualquier longitud de un texto, cuando es al revés a veces las ideas no alcanzan a salir completas, por eso siempre me baso en las letras, pero ya tiene una cadencia musical cuando las escribo”, subrayó Hernández Ruíz, quien llevó su última producción discográfica hacia el lado de los boleros, country, folk, y rock.

“Para mí, la música es libertad”

–¿En qué lugar te sitúas dentro de una industria musical en la cual el trabajo del autor se ha vuelto una especie de maquila para aparecer en la radio, las redes sociales?

“Es cierto que estamos viviendo un momento muy complicado de la industria, pero no de la música, el negocio de la música está cambiando. También es cierto que en los 70’s se produjeron más y los mejores discos, en esas épocas José José no fue un éxito desde el primer disco, y Joaquín Sabina fue reconocido hasta los 50 años de edad, fueron producto de carreras larguísimas porque había una industria que se tomaba el tiempo para desarrollar a un artista en el que creía, le buscaban canciones, y entendían que no iban a recuperar su inversión hasta 10 o 15 años después, pero con creces. Hoy la industria quiere recuperar su inversión en el primer sencillo, y si no funcionan, lo descartan. El sustento estaba en los discos, ahora en los conciertos, antes el autor vivía de regalías de sus canciones, hoy, como compositor te pueden grabar tus temas, pero si tu canción no es sencillo, no ganas ni $200 pesos por ella. Yo me he salvado porque me ubico como un artista que va por la independencia, que trabaja en todos los flancos posibles, escribo, pero canto, produzco mis discos, los vendo y distribuyo, soy empresario de muchos de mis conciertos, entonces nos hemos tenido que volver creativos en todos los aspectos de la vida, no solo en lo musical. Hoy un artista tiene que ser creativo en todos los aspectos de su vida artística, tiene que saber desde cómo vender su show, saber cómo difundir su obra, estamos en un momento en el cual nos vuelve trabajadores de una industria, el que trabaja en algún momento le puede ir bien”, precisó el cantautor nacido en la Ciudad de México, quien aseguró es un buen público, por lo que disfruta de sorprenderse con un nuevo disco, o el concierto de artistas emergentes, a quienes busca impulsar desde su trinchera.

Para aquellos que quieran disfrutar de las actuaciones de los cantautores, Edgar, Fernando y Alejandro, ZETA tiene pases dobles, solo tienes que venir a las oficinas del semanario a partir de las 9:00 am solo este viernes 29 de marzo, traer contigo el ejemplar con la nota y se te obsequiarán. (Valido solo hasta agotarse).

Comentarios

comentarios


Tipo de Cambio