El mejor Óscar para Cuarón

Fotos: Internet
 
Espectáculoz lunes, 4 marzo, 2019 12:15 PM

La competencia real de “ROMA” estuvo en Lengua Extranjera y frente a filmes tan diversos, audaces y valiosos  como “Cafarnaúm”, “La Sombra del Pasado”, “Un Asunto de Familia” y “Cold War”, que superan con creces la oferta que estuvo presente en la contienda por Mejor Película que, a fin de cuentas, fue para “Green Book”

La noche del domingo 24 de febrero sí resultó fortuita para Alfonso Cuarón. El cineasta mexicano salió del Teatro Dolby con tres estatuillas doradas bajo el brazo por su película “ROMA”, que al ser hablada en español y mixteco, no logró hacer historia en el rubro de Mejor Película, pero sí se llevó el mérito en Mejor Película en Lengua Extranjera en la edición 91 del Óscar.

Si tan solo la categoría de idioma tuviera mayor eco entre el gran público, el valor de dicho resultado sería magnificado en su justa dimensión, pues en cada entrega del premio  de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood, los largometrajes que representan a países de habla no inglesa suelen ser obras maestras.

La sombra del pasado, Alemania

“El Listón Blanco”, de Michael Haneke; “Rashomon”, de Akira Kurosawa; “Juegos Prohibidos”, de René Clément; “La Strada”, del gran Federico Fellini; “Macario”, de Roberto Gavaldón; “La Historia Oficial”, de Luis Puenzo; “Matrimonio a la Italiana”, de Vittorio De Sica; “El Discreto Encanto de la Burguesía”, de Luis Buñuel; “Madame Rosa”, de Moshé Mizrahi; “Alsino y el Cóndor”, de Miguel Littín; “Adiós mi Concubina”, de Chen Kaige. Y la lista continúa poblada de opciones procedentes de todos los rincones del mundo, donde cineastas verdaderamente extraordinarios recrean historias que buscan no impactar, sino conmover y por lo tanto, perdurar en la memoria.

Ahí justo es donde ha quedado la última hazaña de Cuarón, quizás el filme menos universal de entre sus rivales este año, dado a que si bien aborda el racismo, el clasismo y por ende la discriminación, a final de cuentas se basa en anécdotas que el director vivió de niño en la Ciudad de México.

El “halconazo”, los estragos apenas sugeridos de la inevitable presidencia de Luis Echeverría Álvarez, la crisis económica en puerta, son puntos trascendentales en la película de Alfonso Cuarón que se asumen como propios cuando se ven como lo que son: un reflejo de la sociedad mexicana que siempre aspira a una democracia que nunca llega, porque tampoco existe en el seno de la familia.

De “Los Indios de México”, de Fernando Benítez, a “Las Batallas en el Desierto” de José Emilio Pacheco y “La Región Más Transparente” de Carlos Fuentes, lo que muchos intelectuales han señalado como piezas fragmentarias de un país que parece luchar con un sistema político que no termina de nacer y una identidad cultural en constante pugna, están también presentes en “ROMA”, y no necesariamente se llegan a comprender porque son, pues, asuntos internos, más por la manera en que fueron aquí expuestos.

Por lo tanto, la recomendación es voltear a ver también las cintas que este año rivalizaron con el éxito rotundo del creador mexicano, en particular “Cafarnaúm. La Ciudad Olvidada” (Líbano), de Nadine Labaki; “Un Asunto de Familia” (Japón), de Hirokazu Koreeda; y “Burning” (Corea del Sur), de Lee Chang-dong.

“Cafarnaúm” narra la historia de Zain, un niño que tal vez tiene 12 años -sus padres nunca lo registraron- refugiado de Aleppo que vive en el hacinamiento de una familia verbalmente violenta que lo obliga a trabajar día y noche hasta que escapa de su casa cuando no logra detener la entrega de su hermana al dueño de la tienda en la que labora, luego de que ya tuvo su primer período.

Cafarnaúm, Líbano

De ahí vemos el encuentro de este chico con una inmigrante etíope y su hijo, desesperada porque no tiene documentos para extender su estancia legal, y hasta un traficante de humanos, todos personajes de un derrotero que lleva a Zain a denunciar a sus padres en la Corte por haberlo traído al mundo.

En el caso de “Un Asunto de Familia”, esta joya de la pantalla grande expone cómo una familia de ladrones busca sobrevivir en el Tokio progresista de hoy en día, donde sobran padres capaces de olvidar a sus hijos pese a tener mejores condiciones económicas. Desarrollada con esmero, esta cinta revela lo inesperado cuando un incidente menor, rompe el frágil equilibrio de estos personajes ahora sí que unidos por afecto, más que por sangre.

Un asunto de familia, Japón

Luego de haber superado en 2007 a “El Laberinto del Fauno”, de Guillermo del Toro, con “La Vida de los Otros”, Florian Henckel von Donnersmarck trazó su camino de vuelta al Óscar con “Never Look Away”, donde exhibe a Kurt Barnert, un artista de Alemania del Este que, pese a haber escapado a Alemania Occidental en busca de libertad, sigue atormentado por sus recuerdos del nazismo y por una relación frustrada por el padre de la muchacha, que termina siendo más cercano a su pasado de lo que él cree.

Aunque al igual que en el caso de “ROMA”, aquí persiste un entorno culturalmente circunscrito a esta otra manera de exponer la xenofobia durante el régimen hitleriano y eleva el filme a otro nivel, sin duda universal.

Cold War, Polonia

Por último, “Cold War”, de Pawel Pawlikowski -al igual que Cuarón tuvo cabida en Mejor Director y Cinematografía-, recrea a la accidentada pareja que integran un músico de carrera y una cantante de una zona rural en Polonia durante la posguerra. Temas como el arte como instrumento de propaganda, el exilio interno, la represión de la creatividad y las transgresiones de un Estado totalitario, rodean esta historia de amor, haciéndola una experiencia llena de sutilezas que se quedan en la memoria.

La conclusión es evidente: la competencia real de “ROMA” estaba en Lengua Extranjera y frente a filmes tan diversos, audaces y valiosos que superan con creces la oferta que estuvo presente en la contienda por Mejor Película, donde a la hora de leer el último sobre, el veredicto fue para “Green Book”, un buen filme que, sin embargo, dista mucho de tener el compromiso de los títulos aquí mencionados con la cruda realidad que en estos tiempos tiene al mundo pendiendo de un hilo.

Related Post

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio