Tijuana: la puerta del fentanilo, 50 veces más letal que la heroína

Fotos: Cortesía
 
Edición Impresa lunes, 23 octubre, 2017 12:00 PM

El corredor Baja California-California concentra el 75 por ciento del fentanilo que ingresa a Estados Unidos por la frontera de México. Esta droga es fabricada en territorio mexicano con químicos enviados desde China, es la más letal y deja el margen de ganancias más grande a los narcotraficantes que cualquier otra droga. Y así, sus decomisos en México escasean

César Daleo recoge un paquete de uno de los cientos de apartados postales ubicados en San Ysidro, California, comunidad a pasos de la frontera con Tijuana. Es la 1:40 de la tarde del 29 de agosto y desde cerca, agentes federales observan sus movimientos.

Días antes, autoridades estadounidenses habían detectado en las instalaciones del servicio postal en Los Ángeles, California, un paquete enviado desde China que contenía 4-ANPP, precursor químico para fabricar fentanilo, una droga sintética 100 veces más fuerte que la morfina y 50 veces más potente que la heroína.

La peligrosa sustancia fue sustituida por otra que guardaba la misma apariencia y así, el paquete fue llevado hasta su destino final en San Ysidro para rastrear a quien lo recibiría. Daleo estaba autorizado para recoger el correo del apartado postal que aparecía en la dirección de la caja.

Al salir del negocio, Daleo camina hasta su automóvil Chevrolet Malibu blanco año 2015 y después de permanecer unos minutos en el asiento del conductor, se dirige hacia la cajuela y saca la bolsa con el polvo blanco de la caja, para colocar ambas en la cajuela.

De ahí, conduce por la Autopista 5 con dirección a Tijuana. En ese momento es interceptado por agentes de la Agencia Antidrogas (DEA, por sus siglas en inglés).

César Daleo había trabajado como agente de la Patrulla Fronteriza de 2002 a 2013. Durante ese periodo, destacó por su trabajo como investigador de casos relacionados con tráfico de personas y de drogas.

Sin embargo, dejó ese empleo para dedicarse a bienes raíces en el sur de California. Conocidos afirman que su éxito en la venta y compra de propiedades le dejó fuertes ganancias, pero el dinero no duró.

Durante su entrevista con agentes de la DEA, Daleo, de 47 años de edad, declaró que vivía en un condominio en México y presentó una credencial de elector de este país como identificación.

Alfonso Flores, nombre registrado en el apartado postal adonde llegó el químico, era su socio en un negocio dedicado a la distribución de comida en México, se explica en la acusación presentada por la Fiscalía del Distrito Sur de California.

Daleo también admitió haberse coordinado con otra persona para recibir paquetes enviados de China. Desde diciembre de 2016, había recogido 13 paquetes en ese apartado postal e incluso mostró fotografías de los envoltorios a los agentes.

César Daleo

“Daleo no sabía qué era exactamente el polvo, pero entendía que se usaría para producir e incrementar el peso de drogas ilegales”, concluye la acusación.

El paquete que recogió Daleo contenía un kilogramo de 4-ANPP, que se usaría para producir hasta 25 kilogramos de fentanilo en un laboratorio clandestino de Tijuana para ser traficado hacia Estados Unidos.

Recluido en la correccional metropolitana de San Diego, César enfrenta cargos de conspiración para posesión de un químico para manufacturar fentanilo.

En su audiencia del 1 de septiembre, el ex agente de la Patrulla Fronteriza entró a la Corte minutos después de que se presentara Álvaro López Núñez, hermano de Dámaso López Núñez “El Licenciado”, uno de los líderes que se disputaba el control del Cártel de Sinaloa. El caso de Daleo es una muestra de la forma de operar de los cárteles mexicanos y chinos para la fabricación y venta de fentanilo. Un reporte de la DEA, publicado en junio de 2017, indica que China y México son los países de donde proviene el fentanilo que se trafica a Estados Unidos para abastecer el mercado nacional para su procesamiento y distribución.

Los decomisos indican que China aporta volúmenes menores, pero de más alta pureza, al contrario de México que concentra cantidades mayores, pero con menor calidad. China por medio de internet.

La DEA ha detectado que los precursores químicos para el fentanilo se adquieren desde China. De ahí se envían principalmente a México -a veces pasando por Estados Unidos, otras veces de manera directa- para su fabricación y su trasiego a territorio estadounidense.

Por ejemplo, entre 2005 y 2007, alrededor de mil 13 muertes en Estados Unidos tuvieron como causa la sobredosis de fentanilo que se encontraba mezclado con heroína. Al rastrear el origen de la droga, agentes de la DEA ubicaron un laboratorio clandestino en Toluca, Estado de México.

 

Una droga para sedar elefantes

El fentanilo es una droga sintética derivada de los opioides utilizada con fines analgésicos y anestésicos. En la década de los sesentas, se inició su uso en la industria farmacéutica y sus presentaciones incluyen pastillas, parches e incluso en forma de spray.

Sin embargo, fue después del año 2000 que su uso comenzó a aumentar. De acuerdo con la DEA, 6.5 millones de recetas de fentanilo fueron prescritas por médicos a lo largo de Estados Unidos en 2015.

La fuerte dependencia que causa este medicamento ocasionó que miles de estadounidenses lo buscaran en las calles, sin recetas médicas y muchas veces, mezclado con otras drogas como heroína o metanfetaminas.

De abril de 2005 a marzo de 2007, mil 013 muertes fueron ocasionadas por sobredosis de fentanilo en Estados Unidos. Cada año, la cifra aumenta. Tan solo en 2016, médicos forenses determinaron que más de 60 mil personas murieron por sobredosis de heroína, fentanilo y demás opioides.

El fentanilo es comercializado en el mercado negro en diferentes presentaciones, desde pastillas para su toma oral, hasta polvo para ser inyectado, inhalado o fumado. Información del Departamento de Justicia indica que dos miligramos bastan para matar a una persona por sobredosis.

Los síntomas de sobredosis empiezan con pérdida del conocimiento, pupilas dilatadas, letargo y falla respiratoria.

Si bien la droga es buscada directamente por sus fuertes efectos, un gramo de fentanilo es equivalente a 100 gramos de heroína de buena calidad, hay casos de personas que la consumieron sin saberlo.

Foto: Jorge Dueñes.- Decomiso en Imperial Valley

En 2017, agentes en el sur de California decomisaron 20 mil pastillas adulteradas de oxicodona, un fuerte analgésico, que contenían fentanilo. Los enervantes fueron traficados desde México.

Sin embargo, hay drogas más letales que el propio fentanilo. Se trata de su derivado, el carfentanilo, 100 veces más fuerte que el fentanilo, una potencia que sirve para sedar elefantes, por lo que 0.02 miligramos son suficientes para matar a una persona.

 

75% del fentanilo en Estados Unidos entra por Tijuana

De acuerdo con la fiscal del distrito sur de California, Alana M. Robinson, el 75 por ciento del fentanilo que ingresa a Estados Unidos desde México, lo hace a través de la frontera Tijuana-San Diego.

En el año fiscal 2015, agentes de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) decomisaron 30 kilogramos de fentanilo en el sector San Diego en seis eventos diferentes.

Un año después, la cantidad incrementó a 223 kilogramos que resultaron de 19 decomisos. Y en el año fiscal 2017, se hallaron 480.54 kilogramos de la esta droga en 54 decomisos. Las cifras, explicaron autoridades estadounidenses en conferencia de prensa, resultan preocupantes.

El fentanilo es popular entre los cárteles del narcotráfico no solamente por su alta demanda en Estados Unidos, donde prevalece una fuerte epidemia de adicción a opioides, lo es además por sus altos márgenes de ganancia.

Según cálculos del Departamento de Justicia, un kilogramo de fentanilo con costo de 32 mil dólares puede dejar ganancias de hasta 20 millones de dólares. Cada kilogramo produce hasta un millón de píldoras que tienen un costo individual de 20 dólares.

“Los cárteles prefieren esta droga por dos razones: pueden hacer una cantidad de dinero muy grande por vender fentanilo y la otra razón es que hay mucha gente que quiere consumir fentanilo porque los drogadictos siempre quieren un efecto más fuerte, y este fentanilo es más fuerte que la heroína o morfina”, declaró la fiscal Robinson.

Aunque no nombró a un cártel específico que controle el flujo de esta droga, en la región de Baja California operan el Cártel de Sinaloa y el Cártel Jalisco Nueva Generación, principalmente a este último se le atribuye la producción y tráfico del fentanilo.

 

Son pocos los decomisos en Baja California

De enero a septiembre de 2017, solo 14 kilogramos 920 gramos y 7 mil 899 comprimidos de fentanilo se han decomisado en Baja California, según datos proporcionados por la Procuraduría General de la República (PGR).

Esta cifra es 34 veces menor a lo que se ha decomisó de octubre de 2016 a septiembre de 2017 en la frontera. Y en los registros nacionales de decomisos hechos por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y por la PGR, el fentanilo ni siquiera figura.

Para dar una idea de los decomisos de esta droga que se hacen en la calle, un frasco de 10 mililitros y una ampolleta de dos mililitros fue todo lo que el Ejército encontró en lo que va de este año.

Se trata de decomisos esporádicos como el ocurrido el 24 de abril, cuando agentes de la Policía Federal localizaron 500 mililitros de fentanilo en el área de carga del Aeropuerto de Tijuana. Se encontraba dentro de cinco recipientes de plástico procedentes de Irapuato, Guanajuato.

El decomiso más grande este año fue de 16 kilogramos, según información de la Policía Estatal Preventiva (PEP). El 21 de septiembre, elementos de eta corporación detuvieron a Sergio Alberto Morales Mejía, originario de Michoacán y de 27 años de edad.

Llevaba en un vehículo Volkswagen Passat 2006 con placas de California, 27 kilogramos de “cristal” y 16 de fentanilo, que en un principio fue confundido con heroína blanca por los agentes.

Dosis letal de carfentalino

Sin embargo, cuando la droga fue examinada por químicos de la PGR, los resultados arrojaron que se trataba de fentanilo.

Hasta la fecha, el decomiso más grande de fentanilo en la frontera ocurrió en el retén militar de San Luis Río Colorado, Sonora. En un tractocamión, se ocultaban 63.8 kilogramos de esta droga, el 19 de agosto. El vehículo de carga salió de Ciudad de México y tenía como destino Tijuana.

.

El apetito insaciable de EU por drogas

En 2016, alrededor de 60 mil personas perdieron la vida al sufrir sobredosis por opioides, principalmente la heroína, en Estados Unidos. Es el primer año, en todo el país, que las muertes por sobredosis han sobrepasado cualquier otra causa de muerte.

San Diego no es la excepción. La Fiscalía del Condado de San Diego reportó el deceso de 250 personas por sobredosis con analgésicos derivados de opioides, 99 personas por heroína y 25 por fentanilo, en 2016.

En lo que va del presente año, las muertes por fentanilo han aumentado a 40 y once casos más están en espera de confirmación.

“Es como heroína con esteroides. Hay personas que después de un uso, toda su vida gira alrededor de cómo conseguir la siguiente dosis”, expresó Summer Stephan, fiscal del Condado de San Diego, quien añadió que este año se procesó a un vendedor de drogas por homicidio, luego de que una persona que le compró fentanilo, muriera por sobredosis.

Alana M. Robinson, fiscal federal del Distrito Sur de California, explicó de los efectos de esta droga: “Es un problema muy grave, fatal, está matando nuestra gente en cantidades que no habíamos visto”.

Por su parte, Pete Flores, director de operaciones del CBP en San Diego, señaló que los métodos de trasiego en la frontera siguen los mismos patrones del resto de las drogas como compartimentos ocultos en vehículos o escondidos en personas.

Aunque explicó que en la mayor parte de los decomisos, el fentanilo se trafica entre heroína, metanfetamina y cocaína.

También señaló que los agentes aduanales han recibido nuevo equipo basado en lecturas electrónicas para detectar el fentanilo y otras drogas.

En su visita a México en julio, el entonces secretario de Seguridad Interna de Estados Unidos y hoy coordinador de gabinete de la administración de Donald Trump, John Kelly, habló sobre la lucha contra el fentanilo.

“Estamos tratando de disuadir el tráfico de drogas ilegales, heroína, cocaína y fentanil, lo que está verdaderamente inundado el mercado, y esto está resultando en muertes en ambos países”, declaró ante medios de comunicación.

“Este apetito insaciable de Estados Unidos por drogas, es una de las causas raíz de los problemas en ambos lugares, a ambos lados de las fronteras”, concluyó.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio