Parámetro del rock

Fotos: Internet/Café Tacvba será uno de los grupos más esperados
 
Espectáculoz viernes, 22 abril, 2016 01:00 PM

Se solidifica Vive Latino en producción y logística. Apuesta el festival por una cultura musical, pero se enfrenta al rezago de la oferta sonora en Latinoamérica,  cuyos públicos e industria son maniatados por la inmediatez, lo desechable y la tecnología

“Me atrevo a decir que el Vive Latino le queda grande a la escena musical de Latinoamérica”, afirmó el reconocido fotógrafo Fernando Aceves, quien en entrevista con ZETA, junto al periodista especializado en cultura musical, David Cortés Arce (Milenio, Nexos), ambos cómplices del libro “Vive Latino”, editado en 2007 por la empresa de entretenimiento Ocesa, analizaron el festival como un parámetro del estado de salud del rock, sus públicos, los gustos, las bandas consagradas, las emergentes y el posible futuro del mismo.

“Para la industria, el Vive Latino representa una ganancia muy importante, no necesariamente para las bandas, dudo que para las emergentes sea trascendental, pero el problema es que los headliners (bandas principales) se tienen que estar repitiendo cada ciertos años, lo cual te habla que no se ha podido construir una escena más fuerte, con más bandas sólidas, capaces de convocar gente; por eso vemos a Café Tacvba, siguiente año a Zoé, Caifanes o Bunbury”, explicó Cortés Arce.

Para Aceves, quien ha fotografiado el rock los últimos 25 años, el llamado “Encuentro Iberoamericano de Cultura Musical” se ha perfeccionado en logística y organización, frente al rezago de ofertas:

“Seguimos teniendo los mismos headliners de hace diez  años”, citó el documentalista, luego remató: “El festival le ha apostado a lo novedoso, pero la propia escena no ofrece tanto como el Vive Latino quisiera… no hay un crecimiento, no hay una obligación por ofrecer cosas nuevas de parte de la escena, pero también tiene que ver la propia industria del disco, las compañías trasnacionales decidieron no apostarle al rock. Y falta ese impulso”.

En esta edición destaca la presencia  de Enrique Bunbury

En esta edición destaca la presencia
de Enrique Bunbury

A días de celebrarse la décimo séptima edición del festival Vive Latino, los próximos 23 y 24 de abril, hoy ya se habla de la consolidación de otros cuatro encuentros musicales: Coordenada en Guadalajara, Corona Capital en Ciudad de México, Machaca y Pa’l Norte en Monterrey, sin contar un sinnúmeros de festivales por los que desfilan las bandas consagradas y las de moda.

“La falta de crecimiento integral es porque estamos viviendo una ‘festivalitis’, estamos abrumados por la fiebre de festivales que crean ciertos vicios, por ejemplo, las bandas jóvenes convierten el Vive Latino como el punto de culminación de algo. Ha habido muchísimas bandas que tocan en el festival, y al paso de los meses desaparecen porque no han construido nada, porque se convierten en el relleno de un festival que ha pretendido extenderse a tres o cuatro días, cuya reducción a dos generará algún beneficio”, comentó el analista de cultura musical.

“No hay que olvidar que hay diferentes públicos, los que van a echar desmadre, los melómanos, y los que van a socializar que no les preocupa la calidad de las bandas. Es importante cómo el Vive Latino se ha vuelto en un parámetro del rock, te puedes dar cuenta cómo cambian los gustos, se incrementa la tolerancia, pero también la permisividad, y por ello tenemos a Los Ángeles Azules o Los Tigres del Norte compartiendo escenarios rockeros. Pese a la falta de ofertas, siempre hay posibilidad de llevarte una sorpresa, como cuando apareció la Carpa Intolerante, donde se presentan bandas que no necesariamente son comerciales, que presentan calidad, pero no están innovando en nada”, agregó.

 

VIVE LATINO, SÓLIDO Y EMBLEMÁTICO

“Después de todo, Vive Latino sigue siendo el festival de rock latino más importante en el mundo. Ha arriesgado, y tocado casi todos los rincones de Latinoamérica, España y bandas norteamericanas. Apuesta por el rock, pero no se ha logrado que haya nuevas bandas encabezando el festival, y tiene mucho que ver el internet, la parte digital, el streaming, donde todo se vuelve desechable, eso ha influido a que una banda no crezca, “Los empresarios apuestan, pero las discográficas no como antes, pero también las bandas necesitan tener una visión empresarial desde que inician, ser profesionales y ver el Vive Latino como un medio y no como un fin, por el contrario, deben ver el festival con mayor compromiso, porque Ocesa ha hecho las cosas bien, pone la plataforma, evoluciona a nivel producción, se ve el gran esfuerzo, pero no surgen bandas capaces de sustentar un proyecto de manera sólida, y a su vez, uno como público muchas veces quiere ver cosas clásicas”, señaló el retratista.

“Al final su meta es presentar bandas destacadas, desafortunadamente el rock en Latinoamérica no da esa solidez como un Coachella, que sabemos que todo lo que ahí presentan es bueno”.

 

MARCANDO EL RELOJ DE LA INDUSTRIA

“Hay quien ha dicho que Vive Latino está cerca de su fin, yo no lo creo porque se ha consolidado como un gran negocio, pero que ha tenido grandes aportes como sumar la Carpa Ambulante para mostrar documentales de música, presentaciones de libros u

Carla Morrison

Carla Morrison

otras actividades artísticas. El festival ha adquirido su vida propia, y crece de forma orgánica que a veces pareciera que debería durar toda una semana, luego te das cuenta que mejor dos días, pero no podemos marcar una directriz de cómo debe ser; lo que sí es cierto es que un reflejo de falta de crecimiento y productividad de la escena musical”, subrayó Cortés Arce.

Por su parte, Aceves cuestionó: “¿Qué va a presentar el Vive Latino en diez años? Si todo sigue cómo ahora, no le veo mucho futuro al Vive Latino, no creo que tengan los recursos para cargar con la cantidad de geriatras que cargan los Rolling Stones, la gente va al Vive Latino a escuchar “Ingrata”, de Café Tacvba, y si nosotros comparamos lo que había hace diez años, tenemos a los mismos headliners, pero en los próximos diez años, no tengo idea quiénes serán”, explicó el fotógrafo, quien prepara una exposición en Tijuana sobre una serie fotográfica de David Bowie, que tuvo oportunidad de realizar en 1997.

 

EL CARTEL DEL FIN DE SEMANA

Para esta edición del festival, cabe destacar la presencia de Baroness, Clemente Castillo, Comisario Pantera, DLD, Enrique Bunbury, Gepe, León Larregui, Liquits, Los Auténticos Decadentes, Natalia Lafourcade, Plastilina Mosh, Two Door Cinema Club, Café Tacvba, Carla Morrison, Chetes, Cultura Profética, Gustavo Cordera, Kill Aniston, Los Toreros Muertos, Nach, No te Va Gustar, Of Monsters and Men, Porter, Qbo, Savages, The Prodigy y Vicentico.

Related Post

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio