Inscriben en Registro Público transacción con persona fallecida


 
Ezenario lunes, 18 abril, 2016 01:00 PM

Con lo que señalan es un fraude logrado, Rosaura Sierra y sus hermanos fueron despojados del patrimonio que sus padres formaron y dejaron para ellos. Sin terreno y sin la cantidad que supuestamente se pagó por él.

En el Registro Público de la Propiedad y del Comercio (RPPC) de Playas de Rosarito, consta la compraventa de un lote de 466 metros cuadrados en la colonia Plan Libertador. De manera oficial se informa que José Martín Sierra Ruiz compró por 408 mil pesos a su tío -y padre de Rosaura-, Salvador Sierra Álvarez, y también sobre la inscripción de la  sucesión de bienes de la esposa Francisca Moreno.

Lo que resulta irregular, manifiesta Rosaura Sierra, es que el contrato se realizó el 19 de noviembre de 2014 y se ratificó  un par de días después ante el registrador público, siendo que el que aparece como vendedor, Salvador Sierra, falleció el 29 de septiembre de 2007 y que la señora Francisca Moreno no cuenta con testamento, como se asienta en un par de oficios de 2005 -ella falleció en 2001- del RPPC y del Archivo General de Notarías del Estado.

Rosaura Sierra y sus hermanos habrían sido despojados, de manera fraudulenta, del patrimonio que sus padres Salvador y Francisca formaron para ellos, ya que se quedaron sin el lote en mención y sin ver un solo peso de la cantidad que supuestamente se pagó por el predio. Para respaldar su dicho, Sierra exhibe su acta de nacimiento, los certificados de defunción de sus padres -emitidos en San Diego, California- y las constancias ante el RPPC de la inscripción de la compraventa simulada.

Debido a que su padre había fallecido  siete años antes de la venta y que su madre no contaba con testamento y por lo tanto carecía de albacea, Rosaura asegura que todo se trata de malos manejos por parte de su tío Martín Sierra Álvarez -presidente del Comisariado Ejidal de Plan Libertador-, quien habría estado cercano a su padre durante sus últimos años de vida, de manera que pudo convencerle de que firmara un poder especial para llevar a cabo “la tramitación judicial o extrajudicial de la sucesión intestamentaria a bienes de la señora Francisco Moreno Martínez”.

Dicho poder habría facultado al representante ejidal para “designar albacea y en su caso desempeñar el cargo, presentar inventarios y avalúos, formular proyectos de partición y liquidación de la herencia, formalizar la adjudicación de bienes y en general disponer como mejor le convenga de los derechos o bienes de la herencia”.

Contactado por ZETA, el ejidatario Martín Sierra aseguró haber realizado dicha compra de manera legal y encontrándose su hermano en cabal salud. Señala que fue el propio Salvador quien lo buscó y le rogó para que le comprara, resultando un mal negocio, al pagar por una extensión de terreno mayor a la que en realidad contaba el predio.

“Tengo los papeles, contratos y escrituras… yo no le iba a robar a mi hermano”, declaró, agregando que este tema debe ventilarse a través de los tribunales correspondientes, por lo que se negó a ampliar su respuesta a ZETA.

Sobre sus sobrinos opinó “son puros viciosos” y que se fueron de Playas de Rosarito porque tenían problemas con las autoridades, añadiendo que a Rosaura sus abogados la abandonan en cuanto se dan cuenta de su forma de ser.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio